Español

Hemos luchado contra la infertilidad durante más de una década, vivimos en Londres e hicimos varios tratamientos en diferentes clínicas sin suerte.

El doctor Juan Luis Giraldo fue nuestra última esperanza. Ayudó a un amigo mío a la edad de 47 años a concebir gemelos. En la primera cita, dijo: «Operemos y busquemos endometriosis. Si es así, lo eliminaré y deberías intentarlo de forma natural». Resultó que mi útero tenía una mala formación, lo reparó y después de la cirugía hicimos un ciclo de FIV teniendo en cuenta que debíamos volver a Londres lo antes posible.

Quedé en shock cuando la prueba de embarazo salio positiva y ahora, desde el otro lado, veo las cosas en retrospectiva. Lo que realmente ayudó fue la seguridad y toque humano del Dr. Giraldo.

Si está sentado aquí en el Reino Unido o en Estados Unidos, no lo piense dos veces, vaya a Medellín, tenga unas vacaciones encantadoras y deje que lo ayuden, en INSER son realmente especiales. No te alarmes por su enfoque táctil, solo quieren hacerte sentir que les importas.

Nuestro embarazo se está desarrollando muy bien, escribí el siguiente poema para agradecer al doctor Juan Luis por cambiar nuestras vidas.

El toque de un ángel

Le tomó varios años, varias lágrimas, muchos médicos diferentes en diferentes continentes, varios procedimientos invasivos con muy poco éxito para finalmente conocerlo.

Fuiste tan amable, suave, sensible, un alma tan hermosa, que solo quería hacer realidad nuestro sueño de convertirnos en padres. Siempre te tendremos en nuestros corazones como la persona que nos hace creer y que cambió nuestras vidas para siempre. Eres un pequeño ángel que Dios nos envió cuando estábamos perdiendo la esperanza.