IMSI, Microinyección de espermatozoides morfológicamente seleccionados

Una de las técnicas más novedosas en el mundo de la fertilidad humana es el IMSI, o microinyección de espermatozoides morfológicamente seleccionados.

inseminación

Este examen es conocido con las siglas inglesas MSOME (Motile Sperm Organelle Morphology Examination). La micro-inyección oocitaria de espermatozoides seleccionados con este sistema óptico de altísima resolución se conoce como IMSI.

El IMSI permite inyectar los oocitos solo con espermatozoides seleccionados de acuerdo a estrictos criterios morfológicos en los que se tiene en cuenta el tamaño y forma de la cabeza y pieza media del espermatozoide y la presencia de vacuolas en la cabeza.

Se ha establecido una correlación entre la presencia de vacuolas grandes en la cabeza de los espermatozoides y la fragmentación del ADN. Se cree pues, que el IMSI “deselecciona” espermatozoides con anormalidades fisiológicas asociadas a la fragmentación del DNA. De esta manera, hasta un 68% de espermatozoides “normales” seleccionados para ser inyectados bajo una resoluciónóptica menor, no cumplen con los criterios de selección del IMSI.

Un reciente meta análisis mostró que la utilización del IMSI aumenta en forma significativa el porcentaje de implantación embrionaria (OR 2.72; 95% IC 1.50-4.95) y de embarazo (OR 3.12; 95% IC 1.55-6.26), y reduce el riesgo de aborto (OR 0.42; 95% IC 0.23-0.78) en comparación con el ICSI. Estudios aleatorios también han mostrado que parejas con ciclos fallidos de ICSI asociados a mala calidad espermática logran embarazos a término luego del IMSI.

Si requieres más información sobre este tratamiento, comunícate con nosotros en nuestras líneas de atención.

  • Medellín: Tel. (054) 268 8000
  • Bogotá: Tel. (051) 619 0010 – 619 0017 y Celular: 312 774 80 07
  • Pereira: Tel. (056)  324 3974
  • Rionegro: Tel.(054)  268 80 00 opción 2

O en nuestras redes sociales en Facebook e Instagram.

Previo al proceso FIV se realizarán las siguientes evaluaciones:

  • Evaluación del compañero o esposo que puede incluir consulta médica, examen físico  y exámenes de laboratorio a criterio médico.
  • Evaluación de la mujer, con su historia médica, examen físico y exámenes de laboratorio ordenados por el especialista.
  1. Inducción de la ovulación:

La Fecundación in Vitro y la microinyección espermática comienzan habitualmente con la estimulación de los ovarios mediante el uso de fármacos, cuya acción es similar a la de ciertas hormonas producidas por la mujer. La finalidad de este tratamiento es obtener el desarrollo de varios folículos, en cuyo interior se encuentran los óvulos, controlando el momento de la ovulación.

Se utilizan varios medicamentos para estimular el ovario y estos pueden ser tomados por vía oral, tal como el citrato de clomifeno o el letrozole, o inyectados tales como la HMG, FSH, acetato de leuprolide y hCG, entre otros.

El proceso de estimulación ovárico se controla habitualmente con análisis de sangre de los niveles de hormonas ováricas y/o ecografías transvaginales que informan del número y tamaño de los folículos en desarrollo. Si se obtiene el desarrollo de un número adecuado de folículos, se administran otros medicamentos para lograr la maduración final de los óvulos.

 

  1. Recolección de óvulos (captación ovocitaria)

Los óvulos se extraen mediante la punción de los ovarios y aspiración de los folículos, bajo visión ecográfica y por vía vaginal. Esta intervención es realizada habitualmente en régimen ambulatorio, bajo sedación. La mujer se puede ir a su casa horas después de la captación, con tratamiento antibiótico y analgésico.

Los óvulos obtenidos se preparan y clasifican en el laboratorio. El número de óvulos que se extraen en la punción, al igual que su madurez y calidad, varían según la mujer y no puede predecirse con exactitud.

 

  1. Recolección de muestra de semen

Se debe proveer una muestra de semen fresco o previamente crio –  preservado y almacenado (del compañero o del donante de semen) el día de la recolección de los ovocitos (es aconsejable que esta muestra sea entregada al laboratorio dentro de la hora de la captación ovocitaria). La muestra de semen se procesa en el laboratorio con el fin de separar y resuspender en medio del cultivo los espermatozoides de mejor calidad para la inseminación de los óvulos.

 

  1. Unión de los óvulos y los espermatozoides

En la fecundación in vitro (FIV) los óvulos y los espermatozoides son colocados juntos en medio de cultivos e incubados para permitir que ocurra la fertilización. Puede estar indicado realizar microinyección espermática (ICSI), debido a alteración importante del espermograma o antecedente de fallos de la fecundación de los óvulos, o infertilidad inexplicada con inseminaciones intrauterinas fallidas. Se realiza la microinyección de cada óvulo con un espermatozoide (FIV con ICSI)  y los óvulos fecundados se incuban para permitir el desarrollo de embriones.

Al día siguiente de la FIV o ICSI se determina el número de los óvulos fecundados y en los días sucesivos de cultivo se valora el número y la calidad de los embriones que continúan en desarrollo. Los embriones se mantendrán en el laboratorio por un periodo de 2 a 6 días tras los que se procederá la transferencia.

