Síndrome de Ovario Poliquístico

Los trastornos de la ovulación son la causa de la infertilidad hasta en el 15% de las parejas y de estos el más frecuente se conoce como síndrome de ovario poliquístico (SOP). La presentación clásica de esta alteración es la mujer con sobrepeso, ciclos menstruales irregulares (generalmente mayores de 35 días), aumento de los vellos en el cuerpo con un patrón de crecimiento similar a los hombres (conocido como hirsutismo), acné, piel y cuero cabelludo grasosos e infertilidad. Sin embargo, como muchas otras patologías, la severidad de los síntomas y su presentación pueden cambiar de una mujer a otra. Es posible que algunas mujeres sufran el SOP pero no tengan acne o alguno de los otros signos o síntomas. Es posible que nunca ovulen o que ovulen esporádicamente. Es posible que sufran infertilidad o que puedan embarazarse espontáneamente.
La causa principal de SOP parece ser que exista en la mujer resistencia a la insulina. La insulina es una hormona que permite que las células del organismo utilicen la glucosa como fuente de energía. Como consecuencia de esta resistencia, el páncreas (órgano productor de insulina) libera más insulina a la sangre. El exceso de insulina genera una producción exagerada de andrógenos (hormonas masculinas) en los ovarios. Normalmente la mujer produce una pequeña cantidad de andrógenos, que sirven como materia prima para la producción de estrógenos (hormonas femeninas). El exceso de andrógenos en la mujer con SOP tiene varias consecuencias: 1. Efectos en piel similares a los que se dan en el hombre como el crecimiento de vello en el cuerpo con disposición masculina, acne y aumento de la secreción grasa en la piel y el cuero cabelludo. 2. Alteración en el proceso de maduración de los óvulos y por ende trastornos de ovulación. 3. Alteración en el manejo de las grasas en el cuerpo y como consecuencia, una mayor frecuencia de arterioesclerosis y un mayor riesgo de infarto cardíaco.
Existen varios criterios hacer el diagnostico de SOP. Una mujer tiene un SOP si tiene al menos 2 de los 3 criterios a continuación: 1. Manifestaciones de trastorno de ovulación como los ciclos menstruales irregulares (menores de 25 o mayores de 35 días). 2. Manifestaciones de niveles elevados de andrógenos, las cuales pueden ser por los signos ya mencionados anteriormente o por medición de andrógenos en sangre. 3. Ovarios con aspecto poliquístico a la ecografía, consistente en ovarios en los cuales se observan una cantidad anormalmente alta de pequeños folículos (bolsas con contenido líquido en el ovario, en las cuales crecen y maduran los óvulos).

Las mujeres con SOP e infertilidad tienen muchas posibilidades de lograr un embarazo con el uso de tratamientos sencillos. La estrategia más sencilla y al alcance es mediante la disminución del peso corporal. Al disminuir un 5 a 10% del peso, la resistencia a la insulina también disminuye y por ende la producción de andrógenos. En muchos casos con esta sola medida, mujer vuelve a ovular espontáneamente y puede embarazarse. Además pueden utilizarse medicinas para inducir la ovulación, siendo la más conocida, el Citrato de Clomifeno. También pueden utilizarse medicinas inyectables como la hormona folículo estimulante. Con el uso de estas por lo general las mujeres con SOP pueden ovular y embarazarse. Ocasionalmente se requiere de medicinas que aumentan la sensibilidad a la insulina, la más conocida siendo la Metformina. También se ha utilizado un tratamiento quirúrgico llamado taladreo ovárico (drilling ovárico) en el cual mediante laparoscopia se utiliza energía para disminuir la cantidad de tejido ovárico productor de andrógenos.

Grupo inSer
Artículo para el blog de El Colombiano Hablemos de Fertilidad