En Inser nos sentíamos como en casa

María Isabel Ramírez

Pareja con infertilidad en factor masculino. Tratamiento: Inseminación Artificial (IAH).

Aunque ya tenía pocas esperanzas de tener un bebé, María Isabel Ramírez se puso en las manos de los expertos de Inser y hoy es la orgullosa madre de Jerónimo. Aquí te contamos su experiencia.

Aunque ya habíamos pasado por un tratamiento de fertilidad y no teníamos esperanzas, mi esposo y yo vimos una valla de Inser y decidimos llamar y pedir una cita. Llevábamos un año buscando un bebé y aquí nos recibieron con mucho carisma, con mucho cariño y con muchas esperanzas para que lográramos nuestro sueño.

Mi esposo tuvo una obstrucción por la que tuvo que ser operado, entonces tuvimos que optar por la inseminación artificial. Al principio les contábamos a nuestras familias que estábamos en tratamiento, pero al final nos daba mucha tristeza tener que contarles que todo había fallado. Por eso, en el último intento no le contamos a nadie, y como los tiempos de Dios son perfectos, en esa oportunidad logramos embarazarnos.

Nos hacíamos ecografías cada 15 días y nos sentimos muy bien atendidos, estábamos como  en casa y por eso nos llevamos a Inser en el corazón. Todos estuvieron pendientes de nosotros y de nuestro proceso.  Lo intentaríamos de nuevo porque estamos felices con nuestra nueva familia.