 

Transferencia embrionaria

La transferencia embrionaria consiste en el depósito de los embriones en la cavidad uterina a través de la vagina. Es un procedimiento ambulatorio que habitualmente no precisa anestesia.  Los embriones a transferir son cargados en una delgada sonda o catéter que luego se introduce en el útero a través de la vágina para depositar en su interior el (los) embrión (es). Con la finalidad de favorecer la implementación embrionaria se prescribe un tratamiento hormonal después de la captación.

El número de embriones transferidos al útero debe ser limitado a uno o dos y sólo en casos de mujeres de mayor edad  o casos excepcionales se transferirán en más embriones. Las pacientes recibirán del equipo biomédico la información necesaria para decidir el número de embriones que se deben transferir para optimizar la posibilidad del embarazo y evitar en lo posible la gestación múltiple, entendiendo que el fin último e ideal de este proceso es procurar un embarazo único del que resulte el nacimiento de un hijo (a) . Después de la transferencia embrionaria, la mujer debe guardar reposo embrionaria, la mujer debe guardar reposo en cama (usualmente durante una hora) y luego será dada de alta con tratamiento médico tratamiento hormonal.

En caso de existir embriones de buena calidad no transferidos de un ciclo de fecundación in Vitro se podrán criopreservar y almacenar en nitrógeno líquido.

En algunos casos, las técnicas habituales de FIV e ICSI pueden complementarse con otros procedimientos sobre los gametos o embriones destinados a mejorar la capacidad de implantación embrionaria (eclosión asistida, extracción de fragmentos, diagnóstico genético preimplantatorio, etc.).

La prueba de embarazo se realiza 15 días después de las transferencia.  En este intervalo de tiempo la mujer puede necesitar realizarse mediciones hormonales en sangre para ajustar la dosis del medicamento de suplencia hormonal.

Los factores que condicionan la probabilidad de gestación en una Fertilización In Vitro  son: la causa de la infertilidad, la edad de la mujer, el número de óvulos obtenidos y de embriones finales de buena calidad.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todas las pacientes que inician el tratamiento logran e desarrollo folicular adecuado para ser sometidas a la punción, y no todas las pacientes con punción ovárica tienen transferencia de embriones, ya que en algunos casos fracasa la obtención de óvulos, la fecundación o el desarrollo embrionario. Por ello, el resultado del tratamiento se puede expresar como porcentaje de gestaciones sobre el total de ciclos iniciados, sobre ciclos con punción folicular o sobre ciclos con transferencia.

El 80% de las gestaciones se obtienen en los tres primeros ciclos de FIV /ICSI  con transferencia embrionaria satisfactoria, por lo que el fracaso hace necesario discutir con el equipo asistencial la conveniencia de emprender otros tratamientos.

Entre un 40 y un 60% de las pacientes obtienen suficientes embriones para permitir la preservación mediante vitrificación de los embriones supernumerarios no transferidos (criopreservación) teniendo en cuenta que sólo serán criopreservados aquellos con características biológicas de viabilidad.

Cuando no ocurre el embarazo, es importante discutir el resultado del ciclo con el médico tratante, para evaluar cada uno de los factores que intervinieron en el proceso de tratamiento y definir opciones de mejora a futuro.

La probabilidad de obtener un embarazo con un ciclo de FIV es mayor al 45% en mujeres menores de 35 años. Puede variar según factores como la edad de la mujer, la duración de la infertilidad y su causa. El total acumulativo de la tasa de embarazo después de tres ciclos de tratamiento puede ser del 70 al 80%. Para las mujeres, la edad puede ser el factor más influyente porque el número y calidad de los óvulos en los ovarios disminuye drásticamente a partir de los 35 años de edad.

Inser desarrolló  el programa integral de cuatro ciclos como una alternativa muy beneficiosa a nivel físico y emocional para las parejas, pues al aumentar el número de intentos (4 fertilizaciones y cultivo de embriones), la tasa de éxito para lograr el embarazo puede aumentar hasta el 80%, algo que tranquiliza y emociona a las personas involucradas en un tratamiento de fertilidad de alta complejidad.

Una de las ventajas que tiene el programa integral de cuatro ciclos de In vitro es que los pacientes saben que desde el inicio del mismo están cubiertos todos los posibles cambios que el especialista sugiera para lograr la gestación como son la transferencia de embriones, la criopreservación de óvulos y espermatozoides,  la fecundación por medio de donantes, etc.,  lo que hace que la pareja no tenga que preocuparse por desembolsos extra que no estaban comprendidos al inicio del tratamiento.

Además, el programa integral de cuatro ciclos de In Vitro de Inser puede convertirse en una oportunidad de fortalecimiento emocional muy importante para la pareja, ya que el manejo adecuado de las situaciones propias del proceso permite el desarrollo de la confianza y nutre la perseverancia en un objetivo común. Además, fomenta el crecimiento personal y de la pareja, mejora el afrontamiento emocional y la respuesta efectiva ante resultados no esperados y fortalece la esperanza, el proyecto de vida y la toma de decisiones y en común.

Si requieres más información sobre este tratamiento, comunícate con nosotros en nuestras líneas de atención.

  • Medellín: Tel. +57(4) 268 80 00
  • Bogotá: Tel. +57(1) 746 98 69 – 619 00 17 y Celular: +57 312 774 8007
  • Pereira: Tel. +57(6) 340 17 09
  • Rionegro: Tel.+57(4) 268 80 00 opción 3

O en nuestras redes sociales en Facebook e Instagram.

Tratamientos de alta complejidad

Infórmate, da el primer paso
Llama gratis al
01 8000 51 50 04