Hablemos de Fertilidad

Acompañamiento Emocional

  • Todas las categorías
  • Acompañamiento
  • Alta complejidad
  • Blog
  • Embarazos
  • Enfermedades
  • Estudios
  • Fertilidad
  • Infertilidad Masculina
  • Reconocimiento

Servicios en nuestra nueva página de Inser, donde tú eres lo más importante

El pasado mes de julio, lanzamos nuestro nuevo sitio web para que las parejas con dificultades en su fertilidad obtengan toda la información que necesitan sobre la maravillosa aventura de tener un bebé, y además tengan un contacto directo con nuestros especialistas…

¡Conoce nuestro nuevo servicio web “Pregúntale a un Especialista”!

Sabemos que cuando inicias tu proceso de fertilidad surgen dudas y preocupaciones que merecen toda la atención de nuestros especialistas.  Por eso, te presentamos el nuevo servicio que creamos en nuestra página web especialmente para ti y tu pareja.

Nuevo reconocimiento para InSer en su sede de Pereira

El pasado 30 de julio, la clínica Inser recibió un reconocimiento muy especial: La Asamblea Departamental de Risaralda le otorgó a todo el equipo de especialistas y profesionales de su sede en el Eje Cafetero la mención Abeja Dorada a la Laboriosidad

Laparoscopia y fertilidad

La laparoscopia diagnóstica y quirúrgica es una técnica muy utilizada en la medicina, especialmente en los campos de la ginecología y la fertilidad. Conoce más en el siguiente artículo.

¿En qué consiste la histeroscopia diagnóstica y quirúrgica?

A lo largo de sus vidas, muchas mujeres pueden sufrir de diversas enfermedades en su útero que requieren de toda su atención para evitar problemas en su salud y en su fertilidad a corto y a largo plazo. 

¿Es la vasectomía reversible?

Mientras el uso de pastillas o preservativos se entienden como métodos circunstanciales – es decir, que se usan porque no se desea tener descendencia en ese momento…

Aniversario número 40 de la fertilización In Vitro

Los bebés nacidos por medio de la Fertilización In Vitro son llamados “los bebés de oro” pues sus padres están tan convencidos de que su llegada al mundo es el asunto más importante de sus vidas

¿Cómo afronta el hombre su propia infertilidad?

Al recibir un diagnóstico de infertilidad, las personas afectadas reciben una noticia que les cambia por completo la concepción de la vida. Para los especialistas, el abordaje emocional de la infertilidad es similar al de una enfermedad crónica

Factores que inciden en las dificultades de la fertilidad masculina

Los hombres también deben estar atentos al cuidado de su fertilidad para poder cumplir el sueño de tener hijos en el futuro. Razones por las cuales se puede poner en riesgo la fertilidad masculina, a continuación.

Tips para cuidar la fertilidad en el hombre

A la hora de hablar de fertilidad, es vital que el hombre también se haga responsable del cuidado de su salud y esté atento a los posibles cambios que puedan originar dificultades en un futuro. Más información en el siguiente artículo.

Fertilidad masculina, los mitos que no conocías

Hablar del tema de la fertilidad nunca será fácil. Y es que, independiente de las causas por las que una pareja no pueda tener hijos, enfrentar un diagnóstico de infertilidad crea problemas tanto físicos como emocionales entre dos personas que tienen un objetivo en común:

Criopreservación de óvulos para mujeres con cáncer

Cuando una mujer es diagnosticada con cáncer, muchas preguntas pasan por su mente. Además de enfrentarse a una enfermedad que genera diversas emociones, su perspectiva hacia el futuro cambia radicalmente.

Criopreservación de óvulos, una avanzada técnica para cuidar tu fertilidad

Con el paso de los años, y por diversas circunstancias personales y sociales, las mujeres modernas retrasan cada vez más el momento de ser madres. Ya sea por momentos propios de la vida como no tener una pareja estable,no contar con un trabajo

Reserva ovárica, clave para conocer el estado de la fertilidad de una mujer.

La edad de la mujer es un factor determinante a la hora de lograr un embarazo exitoso. Todos sabemos que, entre más años sume una mujer, más difícil le será concebir un bebé.

Ovulación, proceso vital para lograr un embarazo.

Cuando una pareja está buscando un bebé, el término “ovulación” se hace partícipe de su cotidianidad. Y es que conocer con exactitud cuáles son los días fértiles de la mujer es clave para lograr un embarazo,

Inseminación intrauterina, una alternativa para hacer más padres felices

Uno de los tratamientos de fertilidad humana más populares alrededor del planeta es precisamente la inseminación intrauterina, más conocida como inseminación artificial

IMSI, una técnica novedosa de reproducción asistida en el mundo.

Se sabe que una de cada seis parejas en el mundo tienen dificultades en su fertilidad. Adicional a esto, se ha encontrado que el factor masculino incide cada día más en la imposibilidad de lograr un embarazo, y, por lo tanto, el estudio de los espermatozoides se hace indispensable a la hora de conocer las razones por las cuales una pareja no ha conseguido tener un bebé.

El ICSI, una técnica novedosa para lograr un embarazo cuando existe un diagnóstico severo de infertilidad

Con el paso de los años, los avances en la tecnología han permitido que muchas más parejas en el mundo logren convertirse en padres aun cuando sus problemas de fertilidad fueran excepcionalmente demoledores.

Conoce de qué se trata la inducción a la ovulación

Uno de los problemas más frecuentes que tienen las mujeres a la hora de conseguir un embarazo es la anovulación, que es la dificultad de los ovarios para liberar un óvulo maduro a la mitad del ciclo menstrual. 

Los niños de la fertilizacion in vitro FIV

Existe un temor generalizado que los bebés que resulten de los tratamientos de reproducción asistida puedan ser distintos a los bebés concebidos naturalmente. Este temor se ha expresado en periódicos, revistas y aún en la literatura médica.

¿Cómo funciona el Programa 4 ciclos de In Vitro que ofrece InSer?

Cuando una pareja empieza un proceso de fertilización In Vitro, lo más común es que ya haya recorrido un largo camino inmerso en el pesimismo y la desesperación: pruebas de embarazo negativas, abortos espontáneos, problemas en su salud etc.

Test: consulta de fertilidad

Aunque todas las personas tienen una mirada distinta sobre la fertilidad y sobre el momento ideal para convertirse en padres, es importante saber que la consulta de fertilidad a tiempo es importante para evitar inconvenientes a la hora de tener un bebé

La sexualidad en las parejas con dificultades en la fertilidad

Cuando una pareja está buscando un bebé por medio de la reproducción asistida, todo su mundo gira en torno a este gran sueño. De repente, sus vidas se embarcan en un proyecto que, además de generar muchas expectativas,

Consulta a un experto en fertilidad

En el pasado, la infertilidad era un tema tabú en la sociedad. Una pareja sin hijos simplemente callaba su situación y no buscaba la raíz de sus problemas de la mano de un profesional por miedo al “qué dirán” y a las pocas posibilidades que existían en ese entonces de encontrar a un experto en la materia. Con el pasar de los años, las parejas son más conscientes de que las dificultades en la fertilidad son un tema muy común del que no hay que avergonzarse y, por eso, son muchas más las que acuden a un especialista para conocer a fondo su estado de salud y sus posibilidades de procrear en el futuro próximo. Por eso, se hace necesario que una persona conozca más a fondo qué tipo de situaciones pueden indicar  un diagnóstico de infertilidad. Los más comunes son: Tiempo de búsqueda del embarazo: Una pareja que lleve más de un año buscando un embarazo sin éxito, debe acudir lo antes posible a una consulta de fertilidad. El periodo se acorta a seis meses si la mujer es mayor de 35 años. Dolor en el ciclo menstrual: Aunque los cólicos premenstruales suelen ser normales en muchas mujeres, cuando estos se tornan muy dolorosos puede ser síntoma de endometriosis o inflamación pélvica, enfermedades que impiden el embarazo y que deben evaluarse lo antes posible para lograr una gestación. Ciclo menstruales irregulares: Esta situación puede indicar problemas en los ovarios, y debe ser evaluada por un especialista para indicar el tratamiento indicado para cada caso. Cirugías previas en la mujer: Cuando una mujer se ha sometido a cirugías en la región baja del abdomen como apendicitis, cirugía de quistes en el ovario o de miomas en el útero puede presentar adherencias que dificultan un embarazo. Cirugías previas en el hombre: Cuando el hombre tiene antecedentes de cirugía en los testículos (testículo no descendido, torsión) traumas o golpes. También, aquellos que tengan dificultades para la eyaculación por cirugías de próstata, trastornos sicológicos y malformaciones de los genitales. Cambios en el color o el olor del semen o dolores en los testículos: Para el hombre estos pueden ser síntomas de inflamación que dificulten la obtención de una gestación. Cuando hay dificultades con la sexualidad (impotencia sexual o vaginismo). Cuando una pareja sospeche que pueda presentar un problema en su fertilidad, es importante que acuda a una consulta de fertilidad lo antes posible para evaluar su caso y darle el tratamiento indicado para cada situación. Consulta un especialista en reproducción humana en InSer en Bogotá, Medellín, Pereira, Cartagena o Rionegro y persiste en tu sueño de tener un bebé.   Grupo InSer.

La consulta de fertilidad es el primer paso para conocer tu estado de salud de cara a un nuevo embarazo

Para muchas  parejas, la llegada de un embarazo se materializa sin mayor problema con el pasar de unas pocas semanas o meses. Para otras, este sueño no parece realizarse en el corto plazo, lo que trae muchas dudas y desilusiones para los futuros padres. Y aunque la consulta de fertilidad es útil para cualquier persona que desee tener hijos en el futuro cercano, para las parejas que han intentado tener un bebé por un prolongado periodo de tiempo o que tengan antecedentes de enfermedades en sus órganos sexuales y reproductivos,  esta cita médica es fundamental. Para muchos, la infertilidad es un tema tabú del que no debería hablarse,  pero la realidad es que según la Organización Mundial de la Salud, una de cada seis parejas puede enfrentar un diagnóstico de infertilidad a lo largo de su vida. Por eso, es necesario que la pareja converse sobre la posibilidad de acudir a un especialista lo antes posible para conocer a fondo las causas de su infertilidad y la manera de tratarlas desde el punto de vista médico. Las personas que deben considerar asistir a una consulta de fertilidad son: Parejas que lleven más de un año con actividad sexual periódica sin el uso de ningún método anticonceptivo y no han logrado un embarazo (este periodo se acorta a seis meses si la mujer es mayor de 35 años). Mujeres que presenten fuertes cólicos menstruales, sangrados vaginales anormales, ciclos menstruales irregulares o que tengan antecedentes de endometriosis. Mujeres con ovarios poliquisticos. Mujeres con aumento del vello en su cara y cuerpo, acné o piel grasosa. Mujeres con diagnóstico de síndrome adherencial o tener antecedentes de infecciones pélvicas, cirugías abdominales o apendicitis perforada. Mujeres con antecedentes de miomatosis o tabiques uterinos. Hombres con antecedentes de patologías de los testículos como paperas con compromiso de los testículos, varicocele, traumas testiculares, y/o atrofia testicular. Hombres y mujeres que sufran alteraciones en su sexualidad como impotencia sexual o vaginismo. Hombres con dificultades para la eyaculación por cirugías previas de próstata, trastornos sicológicos, malformaciones de los genitales o enfermedades neurológicas o metabólicas por la diabetes. La consulta de fertilidad no es más que una entrevista con un médico especialista en reproducción humana que tendrá en cuenta estos factores y otros exámenes como ecografías y análisis de laboratorio especializados con el fin de conocer las posibles causas de la infertilidad en la pareja. A partir de este primer encuentro, el especialista dará un diagnóstico preciso a la pareja a partir de  los hallazgos encontrados e indicará los pasos a seguir según cada caso. Si necesitas hablar sobre tus dudas y preocupaciones acerca de la fertilidad, consulta con un especialista de InSer en Bogotá, Pereira, Medellín o Rionegro.  La consulta a tiempo es fundamental para lograr un embarazo seguro y sin riesgos tanto para la madre como para su bebé.   Grupo InSer.

Ventajas de acudir a una consulta de fertilidad para buscar un embarazo seguro y saludable

Cuando una pareja decide que va a tener un hijo, su proyecto de vida cambia radicalmente. Además de la felicidad que esta determinación genera no sólo en los padres sino también en los futuros abuelos, tíos y parientes cercanos, esta decisión también acarrea la gran responsabilidad de lograr un embarazo seguro y saludable para evitar riesgos de posibles complicaciones tanto en la madre como en su bebé. Anteriormente, se creía que sólo las parejas con dificultades en su fertilidad debían acudir a un especialista en el momento de planear un embarazo. Ahora se sabe que son muchas más las personas que toman la decisión de consultar a un ginecólogo antes de embarcarse en este hermoso proyecto de vida,  pues de esta manera se cercioran al 100% de que están en buenas condiciones de salud para afrontar un embarazo tranquilo y sin mayores complicaciones. Otras de las ventajas que tiene consultar a un experto en fertilidad antes de lograr un embarazo son: El médico tratante analizará el caso específico de cada pareja y revisará su historia clínica para evaluar sus antecedentes familiares y detectar cualquier anomalía que pueda estar interfiriendo en su fertilidad o que pueda dificultar el desarrollo de un embarazo en el corto plazo. También, le preguntará a los futuros padres por sus hábitos de vida y les recomendará algunos cambios con el fin de mejorar su salud reproductiva (como dejar de fumar y de tomar alcohol, hacer ejercicio, modificar su dieta, etc.). El ginecólogo hará un completo examen físico que evaluará las condiciones médicas de la madre (como su talla, peso, etc.) y así conocer si la madre se encuentra en un peso saludable antes de empezar su embarazo. En la consulta de fertilidad en Inser, la mujer será evaluada por medio de una ecografía transvaginal para chequear el buen funcionamiento de su aparato reproductor y descartar posibles complicaciones que interfieran en conseguir un embarazo en los próximos meses. A las parejas que  acuden a una consulta de fertilidad, el médico les puede ordenar otros exámenes complementarios (como análisis de sangre, ecografías especializadas, espermograma, entre otros) para conocer detalladamente el funcionamiento actual de su organismo con miras a una futura maternidad y paternidad y realizar los tratamientos adecuados para cada pareja. En una consulta de fertilidad, una pareja puede aclarar con su médico todas las dudas que tengan sobre fertilidad, embarazo y otros temas  y así derribar todos los mitos y temores  que puedan tener sobre este tema. Si planeas tener un bebé en el futuro próximo, decídete y consulta con un experto en fertilidad de Inser en Bogotá, Medellín, Pereira o Rionegro. Nuestros especialistas estarán a tu disposición para responder tus preguntas y acompañarte en el momento más importante de tu vida: tener un hijo.   Grupo InSer.

La recanalización de trompas, una nueva oportunidad para ser padres

Al nacer Valentina, la segunda hija de Jessica y Mario, esta pareja pensó que su familia estaba completa. Junto a Martín, su hijo de dos años, este matrimonio disfrutaba de la plenitud de ser padres de dos pequeños niños, y, por eso, tomó una decisión radical: a los 25 años,  Jessica se realizó una tubectomía, intervención mejor conocida como ligadura de  trompas, con el fin de no tener más hijos y así disfrutar una vida en pareja sin la preocupación de tener un nuevo embarazo. Pero, como en la vida nada se puede saber, Jessica y Mario decidieron tomar caminos distintos pocos años después. Con el tiempo, Jessica consiguió una nueva pareja, Jaime, quien quería tener sus propios hijos al lado de Jessica a pesar de conocer la decisión que su nueva esposa tomó casi cinco años atrás. Jessica estaba en una encrucijada: A pesar de ilusionarse de nuevo con la maternidad, no sabía si la decisión que tomó después de su segundo embarazo fuera reversible. Después de consultar por Internet y preguntarle a algunos familiares y amigos,  Jessica decidió ir a una especialista en fertilidad para saber si aún tenía posibilidades de convertirse en madre por tercera vez. Junto con su esposo, Jessica se sometió un completo estudio de fertilidad, en donde encontraron que era candidata para una recanalización de trompas para así lograr un nuevo embarazo en el corto plazo. Semanas después, Jessica se sometió a una sencilla cirugía en sus trompas de falopio, con bajos riesgos para su salud y con una rápida recuperación en casa: a este procedimiento se le conoce como recanalización de trompas, una intervención cada vez más común en Colombia y que le permite a muchas parejas pensar en ampliar su familia. Cinco meses después, Jessica quedó embarazada de nuevo. En mayo de 2015 llegó Daniela y esto colmó de alegría a esta familia que ya gozaba del amor de los hijos del primer matrimonio de esta joven madre. Con este nuevo bebé, esta pareja empezó una nueva y maravillosa vida, y sueñan con una vida feliz al lado de ese nuevo milagro que ahora los llena de felicidad. Si necesitas conocer más sobre este tema y poder ampliar tu familia, haz clic en el siguiente artículo   Grupo InSer.

