Después de 9 años de matrimonio, los últimos 5 años buscando bebé, logramos nuestra bendición más anhelada, gracias a la vocación de un ser al que recuerdo todos los días cuando lo encomiendo a Dios… El es su instrumento, él bien sabe como buscar bebés.

En 2015 fui a mi segunda consulta, primera acá en Colombia con un doctor que me recomendaron unas amigas, ese doctor me mandó a tomar pastillas prenatales y a seguir intentando de forma natural un tiempo mas con mi esposo; saliendo de ese consultorio, triste, caí en cuenta de que sí, ese dr. era muy bueno pero no era especialista.

Posterior a eso, buscando todas las maneras posibles fui a hablar con un sacerdote en la Catedral de Medellín, un Padre bastante mayor, sanador, al llegar me preguntó que qué buscaba, le dije quiero ser madre y me respondió: pues vaya al médico, busque al médico. Le dije, tengo la fe suficiente para que Dios me sane y mi esposo y yo podamos ser como todas las parejas que tienen a sus bebés de manera natural. El Padre me miró y me dijo: A Dios rogando y con el mazo dando… Vaya al médico.

Al poco tiempo comencé un curso y una compañera me habló de su ginecóloga, me dijo que era excelente y que estaba segura que me podía ayudar y si… bendito Dios que me guió. Llegué a donde esa doctora y me dijo, yo no soy especialista, pero conozco quien te va a ayudar, se llama Juan Luis Giraldo buscalo en Inser.

Llegue a Inser y pedí mi cita, abril 2018, no pasó mucho tiempo cuando ya estaba yo en consulta con él, el doctor más amable y cordial al que yo haya asistido en la vida. Nos mandó a hacer muchos exámenes, mi esposo salió bien y a mi me salió la TSH alta y la prolactina alta, su diagnóstico fue que por esa condición era probable que yo no ovulara.

Él me dijo que no debíamos esperar, que él estaba consciente de los años que llevábamos buscando ayuda y con toda certeza dijo que había llegado el momento, que si se podía, y qué maneras habían varias, que ya quedaba de nuestra parte si solicitabamos una reproducción asistida o si queríamos seguir esperando por medio natural. Me mandó tratamiento para nivelar TSH y prolactina. Yo seguí ese tratamiento al pie de la letra y decidí con mi esposo esperar hasta enero de 2018 para iniciar proceso de reproducción asistida, debido a mi trabajo, soy ingeniera civil y trabajaba en construcciones, las condiciones de obra no están dadas ni para iniciar ni para mantener un embarazo, sabíamos que yo debía parar pero no con certeza, por ello decidimos esperar unos meses más, ya sabíamos que estábamos en la vía y con la ayuda correcta.

A los dos meses de tomar el tratamiento que me mandó el doctor tuve un retraso, ya había tenido muchos otros durante mis años de búsqueda, estaba aterrada de que me viniera el periodo, de que fuera una terrible y desgarradora falsa alarma, al 8vo día mi esposo que es Médico Radiólogo me hizo una ecografía con su equipo portátil en casa y vio el saco vitelino, no vio embrion.

La mañana siguiente contacté al Dr. Juan Luis y le mandé por whatsapp la imagen del eco, me dijo que me hiciera prueba de embarazo, TSH y progesterona y que agendara lo antes posible una cita con él. A los 4 días ya estábamos en consulta con el “Dr. Bendición”… Dijo que mi bebé era un gigante de 4 mm, casi nos morimos de amor mi esposito y yo!!! El Dr. Juan Luis controló mi embarazo hasta la semana 12, yo entraba a las consultas enamorada de mi bebé y después de sus ecografías salía aún más derretida, él es un profesional que definitivamente trabaja en lo que mejor sabe hacer, nos recomendó el Dr. que nos está controlando el embarazo en la actualidad y estamos también muy contentos con él.

Nuestra bendición más anhelada tiene 25 semanas en mi vientre y es una niña, Mariana Daniela. Gracias Dr. Giraldo y gracias Inser… Dios obra por medio de ustedes, bendiciones a todos! No hay nada en el mundo que pague lo que hacen por las familias que están buscando un bebé. GRACIAS!!!

A Dios rogando y con el mazo dando!!!