Biopsia testicular

Para corroborar un diagnóstico de infertilidad y otros problemas en la salud sexual masculina, en muchas ocasiones un médico puede recomendar una Biopsia Testicular, para conocer realmente el potencial reproductivo del hombre.

Es una cirugía para extraer un pedazo de tejido de los testículos. Este tejido se examina bajo un microscopio.

La biopsia se puede realizar de muchas maneras. Estas son:

  • Biopsia abierta: En este procedimiento, se limpia la piel del testículo con un medicamento desinfectante (antiséptico). Luego se cubre la zona y se aplica un anestésico local.  Después, se practica una pequeña incisión a través de la piel y se extrae una pequeña muestra de tejido testicular. Al final,  se pone un punto de sutura para cerrar la herida. De ser necesario, el procedimiento se repite en el otro testículo.
  • Biopsia por punción: Se limpia la zona y se utiliza anestesia local, como en la biopsia abierta. Se toma una muestra del testículo, utilizando una aguja especial. Este procedimiento no requiere de incisiones en la piel.

Este procedimiento a menudo se practica comúnmente  para encontrar la causa de la infertilidad masculina. Se lleva a cabo cuando un espermograma sugiere que hay espermatozoides anormales y otros problemas que pueden interferir con la reproducción en el hombre. En algunos casos, los espermatozoides obtenidos de una biopsia testicular se pueden emplear para realizar una fertilización In Vitro o FIV.

Los riesgos de una biopsia testicular son:

  • Sangrado.
  • Infección.
  • Dolor.
  • Inflamación.

Procedimientos quirúrgicos

Infórmate, da el primer paso
Diligencia el siguiente formulario