Obstrucción de las trompas de Falopio, un problema silencioso para muchas mujeres

Cuando se habla de la fertilidad, la mayoría de mujeres conoce las enfermedades más comunes del sistema reproductor femenino que pueden dificultar la llegada de un embarazo, siendo las más comunes las enfermedades en el útero o en los ovarios. Lo que muchas no saben es que en las trompas de falopio también ocurren enfermedades y dolencias que pueden poner en riesgo su salud y su capacidad de ser madres en el futuro cercano. La obstrucción de  las trompas de falopio es una de ellas. Esta obstrucción suele presentarse por procesos infecciosos en los cuales múltiples microorganismos pueden colonizar e infectar las vías genitales femeninas y alcanzar a dañar las trompas. Otra forma de producirse esta alteración en las trompas sucede cuando procesos inflamatorios de órganos cercanos como las vías urinarias o digestivas, como sucede por ejemplo al sufrir de apendicitis. Para conocer el estado actual de las trompas de falopio, se puede realizar un examen para conocer la permeabilidad de las trompas de falopio.  El más común es una radiografía llamada histerosalpingografía , en la que se pasa un catéter a través del cuello del útero, y por medio de contraste, saber si éstas son permeables o no. También está la histerosonografía, una ecografía donde se pasa agua o aire por las trompas para comprobar su adecuada permeabilidad Cuando una mujer tiene una obstrucción en las trompas de falopio, no suele presentarse acompañado de ningún síntoma o anormalidad que le indiquen que puede estar teniendo problemas en esta parte de su cuerpo. Pero, cuando el médico tratante sospecha de un problema de fertilidad, éste puede ordenar estos chequeos y así diagnosticar directamente el problema y su tratamiento más eficaz. Tratamientos para la obstrucción de las trompas En la actualidad, existen tratamientos para corregir la obstrucción de las trompas de Falopio. Si la paciente es joven (menor de 30 años) es posible hacer una cirugía en donde el ginecólogo entra a la cavidad pélvica para observar si existen adherencias que estén obstruyendo las trompas, liberarlas y,  por un medio de contraste,  observar si con esta intervención se logra o no la desobstrucción de las trompas. Para las pacientes mayores, se recomienda la fertilización in vitro, pues con este tratamiento, se obvia la participación de las trompas  al conseguir la fecundación del óvulo en el laboratorio. Cuando una mujer sospeche que puede padecer de un problema de fertilidad, un médico especialista buscará conocer el estado y el funcionamiento  de sus trompas de falopio para así  buscar el tratamiento adecuado para lograr un embarazo de una manera sana y segura. Visita nuestras sedes de InSer en Bogotá, Medellín, Rionegro, Pereira y próximamente Cartagena para chequear tu estado de salud y así lograr tu sueño de ser madre.   Grupo InSer.

La recanalización de trompas, una opción para volver a ser madre

Recanalización de trompas: todo lo que debes saber. Uno de los temas que más preguntas genera entre las parejas que desean tener un hijo trata sobre revertir el proceso de la tubectomía o la ligadura de las trompas de Falopio. Y es que muchas mujeres, que decidieron no tener más hijos en otra época de sus vidas, hoy reconsideran esta decisión pues tienen una nueva pareja, perdieron a uno de sus hijos o sus vidas cambiaron de tal manera que un nuevo embarazo sería sinónimo de un cambio positivo para sus vidas.  La buena noticia es que, bajo una serie de condiciones,  revertir una tubectomía es posible. Conoce más en el siguiente artículo. ¿Cómo es el proceso de recanalización de las trompas de falopio? Se cree que entre el 6 y el 8% de las mujeres que pasaron por una tubectomía reconsideran su decisión con el paso del tiempo. Incluso, las cifras pueden ser más altas, teniendo en cuenta que muchas parejas no conocen el proceso de recanalización de trompas,  y, por eso, creen que la esterilización anterior es un proceso irreversible. Hay muchas formas para realizar una recanalización de trompas:  entre las más comunes se encuentra la laparoscopia (en la que se introduce una cámara por el ombligo y se realizan una o dos incisiones cerca de la ingle) y el abordaje abdominal  ( una cirugía parecida  a una cesárea pero con una cicatriz más pequeña). Lo más importante que debe saber una pareja antes de someterse a un procedimiento de recanalización de trompas es que éste tiene una serie de condiciones para garantizar su éxito: primero, la mujer debe ser menor de 37 años;  segundo,  la tubectomía debe haberse practicado hace menos de una década; y tercero se debe tener en cuenta cuál fue el método utilizado en la ligadura de trompas, pues en algunos casos, el médico hace una sección (o corte)  de una  gran parte de la trompa, lo que hace muy difícil reconectar de nuevo ambos extremos de la misma. Generalmente, el proceso de recanalización de las trompas de Falopio es un proceso sencillo, ambulatorio, con riesgos mínimos para la paciente y con una recuperación bastante rápida. Si tienes preguntas o dudas acerca de este proceso, en InSer te damos todas las pautas para realizar este procedimiento de forma segura. Visita nuestras sedes en Medellín, Bogotá, Pereira, Rionegro y próximamente Cartagena y consulta con un especialista sobre este importante tema para tu futuro y el de tu familia.   Grupo InSer.

Proceso emocional ante un diagnóstico de infertilidad en la pareja

¿Cómo afrontar un diagnóstico de infertilidad desde la parte emocional en la pareja? Para una pareja que desea tener un hijo, un diagnóstico de infertilidad puede causar un decaída emocional tan fuerte que muchos sienten que el mundo se les acaba. La culpa, las preguntas sin respuesta y la angustia de no poder hacer ese sueño realidad desembocan una incertidumbre tan fuerte que puede dañar su autoestima y la armonía con su pareja.  Y es que la infertilidad es, para muchos, una crisis vital de la que es difícil salir. Aceptar que hay dificultades en algún miembro de la pareja (o en ambos) a la hora de concebir un bebé, hace que muchos presenten alteraciones físicas y emocionales que pueden afectar su vida cotidiana: algunos dejan de dormir o comer, otros dejan de cumplir con sus obligaciones académicas o laborales y  otros tienen serios conflictos en la relación con su pareja, con su familia y con su entorno. La idea es que este difícil momento se convierta en una prueba en favor del crecimiento personal y el fortalecimiento de la relación de pareja. Es aquí donde el acompañamiento psicológico hace su entrada para modificar patrones de conducta y ayudar a la pareja a sanar heridas, equilibrar sus emociones y cambiar su perspectiva de cara al futuro.  Acompañamiento psicológico, una  herramienta para enfrentar la infertilidad La buena noticia es que, con la ayuda de un acompañamiento psicológico integral, se pueden canalizar dichas emociones en pro de la  búsqueda del embarazo de forma exitosa. Hablar del tema de la infertilidad con un especialista en psicología de la reproducción humana puede ayudar a que la pareja hable abiertamente de sus temores para trabajar en ellos y así sanar todas esas emociones negativas que, en muchas ocasiones, son las que impiden lograr el tan anhelado embarazo. Lo más importante en dicho acompañamiento psicológico es que el especialista escuche, acompañe, informe y motive a la pareja para que no se rinda en su camino de ser padres. También, es fundamental que con ayuda del experto se disminuyan los niveles de ansiedad, depresión y estrés, se alcance un mayor autocontrol emocional a partir de técnicas de respiración y relajación,  se mejore la toma de decisiones individuales o de pareja y se incrementen los niveles el optimismo hacia el futuro. El acompañamiento psicológico ayuda a que una pareja acepte su diagnóstico de infertilidad y obtenga las herramientas necesarias para tomar decisiones y buscar alternativas en pro del sueño de ser padres. Hablar del tema es reconfortante para muchos, pues de esta manera entienden que no están solos y que existen diferentes caminos para hacer este sueño realidad. Si crees que necesitas un acompañamiento psicológico de cara a un diagnóstico de infertilidad, es momento que busques ayuda. En InSer te brindamos acompañamiento psicológico especializado en conjunto con tu tratamiento de fertilidad en nuestras sedes en Bogotá, Medellín, Pereira y próximamente en la ciudad de Cartagena. Llámanos y pide tu cita.   Grupo InSer

40 años de la fertilización In Vitro.

1978 es un año en que la ciencia cambió para siempre. El 25 de julio nació Louise​ Brown en la ciudad de Bristol, en Inglaterra, y sus padres, Jhon y Lesley, estaban fascinados con la llegada de su pequeña. Pero el nacimiento de esta niña no fue uno más: fue la primera vez en la historia que nacía un bebé por medio de la Fertilización In Vitro, una técnica que desde entonces es practicada en todo el mundo y que ha brindado la posibilidad a millones de parejas en el mundo a lograr su más preciado sueño: ser padres. Como muchas mujeres, la mamá de Louise tenía graves problemas de fertilidad: tenía un defecto en sus trompas de falopio que hacía imposible lograr un embarazo de manera natural. Después de nueve años de intentar lograr un embarazo sin éxito, esta pareja inglesa se encuentra con los doctores Patrick​ Steptoe y Robert Edwards,​ quienes investigaban hace más de 20 años la forma de lograr un embarazo en mujeres con problemas de fertilidad similares a los de Lesley. A pesar de que los médicos le advirtieron a esta pareja que el tratamiento sería de orden experimental, y que las posibilidades de éxito eran prácticamente nulas, los Brown se pusieron en manos de los galenos,​ quienes lograron unir en un laboratorio los óvulos de Lesley con el esperma de Jhon. Una vez formado el embrión, lo introdujeron en el útero de la madre,​ quien, con muchas expectativas y esperanzas, comprobó unas semanas después lo que tanto tiempo esperaba: el embarazo de su primera hija. Los doctores a cargo de este experimento nunca antes probado en la ciencia, sabían que tenían en sus manos un procedimiento que no estaría ajeno al escándalo social y a la polémica. Por eso, el embarazo de Lesley fue llevado en el más absoluto de los secretos: incluso, el día del nacimiento de Louise, los médicos llevaron a cabo la cesárea en la más completa oscuridad, sólo con la ayuda de una linterna, y la clínica donde nació la pequeña Louise fue custodiada con la policía. Casi 40 años han pasado desde que nació la primera “bebé probeta” y la historia de Lesley, Jhon y Louise se ha repetido en todo el mundo, con resultados tan exitosos que esta técnica se ha convertido en el tratamiento estrella de los centros de fertilidad en todo el planeta. Y aunque las tasas de éxito varían según la edad de la mujer y las complicaciones propias de fertilidad en cada pareja, cada día se encuentran nuevos hallazgos para que hacen de la fertilización In Vitro un tratamiento seguro y sin efectos secundarios para las mujeres que se aventuran en este camino de la maternidad. Hoy en día, Louise es madre de Cameron Jhon, ha escrito libros sobre su asombrosa historia y continúa dando entrevistas sobre su caso a todos los medios de comunicación en los cinco continentes. Como ella, son millones los niños que han nacido a través de la fertilización In Vitro desde entonces, llenando de alegría a las parejas que un día creyeron que su anhelo de ser padres se había esfumado para siempre.   La clínica Inser los tratamientos In Vitro desde 1995, y cuenta con toda la experiencia médica disponible para llevar a cabo miles de sueños. Contáctanos en nuestras sedes en Bogotá, Medellín, Pereira, Rionegro y Cartagena, visita la página Web de InSer o encuéntranos en nuestras redes sociales en Facebook e Instagram.   Grupo InSer.

¿Cómo somos los bebés de Fertilización In Vitro?

Somos bebés muy esperados. Despertamos muchas expectativas. Nuestros padres se esforzaron mucho para que nosotros llegáramos al mundo. Un estudio realizado en Europa, evaluando niños de 2 años, encontró que los niños de reproducción asistida teníamos un desarrollo psicomotor normal, comparado con el de un grupo de niños de concepción natural. Otros estudios de seguimiento a 6 y 12 años han confirmado que no hay diferencia. Somos bebés bien adaptados socialmente En un estudio con jóvenes adolescentes, la Dra. Susan Golombok, encontró que los jóvenes producto de reproducción asistida, tenían un buen funcionamiento psicosocial, cuando se comparaban con jóvenes concebidos naturalmente. Y en algunos casos, teníamos un mejor relacionamiento familiar. Para conocer más sobre este tema, visita nuestro enlace de tratamiento de Fertilización In Vitro aquí.

Es el momento de cuidarnos físicamente

¿Sabías que la función ovulatoria en la mujer es sumamente sensible a las alteraciones del peso corporal? La actividad física se ha considerado una costumbre saludable. No cabe duda que evitar el sedentarismo tiene beneficios de índole cardiovascular, osteomuscular, gastrointestinal y psicológico, entre otros. Como en muchos aspectos de nuestra vida, todo extremo es vicioso. Tanto el sedentarismo, el exceso de actividad física, como el entrenamiento de alto rendimiento, pueden afectar la capacidad ovulatoria en la mujer y por ende su potencial de embarazarse. El mejor de los mundos desde el punto de vista reproductivo, es una actividad física rutinaria y moderada. Acompañada de un peso corporal adecuado.  Esto contribuirá de manera positiva a lograr un embarazo.

