Inseminación artificial con semen del esposo

Por diversos problemas en su fertilidad, muchas parejas deben optar por la inseminación artificial con semen de la pareja.

Este tratamiento está indicado cuando hay una disminución del número o de la movilidad de los espermatozoides, y/o anomalías de los mismos,dificultad de penetración de los espermatozoides en la cavidad uterina debido a problemas del cuello uterino o presencia de anticuerpos contra el semen, causa desconocida de infertilidad o esterilidad, trastornos ovulatorios, cuando no hay embarazo luego de un proceso de cuatro a seis ciclos de relaciones con control de la ovulación, uso de semen de donante por factor masculino severo  o deseo de maternidad en mujer soltera.

Algunas de las causas en las que se hace necesario realizar una inseminación artificial con semen de la pareja son: alteraciones en la formación o la anatomía del  pene (hipospadias), o en el cuello del útero (estenosis).  También se utiliza para obtener embarazo en parejas en las que no se encuentra una causa aparente de la infertilidad (infertilidad inexplicada), con endometriosis o en caso de presentar una leve variación en la calidad de los espermatozoides.

El procedimiento de inseminación artificial consiste en la introducción de los espermatozoides en el sistema reproductor (la introducción de los espermatozoides dentro de la cavidad uterina) de la mujer al momento de la ovulación.

En la fecundación natural, los espermatozoides son depositados en la vagina al momento de la relación sexual. Sólo unos pocos de los espermatozoides, allí depositados, logran penetrar al interior del útero y llegar hasta la trompa donde ocurre la fecundación del óvulo.

En la inseminación artificial, por el contrario, la muestra de semen se lleva al laboratorio donde, por medio de varios procesos especializados se seleccionan los espermatozoides con mayor potencial de fecundación, que luego se introducirán en lo profundo del útero.

Las etapas de la IUI son:

  1. Evaluación médica  previa al proceso de inseminación intrauterina.
  2. Estimulación ovárica controlada (EOC) cuando aplica (ver consentimiento informado para la inducción o estimulación de la ovulación).
  3. Preparación (capacitación) de la muestra de semen en el laboratorio.
  4. Inseminación intrauterina.
  5. Seguimiento pos inseminación hasta la prueba de embarazo.
  1. Evaluación médica previo a la inseminación intrauterina

Previo al proceso de inseminación se realizarán las siguientes evaluaciones:

  • Evaluación del compañero o esposo cuando aplique, que puede incluir una consulta médica y examen físico (a criterio médico) y en todos los casos exámenes de laboratorio (en el caso de los exámenes para enfermedades infecciosas, estos se deben realizar dentro de los seis meses previos al procedimiento) que pueden incluir, pero no se limitan a:
  • Espermograma
  • Grupo sanguíneo y RH.
  • HIV- 1 y 2.
  • Estudio serológico para Sífilis.
  • Antígeno de superficie para hepatitis B.
  • Anticuerpos para hepatitis C.
  • Neisseria Gonorrhoeae y Chlamydia Trachomatis en muestra de semen.

Evaluación de la mujer, que puede incluir  lo siguiente:

  • Historia médica, reproductiva y preconcepcional
  • Examen físico completo.
  • Exámenes de laboratorio(en el caso de algunos exámenes para enfermedades infecciosas estos se deben realizar dentro de los seis meses previos al procedimiento), que pueden incluir:
  • Grupo sanguíneo y RH.
  • Neisseria Gonorrhoeae y Chlamydia Trachomatis
  • HIV- 1 y 2.
  • Sífilis.
  • Antígeno de superficie para hepatitis B.
  • Anticuerpos para hepatitis C.
  • Anticuerpos para el virus de la varicela y rubéola. En su ausencia se recomienda la vacunación y aplazamiento del ciclo de tratamiento por tres meses.
  • Anticuerpos IgG para Citomegalovirus.

 

  1. Estimulación ovárica controlada

La inseminación intrauterina se puede llevar a cabo durante un ciclo natural o después de un proceso de estimulación ovárica.

La tasa de embarazo es significativamente mayor en los ciclos estimulados que en los espontáneos.

La estimulación de los ovarios se realiza mediante el uso de fármacos cuya acción es similar a la de ciertas hormonas producidas por la mujer. La elección del medicamento, así como las dosis, las define el médico tratante de acuerdo a las necesidades y características de cada mujer.

