Con el paso de los años, los avances en la tecnología han permitido que muchas más parejas en el mundo logren convertirse en padres aun cuando sus problemas de fertilidad fueran excepcionalmente demoledores. Una de las técnicas más novedosas en el campo de la reproducción humana es precisamente el ICSI o la Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides (intracytoplasmic sperm injection en inglés), una variante de la Fertilización In Vitro en la que se obtienen resultados aún más esperanzadores para las personas que no han conseguido tener un bebé.

Este tratamiento se utiliza en las principales clínicas de fertilidad desde los años 90,  y está indicado cuando se ha detectado que la causa de la infertilidad en la pareja recae directamente en el hombre. Y es que se sabe que, contrario a lo que se creía antiguamente, el 40% de los casos de infertilidad en una pareja están asociados directamente al factor masculino, y, por eso, se hace necesario recurrir a tratamientos de reproducción asistida donde el óvulo sea fecundado directamente por un espermatozoide en buenas condiciones.

¿Qué es el ICSI?

La Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides o ICSI es un tratamiento de fertilidad de alta complejidad donde, al igual que en un tratamiento de Fertilización In Vitro,  se extraen los óvulos del cuerpo de la mujer por medio de una punción ovárica para llevarlos al laboratorio. Allí,  por medio de microscopios de alta resolución y de micromanipuladores, un solo espermatozoide es inyectado al interior de cada óvulo captado previamente. Luego de 2 ó 3 días,  los óvulos fecundados (ya embriones de 4 u 8 células) son introducidos directamente en el útero de la mujer para que se implanten allí y terminen su desarrollo por medio del embarazo.

Este tratamiento es el indicado cuando existe un la pareja un factor masculino severo de infertilidad.  Algunas de las variables asociadas a este diagnóstico son:

  • Se encuentra bajo recuento de espermatozoides móviles en el semen eyaculado.
  • Hay una muy baja concentración espermática y se encuentran pocos espermatozoides normales.
  • Hay ausencia total de espermatozoides en la eyaculación.

¿Cuáles son las probabilidades de éxito con este tratamiento?

La probabilidad de obtener un embarazo con un ciclo de ICSI puede variar entre un 20% y un 50%, de acuerdo a factores como:

  • La edad de la mujer, la cual puede ser el factor más influyente de pronóstico de éxito.
  • La duración de la infertilidad.
  • Las causas de infertilidad.

El total acumulativo de la tasa de embarazo después de tres ciclos de tratamiento puede ser mayor al 70%.

Si requieres más información sobre esta y otras técnicas de reproducción asistida, te invitamos a que consultes con uno de nuestros especialistas de Inser en Medellín, Bogotá, Rionegro, Pereira o Cartagena. Allí recibirás un diagnóstico concreto sobre la infertilidad en la pareja y los pasos a seguir para lograr ese hermoso sueño de tener un bebé.

Grupo InSer.