Es el momento de soñar

    Ha llegado el momento de convertir tus sueños en objetivos, de pasar la maternidad y la paternidad al mundo real. El hecho es conectar esas elecciones y esas ilusiones que has considerado inalcanzables en algo perteneciente tan sólo quizás al ámbito de la fantasía. Cuando elijo y me hago responsable a la vez de mis emociones, mis pensamientos y mis decretos dirijo esas metas y ayudo responsablemente para que la totalidad de las fuerzas te propicien lo necesario para cumplir este deseo. Tú tienes el poder de convertir tus sueños en realidad. Aunque en ocasiones se ignore el proceso que es necesario seguir. Por esta razón déjate acompañar, para que sea una dulce espera la búsqueda de ser padres. La naturaleza ha ocultado los mayores misterios en las cosas que aparentemente son más sencillas “las emociones”, pero sin lugar a dudas son estas las que en muchos momentos de la vida son incontrolables y nos juegan una mala pasada; es vital entonces hacerlas concientes y encontrar a nivel terapéutico y emocional, una manera de propiciar un ambiente sano. Porque llegó el momento de soñar. El secreto se resume hoy en tres palabras; querer, saber y atreverse. Es desde aquí que acompañado, puedes convertir un sueño en realidad. Definitivamente no sólo está en manos de la ciencia, tú con tus sueños y con el manejo de tus emociones haces de este un momento mágico. Vas a traer a la realidad física algo que aún no estaba en este plano humano. Vas a crear y es allí donde la energía de tu cuerpo unida a la de tu mente trabajando en un mismo sentido, hace que lo que has elegido sea el resultado que tanto esperabas. Y es donde el silenciar tus pensamientos se convierte en un buen aliado. Llegó el momento de soñar, de convertir tus ilusiones, esperanzas, anhelos, deseos y ensoñaciones en realidad. Déjate acompañar y convierte las emociones en un aliado para la toma de cada decisión. Llegó el momento de soñar, es hora de decretar que llegó el momento de querer, de saber y de atreverte… Catalina Díaz Jaramillo Psicóloga inSer

Infertilidad y Obstrucción de las Trompas

De cada 100 parejas con problemas para tener hijos, en 30 de ellas es a causa de un problema en las trompas de Falopio ¿Qué se debe hacer? Hoy se tiene estimado que en el mundo existen aproximadamente 80 millones de parejas con problemas de Fertilidad. Muchas de estas están ubicadas en países subdesarrollados. En nuestro país hasta el 15% de las parejas que buscan tener un hijo, van a tener problemas para concebirlo. Dentro de las causas más frecuentes de infertilidad. La alteración de la anatomía pélvica (Órganos Pélvicos comprometidos en la Fertilidad: Útero, ovarios, Trompas de Falopio), contribuye al 30% de los problemas reproductivos. Las infecciones pélvicas, secundarias a enfermedades de trasmisión sexual (Clamidia, Tricomonas, Sífilis, Blenorragia), la endometriosis, las complicaciones de abortos instrumentados y las infecciones post-parto, están entre las principales causas. En muchas ocasiones los problemas de adherencias de las trompas de Falopio se deben a infecciones pélvicas no diagnosticadas o no tratadas adecuadamente.   Generalidades FrecuenciaSíntomasDiagnosticoTratamiento 30% de las parejas infértiles lo son a causa de un problema de las trompas de Falopio. No siempre presenta síntomas. En los casos agudos de infecciones pélvicas: Fiebre alta, dolor Pélvico –abdomen inferior-, Flujo Vaginal. Ecografía Transvaginal, Laparoscopia, Directo y Gram de Flujo vaginal, Hemoleucograma. Antibióticos, Laparoscopia Quirúrgica en caso de Adherencias. Síntomas mas frecuentes y opciones de diagnóstico En las pacientes con problemas de Adherencias de las trompas u obstrucción, no siempre se presentas síntomas. El síntoma como tal es la misma infertilidad. En casos donde esa alteración se debe a infecciones, endometriosis, se pueden presentar síntomas como dolor, Fiebre, dolor con la menstruación y con las relaciones sexuales. En los episodios agudos de infecciones pélvicas, conocidos como Enfermedad Inflamatoria Pélvica, la paciente presenta síntomas como fiebre alta, perdida del estado general (Debilidad, disminución del apetito, deshidratación), acompañada de dolor en la región abdominal inferior y flujos vaginales alterados (Cantidad aumentada, de color amarillo o verdoso y mal olientes). Es muy importante aclarar que en no pocas ocasiones estas infecciones tan severas se pueden prevenir al diagnosticar a tiempo las infecciones bulbares y vaginales, antes de que asciendan a localizarse en el útero (Endometritis), o en las trompas o anexos (Trompas y ovarios), hasta causar abscesos pélvicos. Finalmente la manera más oportuna es prevenir las infecciones de Trasmisión sexual, mediante el uso del preservativo y una adecuada sexualidad. Tratamientos Los tratamientos de obstrucción tubárica, generalmente son practicados quirúrgicamente. La laparoscopia quirúrgica es la primera opción para intentar la liberación de adherencias, la corrección de problemas de obstrucción distal. En ocasiones al encontrar una obstrucción distal tubárica se puede reconstruir la trompa. Esta cirugía es la Neosalpingostomía, otra opción es la fimbrioplastia, esta consiste en la recuperación de la parte distal de la trompa por medio de cirugía Laparoscópica. En casos de obstrucción en la parte proximal, mediante Histeroscopia (Evaluación de la cavidad uterina), se puede intentar canalizar las trompas con catéteres diseñados para este fin. Este procedimiento se denomina canalización selectiva y puede ser la solución en las obstrucciónes de las trompas a nivel proximal. Finalmente en pacientes que han sido sometidas a cirugías de tubectomía (obstrucción de las trompas con fines anticonceptivos), se puede hacer una cirugía reconstructiva con buenos resultados en caso de no haber daño irreversible de las trompas. Los tratamientos con antibióticos son otra opción cuando se encuentran cuadros infecciosos como factor causante del daño tubárico.

Endometriosis

Realidades de una enfermedad que afecta en edad reproductiva hasta el 15% de las mujeres Definición Cuando hablamos de endometriosis, hacemos referencia al implante de tejido endometrial (El endometrio es el tejido que crece cada mes dentro del útero con la ovulación  para preparar la implantación de un posible le embrión), fuera del útero. Este tejido puede estar invadiendo los ovarios, los ligamentos que sostienen el útero, en las trompas y en la cavidad abdominal, puede llegar a afectar el intestino. Al ser un tejido extraño se produce una reacción inflamatoria, desencadenando inflamación. Esta enfermedad temida por las mujeres es frecuente, se da hasta en el 10-15% de las mujeres en edad reproductiva y en mujeres con infertilidad puede  estar presenta hasta en el 30% de las parejas que consultan por infertilidad.  Generalidades FrecuenciaSíntomasDiagnosticoTratamiento 10-15% de las mujeres y 30% de las mujeres con problemas de Fertilidad. Dolor pélvico (Región inferior del abdomen), Dolor con la menstruación y con las relaciones sexuales. Ecografía Transvaginal, Laparoscopia Diagnostica. Anticonceptivos, Anti-inflamatorios, Progestágenos. Laparoscopia y tratamientos de Fertilidad. Síntomas más frecuentes y opciones de Diagnóstico El dolor pélvico o cólico Menstrual “Dismenorrea”, es el síntoma más frecuente. La característica de este dolor es que se asocia por lo general a la menstruación, es “gravativo”, esto quiere decir que se va incrementando con el tiempo. Es común encontrar pacientes que inicialmente su dolor cedía a analgésicos corrientes y con el tiempo tienen que utilizar analgésicos más potentes, anti-inflamatorios y en ocasiones consultar a un servicio de Urgencias, para recibir tratamiento venoso. Este dolor puede asociarse a dolor durante las relaciones sexuales, lo cual va a afectar la sexualidad y en ocasiones generar “disfunciones” en esta área.  En este momento debemos recordar a toda mujer en edad reproductiva, que al presentar este tipo de síntomas, lo más recomendable es consultar a tiempo y a un Ginecólogo para definir si el diagnostico es o no una Endometriosis. En Pacientes con Endometriosis Severa, pueden presentarse implantes de Endometrio en el Tabique Recto-Vaginal (Espacio entre Vagina y Ampolla Rectal). Este tipo de compromiso puede desencadenar dolor en el Colon y alteraciones en el transito Intestinal (Estreñimiento y/o Colon irritable) Ecografía Transvaginal La Ecografía Transvaginal, es un examen que permite identificar las lesiones llamadas “Endometriomas”, estos son quistes de endometriosis en los ovarios. La imagen ecográfica es muy precisa y esto permite hacer un Diagnostico preciso. Laparoscopia en Endometriosis LA LAPAROSCOPIA  es la prueba más precisa para Diagnosticar la presencia de Endometriosis. La ventaja de esta intervención es que se convierte en Terapéutica al permitir intervenir los implantes de endometriosis, practicando la “Fulguración “, lo que significa vaporizar con corriente los focos visibles.   No obstante su uso repetido, puede comprometer la función reproductiva, por lo cual se debe solicitar una segunda opinión ante la necesidad continua de este procedimiento. Tratamientos Los tratamientos en la mayoría de los casos buscan aliviar los síntomas causados por las lesiones de endometriosis. Los síntomas más comunes son, el dolor pélvico y la infertilidad. En el dolor pélvico además de la necesidad la mayoría de las veces de analgésicos y anti-inflamatorios en los episodios agudos, se debe instaurar tratamiento hormonal, el cual busca “bloquear” el desarrollo hormono-dependiente de estos tejidos. En este grupo se encuentran: Anticonceptivos, Progestágenos, Análogos de la GnRH, etc. Cada uno de estos medicamentos debe ser  ordenado por un especialista y se debe tener un seguimiento adecuado. En cuanto a la infertilidad causado por la endometriosis, los tratamientos van a depender de la severidad del cuadro y de la asociación de otras patologías. En estas pacientes entonces se puede indicar desde tratamientos tan simples como la estimulación ovárica, la Inseminación Artificial, hasta la Reproducción Asistida y la Donación de óvulos. Finalmente además de ser una herramienta importante en el diagnostico, la Laparoscopia es fundamental en el tratamiento de la Endometriosis, especialmente en las formas severas.

Embarazo luego de ligadura de trompas

  La ligadura de trompas de Falopio es uno de los métodos de planificación familiar definitivos, más comúnmente utilizados. Existen varias técnicas para realizarla: cortando las trompas, ligándolas con anillo plásticos o con material de sutura y sellándolas con el uso de energía. Con todas ellas se busca generar una obstrucción de las trompas de Falopio, que impide que el óvulo y el espermatozoide lleguen a juntarse para dar origen a la formación de un embrión y finalmente de un embarazo. A pesar de que la ligadura de trompas se considera un método "definitivo," una gran cantidad de mujeres y/o parejas cambian de opinión y deciden buscar un nuevo embarazo luego de haberse sometido a este procedimiento. Afortunadamente existen buenas opciones para poder sobreponerse a este obstáculo y llegar al embarazo: la reconstrucción de las trompas (reanastomosis tubárica) y la fertilización in vitro. La reconstrucción de la trompas de Falopio por medio de cirugía es un método efectivo. Esta puede lograrse por medio de cirugía abierta, con una incisión similar a la que se utiliza para realizar una cesárea, o por cirugía laparoscópica, la cual se realiza mediante pequeñas incisiones de 5 mms en el abdomen para la introducción de pinzas de cirugía y un lente, que se conecta a una pantalla de video, permitiendo ver y manipular los órganos en el interior de la pelvis. En manos de personal especializado y con buen entrenamiento, la posibilidad de que las trompas queden permeables y funcionales de nuevo es de aproximadamente un 50 a 60%. Si esto se logra, el chance de obtener un embarazo espontáneamente es muy bueno. En ocasiones las trompas no recuperan una buena funcionalidad y/o permanecen obstruidas a pesar del intento de reconstrucción. Esto sucede generalmente cuando se encuentran muy deterioradas como consecuencia de la técnica utilizada para la ligadura, en la cual se ha resecado o cauterizado una larga porción de la trompa. Es de anotar que luego de la reconstrucción tubárica, hay un aumento del riesgo de tener un embarazo ectópico (embarazo por fuera de la cavidad del útero) en la trompa, debido a que pueden presentarse estrecheces en el conducto o alteraciones que afecten el transporte adecuado del embrión en su recorrido normal por la trompa de Falpio, como consecuencia del proceso de cicatrización. La segunda opción para obtener un embarazo en presencia de trompas previamente ligadas es la fertilización in vitro. Esta técnica fue desarrollada en los años 70 específicamente para mujeres con infertilidad causada por obstrucción de sus trompas de Falopio. En condiciones normales luego de que el ovario libera el óvulo (ovulación), la trompa de Falopio lo captura y el espermatozoide depositado en la vagina, ingresa al útero, luego a la trompa y nada hasta el extremo de esta. Donde se encuentra con el óvulo, el cual fertiliza para formar el embrión. Este último, una vez formado, es transportado por la trompa hasta llevarlo al útero. En la fertilización in vitro, los óvulos son extraídos del ovario por medio de una aguja que ingresa por la vagina, atravesando su pared para llegar directamente al ovario. Luego son rodeados por espermatozoides en el laboratorio para permitir que se de la fecundación y la formación de los embriones, que son luego depositados en la cavidad uterina, ingresando por vía vaginal, nuevamente. De esta manera no se requiere en ningún momento unas trompas permeables o funcionales. Por lo general cada intento de fertilización in vitro puede dar una posibilidad de embarazo de aproximadamente 45%. La fertilización in vitro se considera una mejor opción en mujeres con ligadura de trompas, que tienen 35 años o más, en las cuales no hay mucho tiempo para llegar al embarazo, pues ya se empieza a comprometer su potencial fértil por una disminución en el número y calidad de sus óvulos. También puede ser una mejor opción en casos en que se haya utilizado una técnica muy destructiva para la ligadura tubárica o en parejas con otras causas asociadas de infertilidad. Por el contrario la reconstrucción quirúrgica de las trompas puede ser una mejor opción en mujeres menores de 35 años sin ningún otro trastorno reproductivo. En conclusión hay mucho para ofrecer a las mujeres con ligadura de trompas que han cambiado de opinión y desean un nuevo embarazo. Definitivamente tienen un buen chance de ser madres nuevamente.

Miomas e infertilidad

  Los miomas son tumores benignos, originados en la pared muscular del útero. Son sumamente frecuentes y hasta un 30% de las mujeres pueden llegar a desarrollar miomas en algún momento de su vida. Es sumamente raro que se conviertan en tumores malignos que puedan poner en peligro la vida de la mujer que los sufre. Sin embargo estos, pueden afectar la salud femenina de otras formas. En ocasiones los miomas pueden generar sangrados vaginales anormales y abundantes o periodos menstruales profusos. También pueden adquirir un tamaño importante y causar síntomas de dolor y molestia al comprimir otros órganos de la pelvis femenina, como la vejiga y el intestino. Por último, los miomas pueden afectar el útero de tal manera, que lleguen a interferir con el proceso normal de la reproducción y el curso normal del embarazo. Distintos aspectos de los miomas determinan si estos pueden disminuir las posibilidades de que una mujer pueda quedar en embarazo y que este llegue a feliz término. El más relevante de ellos es su localización. Los miomas pueden crecer de la pared del útero hacia afuera (subserosos), en el espesor de la pared uterina (intramurales) o de la pared del útero hacia el interior de la cavidad uterina (submucosos). Existe suficiente evidencia médica para poder decir que los subserosos NO disminuyen la posiblidad de embarazarse naturalmente, ni afectan el desarrollo del embarazo. Por otro lados está claro también que los submucosos disminuyen el chance de embarazarse y aumentan el riesgo de que se presente una pérdida espontánea (aborto espontáneo) del embarazo. Existe un alto grado de controversia sobre si los miomas intramurales afectan el potencial fértil de la mujer y el desarrollo del embarazo. Al parecer esto solo ocurre cuando estos miomas adquieren un gran tamaño (mayores de 5 cms) o cuando son múltiples. Existen varias formas de estudiar la presencia de miomas en el útero de una mujer. El enfoque inicial es la ecografía pélvica transvaginal, método basado en la obtención de imágenes por ultrasonido. Esta permite detectar la presencia y el tamaño de los miomas. A pesar de ser un examen sencillo y sumamente útil, frecuentemente requiere ser complementado con otros, para determinar la localización de los miomas y el grado de afección de la cavidad uterina. Entre estos se cuentan la sonohisterografía, que consiste en una ecografía pélvica transvaginal con la inyección de líquido dentro de la cavidad uterina y la histeroscopia, que consiste en el ingreso de un pequeño lente a la cavidad uterina que permite ver su interior en una pantalla de video. En caso de que se considere que los miomas están afectando la posibilidad y/o el pronóstico de un embarazo, estos pueden ser extraídos por medio de cirugía mínimamente invasiva y ambulatoria. Estos métodos de cirguía con incisiones mínimas se conocen como laparoscopia e histeroscopia. La laparoscopiase basa en el ingreso de un lente al abdomen por una pequeña incisión de 1 cm en el ombligo y de algunos instrumentos o pinzas por incisiones mínimas (0.5 cms) en la zona baja del abdomen. Esta se utiliza para la extracción de miomas subserosos e intramurales. La histeroscopia permite al ingresar por vía vaginal al útero, la extracción de los miomas submucosos. En general la gran mayoría de las pacientes con miomatosis no presentan síntomas y no requieren de ningún tipo de tratamiento. En mujeres con dificultad para embarazarse que tengan miomas submucosos o intramurales de gran tamaño, el tratamiento quirúrgico es sencillo, poco invasivo y con excelentes resultados. Dr. Juan Luis Giraldo

