El milagro más buscado

 

“Yo me case con mi pareja, y aunque llevábamos poco tiempo de casados decidimos empezar a buscar a nuestro bebe, pues mas jóvenes no nos estábamos haciendo”. Pasaban los meses y nada pasaba, yo presentía que algo no estaba bien, así que visitamos a un Dr, luego a otro y a otro, diferentes clínicas, pero nada pasaba, algunos hasta me dijeron que era mi ansiedad. Aunque yo trataba de relajarme y pensar positivo, me daba cuenta que mi cuerpo no estaba funcionando bien. Fue tanta mi frustración que hasta quise terminar con mi matrimonio, le doy gracias a Dios por el hombre tan comprensivo y maravilloso que me envió a compartir esta experiencia, por que fue el quien me animo a seguir adelante y luchar por nuestra familia. Así que un día me envío una información para que me comunicara con una clínica diferente, un lugar especializado en fertilidad, yo agendé la cita y así llegamos a Inser, con dudas, miedos, inseguridades, y allí estaba mi Dra, mi ángel la dra Coralia Carrillo, quien con su comprensión, su ternura y calidez nos dio nuevas esperanzas. Nos hicimos muchos exámenes y cada uno era como ganar una batalla, y por fin mi Dra descubrió mi problema, mi enfermedad, me dijo: sufres de hipotiroidismo”, eso me asombro, me asusto, pero seguimos adelante, tratándome, ella en cada cita con su animo me llenaba de fortaleza y fue así que nos hicimos nuestro primer tratamiento de baja complejidad un tratamiento asequible para nosotros, y aunque no funciono, no desfallecimos, por que mi cuerpo había respondido muy bien, así que para nuestra segunda inseminación, teníamos muchas mas esperanzas, mi Dra me llenaba de paz, y de energía de animo y fe, y fue así que logramos nuestro anhelado positivo, y no solo eso, con mellizos, un niño y una niña que ahora son nuestro motor, nuestra luz, nuestro milagro, y todo gracias al equipo de Inser, a mi Dra Coralia Carrillo y a Dios, hoy a mis 31 semanas de embarazo mi esposo y yo no podemos estar mas agradecidos y felices. Gracias.