Los medicamentos que se utilizan con mayor frecuencia son: citrato de clomifeno, letrozole y/o las gonadotropinas. El proceso de estimulación ovárica se controla habitualmente mediante ecografías vaginales que informan del número y tamaño de los folículos en desarrollo, complementadas en ocasiones con determinaciones hormonales en sangre que pueden incluir el estradiol, progesterona, hormona luteinizante, entre otras.

Una vez obtenido el desarrollo adecuado de los folículos, se administran otros medicamentos para lograr la maduración final de los óvulos y programar el momento más adecuado para orientar las relaciones sexuales, la inseminación artificial o la captación para el tratamiento de fertilidad.

Aunque los resultados dependen en gran medida de la edad de la mujer y de las causas concurrentes que han determinado la indicación del tratamiento, un alto porcentaje de mujeres responde de forma adecuada.

 

  1. Capacitación de espermatozoides móviles.

La pareja puede traer la muestra de semen unas horas antes de la inseminación directamente de su casa o tomarla en la Institución. En lo posible el hombre debe tener unos 2 días de abstinencia sexual. Si la muestra de semen es traída de la casa, ésta debe ser tomada en recipiente estéril (suministrado por la institución) y transportado a temperatura ambiente a la Institución dentro de la hora siguiente a la toma. En el caso de muestras de semen criopreservadas del esposo o del donante almacenadas en la institución estas se deben descongelar el mismo día del procedimiento. El semen es procesado en el laboratorio para seleccionar los espermatozoides de más alta calidad para la inseminación.

 

  1. Inseminación intrauterina

La inseminación intrauterina es un procedimiento ambulatorio que se realiza sin necesidad de analgesia o anestesia. Este procedimiento dura alrededor de 15 minutos y consiste en depositar los espermatozoides móviles en el interior de la cavidad uterina.

Para ello se utiliza un delgado tubo de plástico muy suave llamado catéter. Éste se introduce a través del cuello uterino con la ayuda de un espéculo; una vez en el interior de la cavidad, se depositan allí los espermatozoides.

Algunas mujeres presentan después de la inseminación una ligera descarga del líquido inseminado a nivel vaginal, esto es normal y no debe preocupar, pues los espermatozoides ya estarán en camino para su encuentro con el óvulo en la trompa.

Además algunas mujeres presentan un sangrado escaso y/o distensión abdominal leve el día de la inseminación o un día después.

 

  1. Soporte de la fase lútea.

En algunas pacientes la administración de progesterona suplementaria después de la inseminación (soporte de la fase lútea) favorece la implantación embrionaria y el mantenimiento del embarazo. La vía de administración puede ser intramuscular, vaginal u oral de acuerdo con la progesterona utilizada y las condiciones de la paciente. La administración de la progesterona se realiza diariamente hasta la detección de embarazo. Si la mujer está embarazada, la administración de progesterona se continúa por al menos seis semanas más.

El porcentaje de embarazo en cada intento  fluctúa entre el 5 al 18%, dependiendo de factores como:

  • El número y movilidad de los espermatozoides en la muestra inicial de semen.
  • La calidad de la respuesta ovárica.
  • La edad de la mujer.
  • El tiempo de infertilidad de la pareja.

La probabilidad de embarazo por ciclo y el número de ciclos a realizar depende del diagnóstico, la edad, la calidad espermática y el número de folículos desarrollados.

De manera global la tasa de embarazo por ciclo de inseminación oscila alrededor del 15%. Respecto al número de ciclos realizados, el global de las pacientes que van a conseguir gestación con IAH, el 90% lo hará en sus primeros 3-4 ciclos (tasa acumulada de aproximadamente el  60%)

Cuando la inseminación artificial no tiene éxito debe pensarse en otras técnicas de reproducción asistida más complejas y más eficientes como por ejemplo la fertilización in vitro.

Si requieres más información sobre este tratamiento, comunícate con nosotros en nuestras líneas de atención.

  • Medellín: Tel. +57(4) 268 80 00
  • Bogotá: Tel. +57(1) 746 98 69 – 619 00 17 y Celular: +57 312 774 8007
  • Pereira: Tel. +57(6) 340 17 09
  • Rionegro: Tel.+57(4) 268 80 00 opción 3

O en nuestras redes sociales en Facebook e Instagram.

Tratamientos de baja complejidad

Infórmate, da el primer paso
Llama gratis al
01 8000 51 50 04