Cáncer e Infertilidad

Sufrir de cáncer sin haber cumplido el deseo de tener un hijo acarrea una dificultad emocional adicional a enfrentar una amenaza contra la propia vida. En principio un diagnóstico de cáncer genera un gran temor a la muerte. Sin embargo hoy en día la posibilidad de detección temprana y una gran modalidad de tratamientos disponibles, han aumentado drásticamente la posibilidad de sobrevivir a esta enfermedad. Una vez el temor a perder la vida ha pasado llegan nuevas angustias que adquieren gran importancia y que se deben enfrentar. Entre estas una de las más significativas es el deseo de formar una familia. Tanto el cáncer como los tratamientos requeridos para su manejo, pueden afectar el potencial fértil en el hombre y la mujer. El cáncer de ovario y de testículo pueden afectar la función de estos órganos, productores de óvulos y espermatozoides respectivamente, necesarios para la génesis de un embarazo. También el útero puede ser afectado de manera directa por el cáncer y/o su tratamiento. Frecuentemente estos requieren de cirugía con la extracción de estos órganos, afectando así la fertilidad. Además el tratamiento con quimioterapia y radioterapia en la zona pélvica pueden acabar la reserva de óvulos en los ovarios, disminuir drásticamente la capacidad del útero de llevar al término un embarazo y afectar de manera definitiva la capacidad de producción de espermatozoides a nivel testicular. Este fenómeno tiende a ser definitivo con el uso de la radioterapia y en ocasiones temporal cuando el tratamiento es con quimioterapia. Por último en algunos casos se requiere de tratamiento hormonal que también puede afectar la capacidad de fértil en hombres y mujeres. Afortunadamente la ciencia ha evolucionado también en este aspecto. En la búsqueda de alternativas para estos hombres y mujeres, víctimas del cáncer, se han desarrollado estrategias que pueden preservar su potencial reproductivo, a pesar de tener que someterse a tratamientos agresivos que llevarían al traste su posibilidad de ser padres. Hoy las mujeres pueden acceder a la congelación o criopreservación de óvulos antes de que sus ovarios sean extraídos o del uso de quimioterapia o radioterapia pélvica. Estos óvulos pueden ser descongelados y utilizados para formar embriones en el laboratorio, que luego son transferidos al útero de esta mujer, ya previamente tratada y curada de su diagnóstico oncológico. De esta manera ella podrá lograr un embarazo con sus propios óvulos, pesar de ya no tener ovarios funcionales en su cuerpo. En caso de que no exista suficiente tiempo para estimular los ovarios, extraer los óvulos y criopreservarlos o que la cirugía requiera ser realizada de urgencia o con premura, hoy en día una mujer tiene como posibilidad la criopreservación de su tejido ovárico. Este podrá ser descongelado y transplantado de nuevo a su pelvis, permitiendo así la recuperación, al menos temporal, de su función ovulatoria y de su potencial fértil. De esta manera se puede llegar incluso a tener un embarazo espontáneo. Existen también en la mujer algunas alternativas terapéuticas, con el uso de algunas medicinas, que llevan a los ovarios a un estado de reposo durante todo el tratamiento oncológico. Esto parece ser una estrategia útil en la preservación y restitución espontánea de la función reproductiva femenina, luego de terminado el tratamiento con quimioterapia. En las mujeres en quienes se tiene que realizar la extracción quirúrgica del útero, pero preservan sus ovarios, se ha desarrollado una terapia conocida como útero subrogado. Esta consiste en la extracción de los óvulos de los ovarios de dicha mujer, para llevarlos al laboratorio de fertilización in vitro, donde son unidos con los espermatozoides de su compañero, permitiendo la formación de embriones que son luego transferidos al útero de otra mujer para que lleve el embarazo durante 9 meses. Por último, si no se lograse de ninguna manera preservar los óvulos o el tejido ovárico, se puede buscar un embarazo por medio de la fertilización in vitro con óvulos donados. Estos óvulos son obtenidos de mujeres jovenes, sumamente sanas y con características físicas similares a quien va a recibir la donación. Se llevan al laboratorio de fertilización in vitro para ser fecundados con los espermatozoides de la pareja y luego son transferidos al útero, previamente preparado, de la madre. En el caso de los hombres, la preservación de la fertilidad cuenta con una estrategia sumamente fácil, efectiva y salvadora. Esta es la criopreservación o congelación de semen en nitrógeno líquido a menos 196 grados centigrados bajo cero. Como ven existen múltiples estrategias para dar una luz de esperanza a las personas que hoy enfrentan el drama del cáncer y que aun aspiran a cumplir su sueño de ser padres. Dr. Juan Luis Giraldo

La vida le dio una segunda oportunidad

Sara, una mujer luchadora y muy convencida de sí misma siempre soñó con casarse, tener un hogar y por supuesto hijos. Ese siempre fue su mayor anhelo desde pequeña y creció con la idea que un bebé daría un mayor sentido a su vida. Su juventud transcurrió como el de una niña normal, disfrutando su vida con su familia y amigos. Sin embargo, muy dentro de sí, ella sentía que cada paso que daba en su vida era construyendo su futuro soñado. Así que su matrimonio fue algo esperado y muy planeado. Se casó a los 22 años muy enamorada de su novio y con una gran ilusión, pues sentía que había encontrado la persona con la que quería pasar el resto de sus días y tener sus hijos. Así que luego de dos años de compartir juntos, deciden que es el momento indicado para tener un bebé. Pasaron varios meses y la esperada noticia no llegaba. En ese momento se dan cuenta que algo no andaba bien y deciden visitar al médico para descubrir qué estaba pasando. Al poco tiempo se enteran que su esposo tenía una afectación masculina severa. “Nuestro deseo por tener un bebé nunca desfalleció, siempre estuvo ahí porque sentíamos que a pesar de los inconvenientes podríamos apoyarnos el uno al otro sin importar lo que sucediera, es por esto que tomamos la decisión de visitar InSer para hacernos un tratamiento”. Dice Sara Desafortunadamente la biopsia que le realizaron arrojó un resultado desalentador. El problema del esposo de Sara no era tratable. Fue un momento difícil para ellos, pero nunca decayeron, por el contrario, entendieron que para ser papás hay muchos caminos. Juntos pensaron en la idea de adoptar un niño para brindarle un nuevo hogar.“Alguien a quién poder darle el amor más sincero, un beso en las mañanas, muchos abrazos, decirle un te amo, alguien que te diga mamá y que te ame más que a nadie en el mundo. Queríamos ese alguien a nuestro lado.” Dice Sara Todo se llevó a cabo con mucha facilidad y en poco tiempo les entregaron una bebé de 13 meses a la cual llamaron Susana. “La llegada de Susana a casa nos ayudó muchísimo a sobrellevar todo lo que habíamos vivido, fue una verdadera bendición”, recuerda Sara. Su mayor felicidad era Susana y su vida giraba en torno a ella. Sin embargo, después de 7 años de matrimonio se dieron cuenta que las cosas no estaban bien y deciden separarse. Sara se queda con Su hija Susana y retoma su camino. Un año después de su separación la vida le da una segunda oportunidad, conoce a otra persona y comienza a enamorarse de nuevo. Ella retoma su sueño de niña de tener un bebé y con su nuevo esposo deciden intentarlo, pero después de un tiempo no hay señales de embarazo. Como Sara ya conocía el proceso, vuelve a InSer con su esposo, le realizan varios procedimientos y detectan que él también sufre una afectación masculina. Gran sorpresa para todos y un poco irónica la vida “dos veces y con personas diferentes, solo ocurre un caso en un millón y a mí me tocaron 2”, dice Sara con un poco de risa. La enfermedad era la misma, pero las condiciones no. El segundo esposo de Sara sí tenía posibilidades de tratamiento y el proceso de quedar embarazada se podría lograr por inseminación, es decir, el sueño con el que Sara creció desde pequeña empezó a convertirse en realidad. Luego del tratamiento realizado en InSer Sara queda embarazada, una noticia que la hacía sentir a ella y a su esposo como las personas más afortunadas del mundo, no solo por la bendición de ser padres, sino también porque por fin Susana tendría con quien compartir sus días. Para Sara sus hijas son un milagro de la vida, quienes llegaron a cambiar por completo su mundo y revivir esos sueños que imaginó desde niña. ‘’Es justamente la posibilidad de realizar un sueño lo que hace que la vida sea interesante’’. Gracias a mujeres como Sara hoy podemos celebrar la alegría de ser mamá. . ¡Feliz Día de la Madre!

¿Alguien por favor, puede pensar en los papás?

Se han escrito innumerables líneas sobre lo difícil que es ser mamá: que el trabajo de parto, que las estrías, que los cambios de humor y un largo etcétera de cosas por las que las mamás siempre serán nuestras heroínas favoritas. No nos cabe duda de que es una labor bien difícil y no venimos a cuestionarlo, pero ¿Se han sentado alguna vez a pensar en los papás? La paternidad es una montaña rusa emocional, un reto diario para el que los hombres no vienen entrenados y una transformación de la vida para la que nunca se está completamente preparado. Imagínense lo que es para un hombre aprender a cambiar un pañal, cargar y vestir a un recién nacido, detectar la temperatura ideal de un tetero, acompañar a la mamá y como si fuera poco, entender sus desórdenes hormonales. Hablamos con algunos de ellos para conocer de primera mano cómo viven la aventura diaria de ser padres sin morir en el intento… ¡Estamos embarazados! Pocos momentos generan tanto vacío en el estómago como la sospecha de un embarazo. El retraso, comprar la prueba, y los eternos minutos que transcurren hasta que salen las dichosas rayitas. Mientras la mujer está temblando del susto dentro del baño, al otro lado de la puerta hay un hombre sudando, ansioso, con la mente bloqueada y el corazón a mil. Emoción, susto, sorpresa, alegría… en un segundo hay un colapso de emociones que caen sobre ellos como un baldado de agua fría. ¡Estamos embarazados! Sí, el mundo se detiene pero no es como en las novelas, los futuros papás no salen dando gritos de alegría porque no les quedan muchos alientos para hacerlo, tampoco corren a llamar a la mamá, al hermano o al tío para contagiar a todos con su coctel emocional, por el contrario ellos se sientan a pensar seriamente en todo lo que se viene para el resto de la vida. El síndrome del papá sobreprotector Este síndrome es característico de los papás primerizos. Las dos rayitas en la prueba de embarazo no solo hacen crecer la panza de mamá, entran en el cerebro y el corazón de papá y lo convierten en un vigía, un guardián con turnos diarios de 24 horas. Esos hombres que hasta hace poco tenían nociones mínimas de nutrición, prevención y cuidados, se convierten de pronto en expertos. Cuidan la dieta de la mamá, balancean sus comidas, se asustan si camina muy rápido o si sale sola, les preocupan los índices de contaminación y las estadísticas de accidentes de tránsito… Y sí, ¡se vuelven un poquito insoportables! Pero las mamás siempre los perdonan porque saben que solo es exceso de amor. Nueve meses que parecen 100 años Los papás también viven con intensidad esos nueve largos meses de espera. Se emocionan con cada patadita del bebé y morirían por poder sentir más de lo que sus manos les permiten. Algunos sienten antojos y sufren alteraciones del sueño. Mientras el bebé crece, ellos leen revistas, asisten a los cursos prenatales y se afanan en aprender lo suficiente para recibir súper preparados a ese nuevo ser que los desvela. ¡Ya va a nacer! 9 meses esperando el día que nazca para morirse de susto justo en ese momento. Aunque están al bordo de una crisis nerviosa ellos son los conductores elegidos y deben asegurarse no solo de llegar al hospital sino también de cargar la maleta en la que además de la primera ropita del bebé, van todas sus expectativas y temores. Un nuevo colapso emocional sucede en su interior y no saben si angustiarse, sonreír o salir corriendo. Piensan en el dolor de la mamá, en su bienestar, cruzan los dedos para que todo salga bien y sudan más que el día que se hicieron la prueba de embarazo. Ver por primera vez a ese hijo tan esperado hace que todo haya valido la pena. Pañales, teteros, llanto y trasnocho Durante el embarazo muchos de sus amigos les dijeron que aprovecharan y durmieran todo lo posible, pero no lo hicieron lo suficiente. Las noches no vuelven a ser las mismas: hay que alimentar al bebé, cambiarle el pañal, calmarlo si está nervioso y al otro día madrugar a trabajar. Y aunque son un poquito torpes y pusieron mal muchos pañales, se han esforzado y se han convertido en unos papás de película. Sus pequeños comienzan a crecer y ellos se emocionan con sus sonrisas, sus ocurrencias, y con sus sinceras demostraciones de amor. Todos coinciden al decir que el tener un hijo les cambia el chip y nunca vuelven a ser los mismos. Ese que antes se tiraba en parapente, hacía clavados a gran altura y se creía Schumacher al volante, de repente se vuelve cauto y prudente. Quieren asegurarse de estar ahí para esos pequeños seres que los hacen felices, verlos crecer y llenarlos de amor todos los días. Salen corriendo del trabajo para no encontrar a sus bebés dormidos y poder disfrutarlos por un par de horas. Bañarse con ellos, ver un partido de fútbol, ir a una piscina o simplemente verlos dormir, se convierten en los momentos más esperados y gratos. La vida adquiere un nuevo sentido con nombre propio al que ellos quieren más que a nada en el mundo.

El sueño de ser mamá como proyecto de vida

"El siglo XXI ofrece a las mujeres muchas alternativas de vida. Hoy, como nunca antes, las mujeres pueden estudiar, trabajar, ser empresarias y hacer casi cualquier cosa que se les ocurra. Aunque la idea de la maternidad también ha cambiado con los años, no hay duda de que para muchas mujeres sigue siendo un anhelo y sobre todo un proyecto de vida, convertirse en madres." Un bebé llegará para cambiar tu vida, para inundarla de nuevas emociones, para llevarte a caminar un sendero que nunca has pisado. Hoy queremos darte algunos tips y recomendaciones para que consigas ese estado feliz del embarazo y comiences esta aventura incomparable. Recuerda que estas indicaciones pueden no ser efectivas en todos los casos. Si después de seguir estos pasos aún no quedas embarazada, visita a un especialista o un ginecólogo de confianza para recibir asesoría personalizada. Visita a tu ginecólogo de confianza Consulta a un ginecólogo para que te haga un chequeo completo y determine cuál es tu estado de salud actual. Un embarazo implica drásticos cambios en tu cuerpo y es muy importante que estés segura de que todo está en orden antes de concebir. Aunque no lo creas tu salud y la de tu bebé dependerán de esta visita, pues desde allí se pueden detectar enfermedades y condiciones que podrían afectar el normal desarrollo de tu embarazo. Conoce cuáles son tus días fértiles Para identificar cuáles son tus días de ovulación utiliza nuestra nueva aplicación para móviles InSer, allí encontrarás un calendario con el que podrás determinar cuáles días del mes te encuentras fértil. Conocer esta información será de gran ayuda para conseguir un embarazo, pues en cada ciclo menstrual solo liberas un óvulo y tienes pocos días para que ese óvulo sea fecundado.Si tus períodos son irregulares será muy difícil determinar con exactitud cuáles son tus días fértiles, en ese caso lo mejor es que visites a tu médico para que te ayude a identificarlos. Comienza a trabajar con tu pareja Una vez que hayas identificado cuáles son los días fértiles comienza a trabajar para conseguir tu embarazo. Evita la ansiedad y los nervios, pues el estrés es una de las causas más comunes de infertilidad. Comienza a tener relaciones sexuales con tu pareja tres días antes de la ovulación y hasta el último día. No te presiones ni presiones a tu pareja para tener varias relaciones sexuales en un mismo día, esto solo logrará disminuir la calidad del esperma haciendo más difícil la tarea. Es recomendable que entre los días 11 y 18 de tu ciclo menstrual sostengas al menos tres encuentros sexuales. Mejora tu calidad de vida Es indispensable que en tu dieta incluyas frutas y verduras en abundancia. La alimentación de tu pareja también es muy importante, pues de ello dependerá la calidad y la abundancia de los espermatozoides. Es muy importante que no consuman licor, tabaco o drogas, pues esto disminuye los niveles de testosterona y afecta la cantidad y calidad del esperma. No te sientas presionada para cambiar tus hábitos, ten presente que un cambio positivo de éstos mejorará por completo tu calidad de vida y será más fácil conseguir un embarazo. Cuando intentas quedar embarazada de manera natural lo más probable es que suceda dentro de los 3 primeros meses. Si no lo logras no te alarmes, comienza a evaluar otros aspectos como tu edad, pues la fertilidad disminuye con los años. Si tienes más de 35 años busca la ayuda de un especialista en fertilidad. Si no superas esta edad y llevas más de seis meses intentándolo no te asustes, sigue trabajando seis meses más antes de consultar con un especialista. Puedes poner mucho de tu parte para lograr ese embarazo que tanto deseas, ¡deja el estrés, sigue estos pasos y espera las buenas noticias!

