Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Desde que tengo 18 años deseé tener hijos a corta edad y no les miento; en cuanto mis amigas quedaban embarazadas, mi alegría era inmensa, pues decían que eso se pegaba; pero no fue así.

Al pasar el tiempo, les juro que me preocupaba más quedar embarazada que casarme. Empecé a decir: “si llego a los 38 y no tengo bebé me haré una inseminación.”

Llegaron los 38, los 39 y los ¡40! Y yo, nada de tomar acción. Para ese año una amiga anuncia un viaje a Dubai; my dream trip. Mientras, yo pensaba: “Me hice una promesa. Mejor voy a donde Samuel Guerrero, veo cómo estoy de tiempo para mi bebé y luego decido entre bebé o viaje.”

¡Oh, sorpresa! Mi ventana de tiempo era cuestión de YA.

Mi Doctor me pasa algunas alternativas y las exploro, pero cuando voy a su consultorio a decirle que no me gustaron; ese mismo día me dice: -Liza, acabo de recibir a una chica que vino de Colombia, la llamamos? Pues yo la llame, y hasta amiga de ella me hice. Quien me conoce sabe que, cuando me dijeron “Colombia”, yo por mi parte también busque otras alternativas .

Hablaba con dos doctores a la vez, a los dos les decía cada paso que daba, me hice “amiga” de ambos y gané confianza de consultas por whatsapp (jejejeje). Para no cansarlos, me decidí por Medellín, y no me arrepiento. Me enamoré de esa ciudad tanto, que me iría ahora mismo para allá.

La clínica inSer Instituto de Fertilidad Humana se convirtió en mi familia. Incluso, creé un grupo de apoyo para mujeres que buscan el mismo sueño que yo. Cada uno de los colaboradores de este centro, para mí, es mi amigo sin excepción Ana María Medina, Maryuri Salazar Castaño Gloria Elena Salazar Oviedo Dianita Quintero. No!!!, mentira, mi doctor tiene un aparte Sergio Tamayo,  sé que ahora pueden haber celos, pero sé que me entienden: Yo a mi doctor, literalmente, LO AMO.

Viaje 1.

Fui llena de ilusión; yo sería de esas que quedan a la primera. Sorpresa: Mi cuerpo no respondía bien a los medicamentos y estaba llena de miomas. Tuve 5 folículos, un número no tan malo, me pusieron 3 y no quedé. A este viaje me acompañaron mi hermano Daniel Manzur; que se hizo pro mirando mis ovarios

Clo; que grabó cada palabra que dijo el doctor sin yo saber. Caro; que aprovechó cada minuto en Medellín, y Ale, que me cuidó en mi primera transfer.

Resultado: negativo.

Viaje 2.

Nuevamente, estimulación y miomas. Yo, de terca, que sí, que con miomas yo iba a quedar. Viajé sola. Resultado: transfer de 1 embrión y no quedé.

En noviembre 2017 decido operarme los Miomas luego de muchas discusiones con mis dos doctores. Resultado: 18 Miomas; chiquitos, pero ahí estaban.

Febrero 2018; 8 miomas ya habían aparecido de nuevo.

Viaje 3 (agosto 2018)

En este viaje me acompaña mi mamá, mi tía y una amiga. Nos vamos a gozar el viaje, esta transferencia fue distinta, pero el resultado: Otro NO.

Yo no paro. Le pregunto a mi doctor ¿qué hago? No tengo un peso más, pero yo intentaré de nuevo. No sé cómo iré pero prepárate que estaré en el próximo ciclo (eso es 2 meses). De la nada llegó el dinero (eso siempre llega) y me fui con una persona que adoro, pero con la cual nunca había viajado. Llegamos y el proceso se retrasa, por lo tanto me dedico a hacer turismo y visitar mi clínica. Mi amiga se tiene que ir y nuevamente, me quedo sola. Se programa mi transfer y por alguna razón esta vez, estoy confiada.

 

Hoy casi 12 semanas más tarde les doy testimonio de que Dios escuchó mi petición. No sólo tengo un positivo, tengo una familia que me apoya. Si empiezo a dar gracias seguro se me queda alguien, pero no puedo dejar de agradecer a mis hermanos que me dijeron desde el día uno: ¡Vamos, te apoyamos! Mi mamá, que es la mujer más feliz del mundo. Mi papá, que murió en medio de esto, que no teniendo nada, buscó para apoyarme. Mis amigas, todas. Si nombro se me quedan. Todo el personal de inser. Mi doc de aquí, que le di carpeta, que hasta pensé que ya me odiaba. Y sobre todo, y por encima de todos, a mi doctor de allá; Sergio. Confirmado que fui su paciente más difícil. A él no tengo cómo agradecerle. Todo lo que tengo que decirle, ya se lo he dicho pero si terminaste de leer mi post y públicamente me felicitas, please pon un aplauso  y es para él.