Salgamos de dudas

¡Por fin estás embarazada después de tantos años de intentos! Y no solo cambió tu vida por completo sino que además estás llena de preguntas. Se mezclaron todos los miedos y las expectativas que genera un reto tan grande como la maternidad, porque proteger a ese maravilloso ser que crece en ti se ha convertido en lo más importante. Estás ansiosa y cualquier recomendación que recibes es bienvenida: mitos y creencias de amigas, tías y abuelas que harán todo lo posible para que tu bebé nazca sano y feliz. Son tantas ideas diferentes que no sabes cuál de todas es cierta. Que si la barriga es redonda será una niña, que cuidado con quedarte con antojos porque esto afectará al bebé, que si tienes acidez estomacal es porque tu bebé nacerá con mucho pelo y que ni se te ocurra ver un eclipse porque te vas a arrepentir. Lee con atención las siguientes recomendaciones, así podrás aclarar dudas y comprobar que tan ciertos son estos mitos que con seguridad ya has escuchado. Mito 1: “Durante el embarazo tendrás que comer por dos” Aunque es cierto que en el embarazo tu metabolismo se acelera, y que necesitarás una cantidad extra de nutrientes, no es cierto que tengas que comer por dos. No es bueno que aumentes mucho de peso, pues esto puede generar otras complicaciones como hipertensión o diabetes gestacional. Algunos nutrientes son indispensables: suplementos de hierro, ácido fólico y calcio, sobre todo en los últimos meses de embarazo. Busca la asesoría de un experto en nutrición y así tendrás la tranquilidad de que tanto tú como tu bebé están alimentándose de forma adecuada. Mito 2: “Está prohibido tinturarse el cabello durante el embarazo” Es muy importante que te cuides, en especial los primeros tres meses del embarazo, etapa en la que se está formando el bebé, pues cualquier estímulo externo podría afectar el normal proceso de gestación. Algunos tintes para el cabello tienen productos químicos que se absorben por la piel y que pueden afectarlo, igual sucede con otras sustancias como los antibióticos, el alcohol y el cigarrillo. Antes de usar un tinte o de consumir cualquiera de estas sustancias consulta con tu médico. Mito 3: ¡No te quedes con el antojo porque puedes hacerle daño al bebe! Seguramente has escuchado muchas historias de mujeres embarazadas que comen tierra, ladrillo y otras cosas igual de exóticas. Según el mito, quedarse con antojos insatisfechos podría traer problemas físicos para el bebé, pero esto es totalmente falso. Lo que sí es cierto, es que si tienes deficiencia de algún nutriente importante tu cuerpo te lo hará saber y por eso sentirás la necesidad de comer algunos alimentos en específico. Si esto pasa consulta con tu ginecólogo para que te haga un chequeo e identifique la causa de esos antojos. Mito 4: “En embarazo no puedes viajar” Todos los embarazos son diferentes y por lo general las restricciones de viaje se hacen a las pacientes que tienen embarazos de alto riesgo. Si este no es tu caso no te preocupes, si viajas en avión o en carro no tendrás ningún problema. Lo que sí debes evitar es el uso de botes, lanchas rápidas o montar a caballo, pues las vibraciones fuertes pueden causarte dolores e incluso generar contracciones. Si tu viaje es en avión y debes pasar por rayos X avisa de tu embarazo al personal encargado. Los detectores de metales no representan riesgo alguno. Mito 5 : “A tu bebé no le gustan los olores fuertes” No es que no puedas aspirar olores como los de los jabones y perfumes, debes tener cuidado con ciertas sustancias que son tóxicas para cualquier persona, no solo para una mujer embarazada. Es recomendable que no aspires los gases expelidos por blanqueadores ni el olor de pinturas con alto contenido de plomo, pues pueden tener un efecto negativo en ti o en tu bebé. ¿Conoces otro mito del que no hayamos hablado? ¡Cuéntanos cuál es y comparte con nosotros!

Tratamientos de fertilidad

Si  una pareja ha estado tratando de lograr el embarazo sin éxito durante 12 meses o más se considera que hay un problema de infertilidad, es allí cuando se hace necesario consultar las diferentes opciones de tratamientos de fertilidad. Las causas de la infertilidad pueden estar asociadas a problemas en el sistema reproductivo de la mujer, del hombre, o de ambos a la vez, aunque en algunas ocasiones se da por factores desconocidos, y será el estudio de estas, el que determine los tipos de tratamiento de fertilidad a emplear en cada caso. Niveles de complejidad en los tratamientos de fertilidad Los tratamientos de fertilidad dependiendo de la complejidad se pueden clasificar como de baja o alta complejidad. Los primeros, los tratamientos de fertilidad de baja complejidad, podríamos catalogarlos como más “naturales”, ya que la intervención humana es menor y la fertilización se da en el cuerpo de la mujer. Una vez detectada la base del problema de infertilidad, se trata de favorecer el embarazo aplicando algún tipo de medida correctora o estimulando y sincronizando el ciclo fértil de la mujer. Sin embargo, incluso dentro de este tipo de tratamientos hay diferentes niveles: los más naturales, serían aquellos que mejoran las condiciones en las que se produce el embarazo, ya sea induciendo la ovulación o potenciando los espermatozoides. Un siguiente nivel, implica la realización de una o varias cirugías para solucionar problemas funcionales y anatómicos en la mujer o el hombre, y finalmente estaría la Inseminación Artificial, en la que se optimiza el ciclo fértil de la mujer, propiciando un ambiente más adecuado para que al introducir los espermatozoides al útero mediante un procedimiento sencillo, pueda darse la fecundación. Al hablar de tratamientos de fertilidad de alta complejidad, estamos haciendo mención a los casos en los que no es posible conseguir que la fecundación se produzca en el interior del cuerpo de la mujer y es necesario llevar a cabo el proceso en laboratorio. Esto es lo que comúnmente se conoce como Fecundación In Vitro. ¿Cuáles son las posibilidades de éxito de los tratamientos de fertilidad? El porcentaje de éxito de cada uno de los tratamientos de fertilidad, puede ser variable. Los tratamientos de fertilidad de baja complejidad presentan una tasa de éxito del 50 al 60% en un acumulado de 4 a seis meses Por su parte los tratamientos de fertilidad de alta complejidad, como la Fecundación In Vitro, suelen presentar resultados satisfactorios más a corto plazo, ya que su tasa de éxito es similar, entre un 50-60% pero por cada intento. En definitiva, el estudio de las causas que motivan la infertilidad será lo que determine cuál de las opciones de tratamientos de fertilidad es la más adecuada y cuál será su porcentaje de éxito. Video tratamientos de fertilidad En este video, el Doctor Sergio Tamayo Hussein, Médico Ginecólogo especialista en Reproducción Humana de Inser, habla de los diferentes Tratamientos De Fertilidad

Infertilidad femenina: causas

"Desgraciadamente, no existe una forma de prevenir la infertilidad femenina cuando ésta tiene un origen genético o surge como consecuencia de una enfermedad, pero sí existen medidas que pueden tomarse a modo de prevención para evitar que la mujer pueda tener problemas para quedar embarazada." La infertilidad femenina tiene múltiples causas, algunas de ellas desconocidas. Ver video sobre Infertilidad femenina Del estudio de estas causas, se ha determinado que los problemas que ocasionan la infertilidad femenina, se centran en tres áreas: Problemas de ovulación Problemas en las trompas Problemas en el útero Los problemas de ovulación y la infertilidad femenina La causa más frecuente de infertilidad femenina tiene su origen en problemas ovulatorios, el ciclo menstrual de una mujer suele ser regular y periódico, pero cuando esto no se da, puede ser a causa de diferentes factores como desórdenes hormonales, existencia de quistes, uso de sustancias psicoactivas como drogas o alcohol, estrés, sobre peso, o problemas tiroideos; incluso la realización de ejercicio físico muy intenso puede incidir ya que induce a la pérdida acelerada de grasa corporal teniendo un impacto negativo sobre la ovulación. Los problemas en las trompas y la infertilidad femenina Las Trompas de Falopio cumplen un papel relevante en la fertilización, ya que es en ellas donde se da el encuentro entre el óvulo y el espermatozoide y posterior formación del embrión, que luego avanza al útero para su implantación y desarrollo. Las complicaciones relacionadas con las trompas de Falopio son menos frecuentes, pero también son causa, en bastantes casos, de la infertilidad femenina, ya que cuando se comprometen sus finas estructuras por obstrucción u otras causas no es probable la concepción. Los problemas en el útero y la infertilidad femenina El útero cumple una función altamente relevante ya que en él se da la implantación y posterior desarrollo del embrión; cuando este órgano se ve afectado por infecciones, inflamaciones, pólipos o defectos de nacimiento, aunque la ovulación no presenté problemas, habrá dificultades para la implantación y por lo tanto no será posible concebir un embarazo. También el moco cervical anormal puede provocar infertilidad femenina, al impedir que los espermatozoides puedan alcanzar el óvulo o penetrar en él. Como puede comprobarse, existe un amplio abanico de causas para la infertilidad femenina, razón por la cual es importantísimo que la mujer que la esté padeciendo, consulte con un especialista, para que le haga los estudios necesarios que le ayuden a determinar cuál de ellas es la que la está afectando y tomar medidas oportunas. Estas medidas, en el caso de problemas ovulatorios, suelen centrarse en la administración de medicamentos por vía oral o inyectable, mientras que, si el problema de la infertilidad femenina es de otra índole, puede recurrirse a tratamientos más complejos, como la Inseminación Artificial o la Fecundación in Vitro. Desgraciadamente, no existe una forma de prevenir la infertilidad femenina cuando ésta tiene un origen genético o surge como consecuencia de una enfermedad, pero sí existen medidas que pueden tomarse a modo de prevención para evitar que la mujer pueda tener problemas para quedar embarazada, como tener sexo seguro para no contraer enfermedades de transmisión sexual, evitar el uso de drogas y alcohol y tener una higiene adecuada. Video Infertilidad femenina y sus causas En el siguiente video, Ana María Medina, Gerente de Mercadeo de inSer, habla de manera detallada sobre la infertilidad femenina y sus causas:

¿Cómo enfrentamos la posibilidad de no ser papás?

  "No es fácil enfrentarse a la posibilidad de no poder cumplir el sueño de realizar una familia, pero si podemos evitar que esa dificultad se nos convierta en un problema más complejo y difícil de manejar." Cuando éramos niñas pasamos muchas horas jugando a ser mamá. Teníamos cocina, ropa, pañales, teteros, cobijas y más. Éramos unas madres estrictas, que regañaban a sus muñecas cuando se negaban a comer y que peinaban con amor esas largas cabelleras de plástico. Aunque crecimos y nos alejamos de esas protagonistas de nuestra infancia, el sueño de dar todo el amor y los cuidados a un pequeño ser permaneció en muchas de nosotras. Encontramos a alguien que consideramos el indicado para realizar ese sueño, nos casamos y decidimos formar una familia. Nadie nos dijo que quedar en embarazo podría ser una tarea difícil y como nunca lo imaginamos, tampoco nos preparamos para enfrentar ese obstáculo de la mejor manera. ¿Qué pasa con nuestra vida de pareja cuando tenemos dificultades para engendrar un hijo? Cuando nos percatamos de que lograr ese sueño de ser padres no será tan fácil aparecen una cantidad de sentimientos encontrados, cuestionamientos, dudas, miedos y sobre todo, mucha frustración. Aparecen unas ideas fantasma que rondan nuestra cabeza y nos atormentan a diario: nos culpamos, pensamos que nuestro matrimonio se va acabar, que la vida en pareja ya no tiene sentido, que si no podemos ser padres todo se vendrá abajo. Nos agobiamos debajo de los miedos y las suposiciones y esa frustración de no poder ser padres se convierte en la causa de nuevos problemas y dificultades. Estas reacciones terminan por afectar la comunicación de la pareja, pues cada uno vive su proceso de una manera diferente y ante la avalancha emocional es difícil establecer puntos de encuentro. Se aumentan las fisuras y las diferencias y comienza a perderse ese vínculo que nos unía como pareja y la ilusión de lograr juntos lo que nos proponemos. Buscar un hijo se convierte en el único objetivo y sin darnos cuenta esto consume nuestra tranquilidad. La vida sexual se ve especialmente afectada, pues eso que antes nos proporcionaba placer, gozo y disfrute al lado de nuestra pareja, se convierte en una tarea. Ya no hacemos el amor con espontaneidad sino que lo programamos, marcamos las fechas y las horas y cumplimos el cronograma como si se tratara de una obligación. No es fácil enfrentarse a la posibilidad de no poder cumplir el sueño de realizar una familia, pero si podemos evitar que esa dificultad se nos convierta en un problema más complejo y difícil de manejar. Por eso es muy importante que en ese proceso de perseguir el sueño de convertirnos en padres, contemos con apoyo psicológico. Esto nos ayudará a entendernos a nosotras mismas, trabajar en nuestras propias frustraciones, dolores y miedos para luego encontrarnos con el otro, unir esfuerzos y así, conseguir juntos el objetivo. Identificar y compartir nuestros sentimientos es un gran ejercicio, este nos permitirá liberarnos y nos ayudará a escucharnos. Escribir sobre ese remolino de sentimientos que sentimos dentro sirve para que ordenemos nuestras ideas y para desahogarnos. Hablemos del tema con personas diferentes a tu pareja, recibiremos consejos y aportes de quienes ven la situación desde fuera. Si tenemos la oportunidad de hablar con una pareja que haya atravesado la misma situación, seguro se convertirán en una gran guía, pues nadie podrá entendernos mejor. Dejemos de culparnos, los problemas de fertilidad no son una condición de la qe alguien deba sentirse responsable. Es mejor concentrarnos en el futuro y en asumir de la mejor manera esta situación inesperada. Aunque puede ser difícil lograrlo, debemos tener un control y evitar que nuestras vidas giren única y exclusivamente alrededor de la búsqueda del bebé. No dejes de hacer lo que te gusta, tanto en soledad como en pareja, sal a pasear, ve al cine, duerme hasta tarde o pásate por un spa, lograrás despejar tu mente y mantener tu vida en equilibrio. Tú y tu pareja decidirán cómo será el camino. Recuerda que la orientación psicológica es tan importante como la orientación médica a la hora de buscar un embarazo, pues te ayudará a ver las situaciones desde otra óptica, te permitirá entenderte tanto a ti como a tu pareja y será un gran apoyo para los momentos de angustia, tristeza y desazón. Nunca dudes del poder que las emociones tienen sobre tu cuerpo, verás que una vez que logres comunicarte con tu pareja y sincronizarte con ella en el mismo tono, las posibilidades de éxito aumentarán y disfrutarás del proceso en lugar de padecerlo.

¿La fertilidad es afectada por la endometriosis?

La endometriosis no siempre tiene porque afectar la fertilidad, pero cuando lo hace, hay que aplicar algún tipo de tratamiento para evitar que esta enfermedad tenga consecuencias permanentes." Para explicar la endometriosis, hay que decir primero que la menstruación en las mujeres hace parte de un ciclo natural, en donde el útero libera el tejido endometrial, que es el recubrimiento interno del útero y donde se implantan los embriones y que al no ocurrir el embarazo se expulsa por vía vaginal. La endometriosis es una enfermedad que se genera cuando parte de estos tejidos no son expulsados del cuerpo, sino que caen al interior del abdomen y se adhieren a las trompas y ovarios, obstruyendo los conductos naturales donde ocurre la fertilización de los óvulos y espermatozoides. Dependiendo de qué tan severa sea la endometriosis, esta puede causar dolor e incluso infertilidad. Esterilidad provocada por endometriosis Las estadísticas dicen que el porcentaje de mujeres con endometriosis que presentan problemas de infertilidad se sitúa entre el 30% y 50%. Las causas por las que la endometriosis puede afectar la capacidad fértil de una mujer son varias. Por un lado, la posibilidad de implantación del embrión se reduce. Además, si la endometriosis compromete las trompas, la fecundación del ovocito se dificulta. Tratamiento para recuperar la fertilidad ante un problema de endometriosis Como ya hemos señalado, la endometriosis no siempre tiene porque afectar la fertilidad, pero cuando lo hace, hay que aplicar algún tipo de tratamiento para evitar que esta enfermedad tenga consecuencias permanentes. El tratamiento puede ser de tres clases: médico, quirúrgico o una combinación de ambos. Y para saber cuál es el adecuado, el especialista necesita detectar en qué grado se ha desarrollado la endometriosis. El grado se establece mediante el estudio de los implantes endometriosicos: donde se encuentran, cuántos son, a qué profundidad se sitúan y su tamaño. Según dicha información, se califica la endometriosis como de grado mínimo, leve, moderado o severo. La endometriosis mínima o leve, se maneja a través de medicamentos para reducir los síntomas asociados al dolor, si tiene incidencia en la fertilidad, tendrá que manejarse quirúrgicamente a través de laparoscopia, recomendada también para casos moderados o severos de endometriosis. Si estos tratamientos para paliar la infertilidad motivada por endometriosis son ineficaces, la mejor opción que tiene la paciente es recurrir a las técnicas de reproducción asistida, como la fecundación in vitro, que aumentará de manera significativa sus opciones de quedar embarazada. Quizás te interese también este video sobre Infertilidad Femenina

Cáncer de seno: ¿cuándo consultar al médico?

"Busca ayuda médica si notas una retracción del pezón o de la piel del seno, nódulos que persisten independientemente del día del ciclo, secreción sanguinolenta por el pezón o protuberancias en la zona axilar y cerca a la clavícula." Los senos son una parte muy importante del cuerpo de la mujer, no solo por su funcionalidad sino por lo que representan y significan en nuestro imaginario de feminidad. Hablar de cáncer de seno nunca será un tema fácil, pues siempre despertará en nosotros temores y angustias. Lo más indicado no es evitar el tema, sino aprender a prevenir, a cuidarnos y a hacernos responsables de nuestra propia salud. Este mes se celebró el Día mundial de la Lucha contra el Cáncer de Seno, su propósito es justamente concientizarnos de que el autocuidado es la clave para detectar un cáncer de seno a tiempo y actuar con efectividad. Es cierto que el cáncer de seno es el tipo de cáncer más frecuente entre las mujeres pero también es cierto que es prevenible y, sobre todo, tratable. Primero debes aprender a conocerte. Conoce y reconoce tus senos para que puedas detectar cualquier cambio. Asesórate con tu médico de confianza y aprende a hacerte el autoexamen, este es el primer paso y el más importante en la cadena de la prevención. Lleva un control y anota las fechas en las que te haces el autoexamen, así no lo olvidarás ni pasarás mucho tiempo sin realizarlo. ¿Cuándo debes consultar con el médico? Busca ayuda médica si notas una retracción del pezón o de la piel del seno, nódulos que persisten independientemente del día del ciclo, secreción sanguinolenta por el pezón o protuberancias en la zona axilar y cerca a la clavícula. Con estos síntomas el médico ordenará unos exámenes para precisar el diagnóstico, generalmente una mamografía o una ecografía según cada caso. ¿Qué diferencia hay entre una mamografía y una ecografía? La mamografía suele ser el primer examen que los médicos ordenan ante cualquier cambio o síntoma de alarma. La mamografía aplica radiación para explorar las mamas y se aconseja que todas las mujeres mayores de 40 años se realicen una cada año. La ecografía utiliza ultrasonidos y permite diferenciar entre quistes, nódulos de grasa, tumores y fibroadenomas. Así, cuando la mamografía arroja un resultado sospechoso o no concluyente, una ecografía permitirá al médico hacer un diagnóstico más preciso. ¿Cuál es el paso a seguir si te detectan una lesión benigna? Lo más recomendable es hacer un seguimiento a la lesión para detectar a tiempo cualquier cambio en su comportamiento. Generalmente se indica hacer una ecografía o una mamografía cada seis meses durante dos años. El último paso para concluir que se trata de un caso de cáncer es hacer una biopsia. Este examen realiza extracción de tejido mamario para examinarlo en busca de signos de cáncer o de otros trastornos. De acuerdo a los resultados de la biopsia el médico indicará cuál es el tratamiento más indicado, para esto se tienen en cuenta los antecedentes de la paciente, si ya había tenido biopsias previas o si existen familiares en primer grado de consanguinidad con casos de cáncer. ¿Todos los tratamientos implican mastectomía? No necesariamente. Lo importante es hacer el diagnóstico lo antes posible, esto permitirá recurrir a otras opciones como la quimioterapia para reducir el tumor o cirugías más conservadoras. Anteriormente se hacía la mastectomía en la mayoría de los casos, pero en la actualidad se puede extraer únicamente la zona donde está el tumor e incluso solo el ganglio que está comprometido. Además se puede reconstruir inmediatamente el seno, así las mujeres conservan su identidad corporal y su autoestima. ¿El cáncer de seno afecta de alguna manera tu fertilidad? No es el cáncer exactamente lo que genera problemas de fertilidad, sino tratamientos como la quimioterapia y la radioterapia, que impactan el tejido ovárico de la mujer. Si en tus planes está ser madre, el cáncer no es una razón para abandonar la idea, pues actualmente existen alternativas que te permiten mantener tus planes. Una de estas opciones es la vitrificación, procedimiento por medio del cual extraen óvulos de tu cuerpo antes de comenzar tu tratamiento para almacenarlos y evitar las consecuencias de la quimio y la radioterapia. Así, una vez que estés sana y recuperada, podrás retomar tu vida y seguir con tus proyectos, incluido el ideal de ser mamá. No dejes de hacerte el autoexamen o de consultar con tu médico por miedo o por vergüenza. Como puedes ver, el primer paso lo das tú, la primera alerta depende de ti y ese es el momento decisivo. Quererte no es solo ir a la peluquería, hacer ejercicio y vestirte bien. Mírate al espejo cada día y nunca olvides que la persona que ves reflejada es la responsable de tu salud, de tu cuidado y de tu futuro.

Donación de óvulos: una solución alternativa a la infertilidad

"La donación de óvulos puede considerarse como un método totalmente seguro, tanto en el aspecto físico como en el psicológico." La donación de óvulos es una técnica que la ciencia ha desarrollado para combatir la infertilidad en mujeres que tienen pocas posibilidades o ninguna de lograr un embarazo con sus propios óvulos. Este mes se celebró el Día mundial de la Lucha contra el Cáncer de Seno, su propósito es justamente concientizarnos de que el autocuidado es la clave para detectar un cáncer de seno a tiempo y actuar con efectividad. Es cierto que el cáncer de seno es el tipo de cáncer más frecuente entre las mujeres pero también es cierto que es prevenible y, sobre todo, tratable. ¿Cuáles mujeres recurren a la donación de óvulos? En otros artículos hemos mencionado que la infertilidad femenina puede tener múltiples causas, entre ellas está la falla ovárica. Esta condición puede darse por tres causas, por pérdida de los ovarios o de la función ovárica como consecuencia de una intervención quirúrgica o después de padecer enfermedades severas como el cáncer; por una condición genética que se refleja en una baja producción de óvulos o ausencia de ovulación, o en mujeres que por su edad avanzada producen óvulos de baja calidad. Este último caso es cada vez más frecuente, ya que los cambios experimentados en la sociedad han llevado a que muchas mujeres posterguen la maternidad hasta edades cercanas a los 40 años. ¿En qué consiste la donación de óvulos? El programa de donación de óvulos, consiste en elegir una mujer donante y se estimula para producir un mayor número de óvulos y a la receptora se le prepara el útero para recibir posteriormente los embriones. Los óvulos de la donante se preparan en el laboratorio, al igual que los espermatozoides del esposo de la receptora y haciendo uso de técnicas de reproducción asistida como el In vitro se fecundan en el laboratorio. Una vez formados los embriones se transfieren al útero de la mujer receptora. Aspectos psicológicos de la donación de óvulos Uno de los puntos que causa cierta controversia al hablar de donación de óvulos, es el posible desapego que la madre pueda sentir por su hijo al no tratarse de un niño engendrado con sus propios óvulos. En otras palabras, puesto que el material genético que recibe el niño no corresponde a su madre, sino a una donante. ¿Hay peligro de rechazo? Los estudios llevados a cabo y la experiencia de casos anteriores demuestran que este hipotético rechazo no se produce. El vínculo psicológico que genera el embarazo durante nueve meses, con una nueva vida desarrollándose en el interior del cuerpo de la madre, es mucho más fuerte que las reticencias que puedan existir por este motivo. De hecho, se ha comprobado que, en una mayoría de ocasiones, las madres llegan incluso a olvidar el hecho de la donación de óvulos y viven la maternidad como si el proceso hubiese tenido lugar de forma totalmente tradicional. Por lo tanto, la donación de óvulos puede considerarse como un método totalmente seguro, tanto en el aspecto físico como en el psicológico.

El embarazo y el cáncer: la fertilidad ante un tratamiento contra el cáncer

De cualquier manera, la fertilidad y en consecuencia un embarazo no tienen por qué verse necesariamente limitados por el cáncer. Hoy en día se puede decir que el cáncer es una enfermedad curable con una tasa muy alta de supervivencia, más aún cuando el diagnóstico se hace de forma precoz. Esto ha hecho que los profesionales de la medicina más allá de combatirlo, se preocupen por mejorar la calidad de vida de los pacientes cuando han superado la enfermedad. Una mujer que se enfrenta a un diagnóstico de cáncer puede ver afectada su fertilidad como consecuencia del tratamiento que se utiliza para eliminarlo del cuerpo, ya que tanto la radioterapia como la quimioterapia pueden interrumpir la función ovárica, limitando o anulando sus posibilidades de quedar en embarazo. ¿Combatir el cáncer o buscar un embarazo? Cuando se diagnostica un cáncer, la prioridad sin duda es combatirlo, sin embargo, es importante que la paciente conozca todas sus opciones y tome medidas preventivas para proteger la fertilidad antes de iniciar el tratamiento y buscar, si así lo desea, un embarazo cuando esté sana. Opciones para preservar la fertilidad en pacientes diagnosticadas con cáncer Existen dos alternativas de preservación de la fertilidad: la preservación de Tejido Ovárico y la preservación de óvulos. La Preservación de Tejido Ovárico está indicada para niñas o mujeres que no han iniciado su vida sexual, o para pacientes que cuentan con al menos una semana antes de iniciar el tratamiento para el cáncer. Esta técnica, se realiza extirpando todo o parte de un ovario. El tejido ovárico se corta en pequeñas tiras, se congela y se almacena para su utilización posterior. Una vez finalizado el tratamiento contra el cáncer el tejido se descongela y se ubica de nuevo bien cerca de las trompas de Falopio o en el abdomen; donde se regenera y recupera su función. Sin embargo, no siempre es viable esta posibilidad, ya que cuando se presentan leucemias, linfomas o cáncer de ovario, el riesgo que conlleva volver a ubicar células cancerosas en el cuerpo es demasiado elevado y es preferible no correr riesgos. Para mujeres con el diagnóstico antes mencionado o que ya iniciaron el tratamiento de quimioterapia se recomienda la segunda alternativa que es la preservación de óvulos. En este caso, lo que se hace es extraer óvulos maduros de los ovarios, que previamente han sido estimulados, y congelarlos para ser usados en un futuro en tratamientos de fertilidad asistida, donde estos óvulos son fecundados con los espermatozoides de la pareja en el laboratorio, para formar un embrión que posteriormente será implantado en el útero de la paciente. De cualquier manera, la fertilidad y en consecuencia un embarazo no tienen por qué verse necesariamente limitados por el cáncer. En caso de que se diagnostique esta enfermedad, lo mejor es hablar con el médico para explorar opciones de curación y si es posible preservar la fertilidad.

Yo no quería ser mamá, pero ahora… tal vez sí

"Desde que nacen, las mujeres contienen en sus ovarios una cantidad definida de óvulos, que año tras año se va reduciendo y perdiendo calidad." Hoy en día se debate mucho el tema sobre si la realización de una mujer depende del poder ser madre; hay posiciones a favor y en contra y queremos que sepas que sea cual sea tu posición es completamente respetable, porque la maternidad bajo ninguna perspectiva define la esencia de una mujer. Tener hijos debe ser una decisión libre, espontánea y que nace del corazón. Ese sentimiento se despierta muy temprano en algunas mujeres y en otras no aparece o lo hace tardíamente. En este punto quisiéramos hacer un alto, porque todos los días nos llegan mensajes de mujeres angustiadas que desean un embarazo que antes nunca tuvieron dentro de sus prioridades; que tomaron durante muchos años precauciones para no quedar en embarazo o incluso recurrieron a procedimientos radicales como la ligadura de trompas. Mujeres que de forma tardía replantean su posición porque la vida les cambió: encontraron una nueva pareja, lograron la estabilidad económica que siempre habían soñado o simplemente se dieron cuenta que no querían estar solas el resto de la vida, y entonces lo que por años evitaron se convierte en una obsesión. Para ellas tener bebé se vuelve una carrera contra el tiempo. A los 40 años la fertilidad se reduce considerablemente y asistir a un Centro de Fertilidad ya no es una opción sino una necesidad. Por eso queremos presentarte todas las opciones que debes considerar si dentro de tus planes está (o no) tener un hijo después de los 35. Siempre será mejor tener un plan B Es probable que ya hayas escuchado sobre la criopreservación de óvulos, una técnica que cada vez toma más fuerza y que se presenta como una alternativa para postergar la fertilidad en mujeres menores de 38 años.Desde que nacen, las mujeres contienen en sus ovarios una cantidad definida de óvulos, que año tras año se va reduciendo y perdiendo calidad, con un pico de fertilidad entre los 20 y 30 años y un descenso significativo después de los 35 años. Con la criopreservación lo que se busca es conservar óvulos de la mujer cuando está joven para que pueda usarlos más adelante en tratamientos de reproducción asistida, incluso si supera los 40 años. Conservar los óvulos a partir de los 30 años es como tener un Plan B de fertilidad, que puedes o no usar más adelante; todo depende de tus planes de vida. Lo que sí es claro es que te dan la tranquilidad de saber que, si reconsideras la maternidad en una edad no tan fértil, puedes recurrir a ellos. Detecta si tienes un problema de fertilidad Si llevas más de 6 meses buscando un embarazo sin conseguirlo y tienes más de 35 años, te recomendamos consultar con un especialista para realizar estudio completo de fertilidad, donde te evalúa a ti y a tu pareja para determinar la causa del problema y recomendar el tratamiento reproductivo indicado. En el campo de la Fertilidad podemos ofrecerte muchas alternativas, que van desde técnicas para inducir la ovulación hasta tratamientos de reproducción asistida como la fertilización In-vitro, todo depende de la condición médica, edad y las condiciones de la pareja. Debes tener en cuenta que, en cualquier caso, el tiempo es un factor importante, que puede jugar a tu favor o en tu contra. Por eso te recomendamos consultar tan pronto identifiques que puedes tener un problema para la concepción de un embarazo. Finalmente, y aunque está claro que la realización personal de una mujer no depende de si es madre o no, es importante tener presente que la vida puede dar un giro inesperado y la forma como lo enfrentes determinará en gran parte el que alcances tu objetivo final.

¿Es posible programar un embarazo de mellizos o gemelos?

"No hay un modo natural de conseguir un embarazo de mellizos, ni tampoco la ciencia puede garantizarlo, pero sí que hay opciones para aumentar la probabilidad de que éste tenga lugar." Tener un embarazo de mellizos o gemelos es el deseo de algunas mujeres, que con frecuencia recurren a la ciencia médica para tratar de lograr su objetivo de una forma programada. Pero, ¿es esto posible? ¿Realmente se puede programar un embarazo de mellizos o gemelos? La respuesta corta es no. No existe una técnica específica que garantice un embarazo de gemelos o mellizos. Diferencias entre un embarazo de mellizos y un embarazo de gemelos El embarazo de gemelos se produce como resultado de la división de un embrión en dos partes. Esto significa que cada una de ellas comparte material genético con la otra, ya que son el resultado de la unión de un único espermatozoide con un óvulo, por lo tanto vamos a tener bebes del mismo sexo, físicamente muy parecidos y que comparten la misma placenta con crecimiento dependiente el uno del otro. El embarazo de mellizos es diferente, ya que se trata del desarrollo de dos embriones distintos, resultado de la fecundación de dos óvulos diferentes con dos espermatozoides, por lo tanto, tendremos dos bebés, cada uno con su propia placenta y un desarrollo independiente. Qué factores influyen para que se produzca un embarazo de mellizos o gemelos Hay ciertas condiciones que pueden favorecer los embarazos múltiples, estas son: La herencia: es más probable que se produzcan embarazos de mellizos o gemelos en mujeres con antecedentes familiares similares Tratamientos médicos: los tratamientos de reproducción asistida buscan incrementar las posibilidades de lograr un embrazo, por eso es frecuente que se formule medicación para estimular la producción de óvulos, lo que conlleva en algunas oportunidades a desarrollar embarazos múltiples. Así mismo sucede con la fecundación in vitro donde pueden llegar a transferirse hasta dos embriones. Por lo tanto, no hay un modo natural de conseguir un embarazo de mellizos, ni tampoco la ciencia puede garantizarlo, pero sí que hay opciones para aumentar la probabilidad de que éste tenga lugar. ¿Es conveniente buscar un embarazo de mellizos o gemelos? En este video el doctor Germán David Ospina, Médico Ginecólogo Especialista en Reproducción Humana del Instituto de Fertilidad Inser, nos responde esa pregunta y amplía conceptos sobre el embarazo de mellizos y el embarazo de gemelos.

La Natividad

La Navidad o Natividad es la celebración cristiana del nacimiento de un bebé concebido de manera no natural y más bien, de manera milagrosa en una mujer. La biblia tiene otros relatos de concepciones consideradas imposibles, como por ejemplo el embarazo de Sara, una mujer mayor que ya estaba desahuciada para concebir.  Otras religiones y mitos hablan también de concepciones no naturales o sobrenaturales. En el imaginario colectivo ha existido, desde hace mucho tiempo, la posibilidad de la concepción por medios distintos a los ofrecidos por la naturaleza. La tecnología médica ha hecho realidad que muchas de estas concepciones consideradas milagrosas, sean ahora alcanzables y de una manera rutinaria.  Nunca como antes, una pareja tiene opciones para lograr su embarazo. Las concepciones milagrosas actuales incluyen:

¿Es posible quedar embarazada teniendo la menopausia?

El embarazo, por tanto, no es un imposible para las mujeres en la menopausia, sólo es necesario aplicar un tratamiento de fertilidad que solucione el problema de la ausencia de óvulos. Existe la creencia generalizada de que la menopausia supone el final de la etapa reproductiva en las mujeres. Desde el punto de vista hormonal, la menopausia es la ausencia de producción de óvulos por lo tanto también de estrógenos. Por lo que es cierto que, sin estos elementos, no es posible llevar a cabo un embarazo de manera natural, pero ello no significa que una mujer no pueda quedar encinta una vez alcanzada la menopausia.  Menopausia y embarazo Si bien la menopausia supone la finalización de la producción hormonal necesaria para llevar a cabo un embarazo por medios naturales, el embarazo en sí puede llevarse a cabo si el útero está en buenas condiciones y existe una donante que aporta sus óvulos. De esta manera, la fecundación tiene lugar en laboratorio, donde se unen los espermatozoides del progenitor con los óvulos de la donante. Una vez realizado este proceso, conocido popularmente como “fertilización in vitro”, los especialistas en fertilidad seleccionan los embriones más adecuados para poder implantar en el útero de la mujer, y a partir de este momento, el embarazo se desarrolla con la misma normalidad que en cualquier otro caso, ya que la ausencia de producción hormonal (la menopausia), es reemplazada por la producción hormonal de la placenta. Por lo tanto, desde el punto de vista médico, la menopausia no supone la imposibilidad de que se produzca un embarazo, sino, únicamente, una limitación en relación al modo en que éste puede tener lugar. Mientras una mujer produce óvulos normalmente, podrá, si no existen otro tipo de complicaciones, quedar embarazada de forma natural, pero si ya no los produce, por la razón que sea, seguirá teniendo la opción de quedar embarazada siempre que haga uso de las técnicas de fertilización in vitro. Es posible lograr un embarazo en la menopausia. Fertilización in Vitro: alternativa frente a la menopausia La fertilización in vitro no es una técnica tan compleja como a priori se pueda pensar. Básicamente, consiste en recrear en el laboratorio el proceso de unión de un espermatozoide y un óvulo, que habitualmente tiene lugar en el aparato reproductor de la mujer. Es decir, la mujer que, habiendo alcanzado la menopausia por su edad, o que no puede producir óvulos por otros motivos (extirpación de ovarios, quimioterapia, etc), puede seguir teniendo la maternidad al alcance de su mano, simplemente haciendo uso de esta técnica, y utilizando óvulos aportados por una donante. El embarazo, por tanto, no es un imposible para las mujeres en la menopausia, sólo es necesario aplicar un tratamiento de fertilidad que solucione el problema de la ausencia de óvulos. En este video el Doctor Carlos López Clavijo, Médico Ginecólogo Especialista en Reproducción Humana del Instituto de Fertilidad Inser, nos amplía conceptos sobre el embarazo durante la menopausia.

Fertilidad y endometriosis

  La endometriosis es una enfermedad que se genera cuando parte de los tejidos que recubren el útero o tejido endometrial no son expulsados del cuerpo, sino que caen al interior del abdomen y se adhieren a las trompas y ovarios, obstruyendo los conductos naturales donde ocurre la fertilización de los óvulos y espermatozoides. En muchos casos la endometriosis no genera ningún síntoma, sin embargo, si ésta es severa puede causar dolor e incluso infertilidad. Esterilidad provocada por endometriosis: causas Según estadísticas entre el 30% y el 50% de las mujeres que sufren endometriosis pueden presentar problemas de infertilidad, porque por un lado se reducen las posibilidades de implantación del embrión y si la endometriosis compromete las trompas, la fecundación del ovocito se dificulta. Tratamiento para recuperar la fertilidad ante un problema de endometriosis La endometriosis no siempre tiene porque afectar la fertilidad, pero cuando lo hace, hay que recurrir a algún tratamiento para evitar que esta enfermedad tenga consecuencias permanentes. Hay tres clases de tratamiento: : médico, quirúrgico o una combinación de ambos. Y para saber cuál es el adecuado, el especialista necesita detectar en qué grado se ha desarrollado la endometriosis. El grado se establece mediante el estudio de los implantes endometriósicos: donde se encuentran, cuántos son, a qué profundidad se sitúan y su tamaño. Según dicha información, se califica la endometriosis como de grado mínimo, leve, moderado o severo. La endometriosis mínima o leve, se maneja a través de medicamentos para reducir los síntomas asociados al dolor, si tiene incidencia en la fertilidad, tendrá que manejarse quirúrgicamente a través de laparoscopia, recomendada también para casos moderados o severos de endometriosis. Si estos tratamientos para manejar la infertilidad por endometriosis son ineficaces, la mejor opción que tiene la paciente es recurrir a las técnicas de reproducción asistida, como la fecundación in vitro, que aumentará de manera significativa sus opciones de quedar embarazada. Te invitamos a ver más detalles en el siguiente video:

Síndrome de Ovario Poliquístico

Los trastornos de la ovulación son la causa de la infertilidad hasta en el 15% de las parejas y de estos el más frecuente se conoce como síndrome de ovario poliquístico (SOP). La presentación clásica de esta alteración es la mujer con sobrepeso, ciclos menstruales irregulares (generalmente mayores de 35 días), aumento de los vellos en el cuerpo con un patrón de crecimiento similar a los hombres (conocido como hirsutismo), acné, piel y cuero cabelludo grasosos e infertilidad. Sin embargo, como muchas otras patologías, la severidad de los síntomas y su presentación pueden cambiar de una mujer a otra. Es posible que algunas mujeres sufran el SOP pero no tengan acne o alguno de los otros signos o síntomas. Es posible que nunca ovulen o que ovulen esporádicamente. Es posible que sufran infertilidad o que puedan embarazarse espontáneamente.

¿Cuáles son los Tratamientos de Fertilidad? – parte 2

Cuando existen problemas complejos de fertilidad como por ejemplo endometriosis con obstrucción de las trompas de Falopio o disminución severa de la movilidad de los espermatozoides se requieren técnicas mas sofisticadas de reproducción asistida.  Una de ellas es la Fertilización in Vitro. La Fertilización in Vitro consiste en extraer los óvulos del ovario y llevarlos al laboratorio. Allí en condiciones controladas de temperatura y húmedad se ponen en contacto con los espermatozoides del cónyuge para que ocurra la fecundación. Luego se dejan en incubadora por 72 horas hasta que ocurren las primeras divisiones celulares. Ya convertido en un embrión  de varias células se transfiere al útero para que continue su crecimiento.

Los Ciclos Menstruales Irregulares

El ciclo menstrual normal de una mujer puede variar entre 23 y 35 días, siendo en promedio de 28 días. También es normal que en un aňo una mujer tenga uno o dos ciclos anovulatorios que se expresan como un ciclo menstrual irregular. Cuando persitentemente los ciclos son muy cortos o muy largos esto significa que el ovario no está ovulando. A esto se le llama anovulación crónica. La anovulación crónica puede tener consecuencias para la salud de la mujer. La primera de ellas puede ser dificultad para lograr un embarazo. Otras pueden ser anemia, la aparición de acné, aumento de peso, cólicos menstruales, endometriosis y  problemas de colesterol. En su forma mas extrema la anovulación puede terminar en un síndrome de Ovario Poliquístico

Una elección de amor

Forjamos nuestro proyecto de vida paso a paso, que se hace cambiante a través de las experiencias y las vivencias. En el caminar por las diferentes etapas del desarrollo humano, durante el compartir en pareja, inicia el anhelo de ser padres, de traer al mundo un nuevo ser y se proyecta como uno de los mas grandes deseos para la conformación de la familia. En este proceso de soñar con la concepción de un hijo y materializar su existencia en pareja, se dan un sinnúmero de acuerdos, pero a la vez de desacuerdos, de inquietudes, apegos, valoraciones y decisiones que llevan a desgastar el vinculo, mientras se da la llegada de este nuevo miembro. La concepción de un hijo comienza a ser  una prioridad, pero es importante al igual que alimentar los deseos de concebir, seguir cultivando el amor de pareja, el cuidado, el respeto, y la unión con el ser que hemos elegido para vivir nuestro día a día, puesto que el afán por tener un hijo en ocasiones se convierte en una lucha en pareja, y salen a relucir culpas, distanciamientos, miedos, señalamientos y poca valoración por el otro.

El Cáncer y La Fertilidad

El cáncer es una enfermedad de alto impacto a nivel mundial ya que afecta un alto porcentaje de la población. Hasta hace poco, el cáncer se consideraba una enfermedad incurable, pero debido a las nuevas técnicas de quimioterapia, radioterapia y terapia inmunológica, la sobrevida ha mejorado drásticamente. Los médicos y pacientes actualmente se enfocan no solamente en el tratamiento de la enfermedad sino en la calidad de vida de las supervivientes de cáncer. Esto incluye la preservación de la fertilidad.Un ejemplo es el cáncer de seno. En Estados Unidos ha incrementado el caso de mujeres menores de 40 años que presentan esta enfermedad. De estas, aproximadamente el 70% sobreviven al cáncer, pero 42% desarrollan falla ovárica prematura cuyo desenlace es la infertilidad. Esto es debido a que los tratamientos de quimioterapia y radioterapia tienen un impacto negativo sobre los óvulos y espermatozoides. Que se puede hacer durante el diagnóstico y tratamiento del cancer? La preservación de la fertilidad, que es un área de experticia de medicina reproductiva, permite a las personas durante el proceso de diagnóstico y tratamiento inicial del cáncer , tener una opción de conservar su ovulos, tejido ovárico o espermatozoides y de tener hijos que sean producto de sus propios gametos. Existen diferentes tipos de tratamientos para la preservación de fertilidad. Las técnicas más comunes y efectivas son: La congelación (crio-preservación) de óvulos en caso de no tener pareja estable o ser soltera o de embriones en caso de tener pareja estable. También se utiliza la congelación semen. Una segunda técnica es la congelación de tejido ovárico. Esta técnica es muy útil en mujeres que no han iniciado vida sexual o niñas que no han iniciado su menstruación. Hasta hace poco era una técnica experimental, pero actualmente se propone como una técnica innovadora y efectiva para lograr la preservación de la fertilidad. El tratamiento del cáncer no se debe retrasar, ni siquiera para la preservación de la fertilidad. Por esta razón existen diferentes opciones de tratamiento de acuerdo al tiempo que se tiene antes de iniciar el tratamiento oncológico de la siguiente forma: Para pacientes que tienen menos de 1 semana se debe realizar preservación de tejido ovárico por vía laparoscópica. Para pacientes que tienen entre 2-4 semanas se puede realizar una hiperestimulación ovárica de emergencia que no depende del día en el que se encuentre el ciclo menstrual. Para pacientes que tienen más de 4 semanas se puede realizar una hiperestimulación ovárica controlada convencional que se inicia el día en que llega el periodo. ¿Qué se puede hacer después de sobrevivir un cáncer? En general se pueden hacer todos los tratamiento de fertilidad con los que contamos actualmente teniendo en cuenta dos puntos. Uno de ellos es que el tratamiento puede haber destruido también los espermatozoides y óvulos. Si esto es así y no se habían conglado previamente, puede recurrirse a utilizar óvulos o espermatozoides donados. Segundo, en algunos tipos de cáncer que son sensibles a las hormonas sexuales (el cáncer de mama es uno de ellos) no es recomendable utilizar medicamentos que aumenten las hormonas. Por ejemplo la hiperestimulación ovárica que se utiliza para fertilización in vitro, produce un aumento de los niveles de estrógenos alrededor de 15 veces su valor normal. En estos casos se pueden utilizar bloqueadores selectivos de los receptores de estrógenos como el tamoxifeno o inhibidores de la aromatasa como el letrozol que evitan la elevación de los niveles de estrógenos. En los casos más frecuentes en el mundo que son secundarios a cáncer de seno, los resultados de los estudios realizados hasta ahora no muestran ninguna diferencia entre las tasas de sobrevida y recurrencia en pacientes que hicieron el tratamiento de fertilidad contra las que no lo hicieron. Autor: Dr. Ivan Montes

Gemelos y Mellizos: el sueño de un embarazo

Muchas parejas sueñan con disfrutar de un embarazo de Gemelos o Mellizos, sin embargo, lograrlo no es tan sencillo, ya que no es algo que se pueda programar. Diferencia entre Gemelos y Mellizos Lo primero que hay que tener en cuenta es que hay una gran diferencia entre tener gemelos y mellizos, aunque en ambos casos hablemos de dos bebes que se desarrollan simultáneamente en el mismo período gestacional. Quizás le interese saber sobre posibilidades de embarazo después de una ligadura de trompas Cuando hablamos de gemelos nos referimos a dos bebés, que comparten el mismo material genético, que son del mismo sexo, físicamente muy parecidos y que comparten la misma placenta, ya que son el resultado de la división de un embrión en dos partes. Mientras tanto en un embarazo de Mellizos, la mujer tiene una ovulación de más de un óvulo que al ser fecundados, forman dos o más embriones que crecen en placentas diferentes, razón por la cual sus características pueden ser distintas, incluso su sexo. En el primer caso el crecimiento es interdependiente, mientras que en el segundo es independiente. Riesgos de un embarazo de Gemelos o de Mellizos La idea de tener un embarazo de gemelos o mellizos, resulta muy atractiva. Sin embargo, este tipo de embarazo supone ciertos riesgos, tanto para la madre como para sus hijos. Esto se debe a que el cuerpo de la mujer está diseñado para concebir un solo bebé, cuando tenemos más, se aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades asociadas como hipertensión, preeclampsia, diabetes gestacional, sobrepeso, entre otros. Para los bebés, el riesgo está en que no logren llegar a término, naciendo de forma prematura, sin que sus órganos hayan terminado de madurar. Las probabilidades de los embarazos de Gemelos y Mellizos Por todo lo anterior, en el mundo de la medicina y la fertilidad, los médicos no recomiendan buscar de manera premeditada un embarazo múltiple. Si bien es cierto, en un tratamiento de fertilidad pueden aumentarse las posibilidades de gestar mellizos, no es algo que se busque adrede. Los tratamientos y los programas Si quieres profundizar más sobre el tema te invitamos a ver el siguiente video del Dr. Germán David Ospina

¿Cómo disminuir el efecto negativo de la quimioterapia sobre los ovarios?

¿Sirve para algo la co-administración de algún fármaco protector? ¿Qué es un fármaco protector? Se sabe que la quimioterapia lleva a un riesgo de falla del ovario de aproximadamente un 40% en mujeres en edad reproductiva, que  puede ser inclusive del 100%  cuando se da en forma combinada como preparación para un trasplante de medula ósea.  Un  fármaco protector sería aquel que disminuye la destrucción de los óvulos durante el tratamiento con la quimioterapia evitando así el riesgo de falla ovárica.  La falla ovárica se manifiesta clínicamente por ausencia definitiva de menstruaciones, asociada a marcadores hormonales en sangre que confirman la ausencia de función del ovario. Se ha ensayado la coadministración de diversos fármacos durante la quimioterapia.  Dentro de los más evaluados están los agonistas de la GnRH, que por su efecto de inhibir la ovulación mediante un bloqueo de la secreción de hormonas a nivel cerebral, pudiesen hacer menos vulnerable el ovario al efecto tóxico de la quimioterapia y en especial de un subgrupo que incluye los agentes alquilantes, entre los cuales se encuentra la ciclofosfamida.

Me embarazo, pero siempre lo pierdo. Pérdida recurrente del embarazo.

Aunque no se considera infertilidad, perder los embarazos repetitivamente genera tanta o más frustración aún. Este diagnóstico, conocido como Pérdida Recurrente del Embarazo (PRE), se hace en parejas que han perdido 3 o más embarazos.  En estas, el riesgo de una nueva pérdida se aumenta considerablemente y se deben tomar medidas para evitar que esto ocurra.  La PRE ocurre en aproximadamente el 3% de las parejas. En general estas pérdidas ocurren en la primera mitad del embarazo, antes de las 20 semanas.   La PRE se ha asociado a múltiples causas:

He perdido un ovario, ¿disminuye mi fertilidad?

Esta es una pregunta muy frecuente. Hay varias circunstancias  por la cual una mujer  puede haber perdido un ovario. Una de ellas es porque tenía un quiste que por su tamaño o por sus características requirió la extracción completa del ovario. Como es sabido cuando una mujer nace los ovarios  tienen un número aproximado de 2 millones óvulos y que después de nacer no se producen óvulos nuevos. Por el contrario desde el nacimiento empieza a perder en promedio  mil óvulos cada mes, hasta que un día se acaban y el ovario deja de funcionar. A esto se le llama la menopausia. Ocurre usualmente alrededor de los 50 años. Perder un ovario  es entonces,  perder la mitad de la reserva ovárica y esto podría significar  que la menopausia ocurriera mas temprano y que tuviera menos óvulos para logar el embarazo. Afortunadamente esto no es estrictamente así. Una mujer realmente  gasta aproximadamente solo 400 óvulos  durante su vida reproductiva y un solo ovario puede compensar y proveer suficientes para toda la vida reproductiva de la mujer ( de la pubertad a la menopausia ) y para tener todos los hijos que quiera. Una palabra de cautela sin embargo. La circunstancia que llevo a la pérdida del ovario podría repetirse (endometriosis, quistes, etc ) con mas probabilidad si ya sucedió una vez y podría ponerse en peligro la integridad  del segundo ovario y la fertilidad futura. Por este motivo las mujeres con un solo ovario deben de ser muy responsables con su control ginecológico  periódico y sopesar la conveniencia de no posponer demasiado su maternidad.

Tratamientos de fertilidad

Si una pareja ha estado tratando de lograr el embarazo sin éxito durante 12 meses o más se considera que hay un problema de infertilidad, es allí cuando se hace necesario consultar las diferentes opciones de tratamientos de fertilidad. Las causas de la infertilidad pueden estar asociadas a problemas en el sistema reproductivo de la mujer, del hombre, o de ambos a la vez, aunque en algunas ocasiones se da por factores desconocidos, y será el estudio de estas, el que determine los tipos de tratamiento de fertilidad a emplear en cada caso. Niveles de complejidad en los tratamientos de fertilidad Los tratamientos de fertilidad dependiendo de la complejidad se pueden clasificar como de baja o alta complejidad. Los primeros, los tratamientos de fertilidad de baja complejidad, podríamos catalogarlos como más “naturales”, ya que la intervención humana es menor y la fertilización se da en el cuerpo de la mujer. Una vez detectada la base del problema de infertilidad, se trata de favorecer el embarazo aplicando algún tipo de medida correctora o estimulando y sincronizando el ciclo fértil de la mujer. Sin embargo, incluso dentro de este tipo de tratamientos hay diferentes niveles: los más naturales, serían aquellos que mejoran las condiciones en las que se produce el embarazo, ya sea induciendo la ovulación o potenciando los espermatozoides. Un siguiente nivel, implica la realización de una o varias cirugías para solucionar problemas funcionales y anatómicos en la mujer o el hombre, y finalmente estaría la Inseminación Artificial, en la que se optimiza el ciclo fértil de la mujer, propiciando un ambiente más adecuado para que al introducir los espermatozoides al útero mediante un procedimiento sencillo, pueda darse la fecundación. Al hablar de tratamientos de fertilidad de alta complejidad, estamos haciendo mención a los casos en los que no es posible conseguir que la fecundación se produzca en el interior del cuerpo de la mujer y es necesario llevar a cabo el proceso en laboratorio. Esto es lo que comúnmente se conoce como Fecundación In Vitro. ¿Cuáles son las posibilidades de éxito de los tratamientos de fertilidad? El porcentaje de éxito de cada uno de los tratamientos de fertilidad, puede ser variable. Los tratamientos de fertilidad de baja complejidad presentan una tasa de éxito del 50 al 60% en un acumulado de 4 a seis meses- Por su parte los tratamientos de fertilidad de alta complejidad, como la Fecundación In Vitro, suelen presentar resultados satisfactorios más a corto plazo, ya que su tasa de éxito es similar, entre un 50-60% pero por cada intento. En definitiva, el estudio de las causas que motivan la infertilidad será lo que determine cuál de las opciones de tratamientos de fertilidad es la más adecuada y cuál será su porcentaje de éxito. Se puede ver este vídeo sobre tratamientos de fertilidad en: https://www.youtube.com/watch?v=LNce63V0R5M Autor: Dr Sergio Tamayo H. [email protected]

Las emociones y la búsqueda de embarazo

Siempre se ha creído que la concepción de un bebé debe ser un proceso planificado, una decisión que se toma cuando hay estabilidad emocional y económica, sobre la que se tiene control. Y no importa cuánto tiempo se tome la pareja para tomar la decisión, una vez lo hace se convierte en un motivo de ilusión y esperanza. Sin embargo, en esa búsqueda muchas veces se encuentran diagnósticos inesperados y es allí donde nace la angustia y se crean un sinnúmero de fantasmas, preguntas sin resolver y desinformación que hace que la pareja se estanque; por eso es fundamental alivianar las cargas con un buen diagnóstico y contar con acompañamiento médico y emocional que les permita visualizar con claridad su situación. La infertilidad es más común de lo que creemos, por esta razón se hace vital dejarse acompañar de profesionales que puedan identificar la causa y ofrecer el tratamiento indicado; y a nivel emocional es muy importante expresar lo que se siente y se piensa, más aún cuando se decide iniciar un tratamiento y la pareja se enfrenta al reto de continuar con su vida y no dejar que el embarazo se vuelva el centro de ésta. En estos procesos es importante visualizar y aceptar que se tiene una dificultad para concebir, buscar ayuda y procurar que esta vivencia los fortalezca como individuos y como pareja. Es normal sentir tristeza, frustración o angustia, la clave está en aprender a controlar estos sentimientos y en generar mecanismos para superarlos y continuar la búsqueda de una forma más tranquila. Así mismo, es importante entender que hombres y mujeres asumen la infertilidad de diferente manera y así lo expresan, las mujeres desean hablar constantemente de este proceso y buscar respuestas, mientras que el hombre en su racionalidad se muestra más callado y prefiere evitar el tema y es allí donde en ocasiones se generan conflictos de pareja surgiendo episodios de falta de comunicación, crisis emocionales y desencuentros a nivel sexual, dándose un estado de aislamiento. Nuestra invitación es que como pareja y como individuos trabajen sobre sus emociones, que busquen ayuda de profesionales expertos en el tratamiento físico y emocional de la infertilidad, pero sobre todo, no permitan que esta condición les robe la magia de su esencia, el amor por el otro y la posibilidad de soñar. Catalina Díaz Jaramillo Psicóloga Grupo inSer

Vitrificación de tejido ovárico y oocitos

Existen situaciones  en las cuales una mujer debe posponer su búsqueda de un embarazo y existe el riesgo de perder su fertilidad durante este tiempo de espera. Un ejemplo es cuando a una mujer se le detecta un cáncer. Debe entonces someterse a una serie de tratamientos que pueden incluir quimioterapia o radiación.  Tanto la radiación como la quimioterapia pueden destruir la reserva de óvulos que hay en el ovario de la mujer y quedar por lo tanto estéril. Una solución, para este problema es extraer los óvulos o parte del tejido ovárico antes de la terapia y conservarlos congelados para utilizarlos después cuando la mujer se haya curado.

¿Por qué no podemos tener un bebé?

La complicación de no poder tener un bebé, es una enfermedad que afecta a más personas de las que imaginamos. Se estima que aproximadamente un 10% a 12% de las parejas en el mundo son afectadas con esta condición. Sin embargo, es mucho menor el porcentaje de personas que consultan debido al desconocimiento de esta enfermedad. Por esta razón, hemos decido retomar este blog desde las bases. ¿Qué es? Se denomina infertilidad a toda pareja (donde la mujer es menor de 35 años), que ha tenido relaciones sexuales durante al menos un año, sin planificación y no ha logrado embarazo. ¿Quiénes lo padecen? Desafortunadamente, esta condición la puede padecer cualquier persona. Se ha calculado que aproximadamente el 30% de las causas son de origen femenino, otro 30% masculino y un 35% la causa es compartida y en un 5% a10% no es posible determinar la causa. ¿Cuándo debo consultar? En caso de que la edad de la mujer sea menor de 35 años y llevan más de un año de búsqueda de embarazo o en caso de que la edad de la mujer sea de 35 años o más y llevan 6 meses de búsqueda de embarazo sin éxito deben asistir a una consulta con un especialista en fertilidad que les indicara que tipo de estudios realizar. ¿Qué tipo de estudios debo realizar? En principio, un estudio de infertilidad evalúa 4 puntos importantes para determinar la causa. Las trompas de Falopio: Las trompas son las encargadas del transporte de los espermatozoides y del embrión en el regreso a la cavidad uterina. Por esta razón, es fundamental confirmar la permeabilidad de éstas. Condiciones de la ovulación: La posibilidad de embarazarse depende de que se produzca la ovulación. Para esto se toman exámenes de sangre, generalmente en los primeros días del periodo y aproximadamente en el día 21 a 22 del periodo menstrual para determinar las condiciones y calidad de la ovulación. Cavidad uterina: La cavidad uterina es el sitio donde se implantará el embrión, por lo que se debe asegurar que esta cavidad esté en adecuadas condiciones. Esta se puede determinar mediante exámenes de ecografía, radiológicos o procedimientos quirúrgicos, según sea el caso específico de cada persona. Condiciones del semen: El semen tiene los espermatozoides, pieza fundamental en la fecundación. Dentro de las características que se determinan está el número, los espermatozoides vivos, la movilidad y la morfología. Para determinar estas condiciones es necesario realizar un espermograma Estos estudios nos entregan una muy buena base para realizar un diagnóstico correcto y determinar que está dificultando lograr el embarazo. Este es el primer paso para vencer esos obstáculos que no permiten que logremos el embarazo. IVÁN DARÍO MONTES SUÁREZ. Médico Ginecólogo y Obstetra. Especialista en reproducción humana y técnicas de reproducción. Grupo inSer.

¿Puedo quedar embarazada teniendo sólo un ovario?

Considerando que cada vez se presentan mayores casos de infertilidad, es altamente relevante conocer los diferentes factores que pueden afectar tanto a hombres como a mujeres, para tomar medidas preventivas y en muchos casos evitar afectaciones mayores. Entre las causas de infertilidad femenina, una de las más frecuentes son las asociadas con la ovulación, donde se presentan casos tan complejos que pueden incluso comprometer los ovarios y su funcionalidad. A propósito de este tema, hay varias circunstancias por la cual una mujer puede haber perdido un ovario. Una de ellas es porque existió un quiste o tumor que por su tamaño o por sus características requirió la extracción completa del ovario. Como es sabido al nacer las mujeres cuentan con 2 millones de óvulos, que empieza a perder desde el momento mismo de su nacimiento, en un  promedio de mil óvulos cada mes, hasta que un día se acaban y el ovario deja de funcionar. A esto se le llama la menopausia. Ocurre usualmente alrededor de los 50 años. Perder un ovario es entonces, perder la mitad de la reserva ovárica y esto podría significar que la menopausia ocurriera más temprano y que se tuviera menos óvulos para logar el embarazo. Afortunadamente esto no es estrictamente así. Una mujer realmente gasta aproximadamente 400 óvulos durante su vida reproductiva y un solo ovario puede compensar y proveer suficientes óvulos para toda la vida reproductiva de la mujer (de la pubertad a la menopausia) y para tener todos los hijos que quiera. Sin embargo, es importante consultar con frecuencia con el especialista, monitorizar constantemente la ovulación y si se requiere realizarse estudios hormonales para evaluar la producción ovocitaria, ya que es posible  que la condición que llevó a la pérdida del ovario pueda repetirse (endometriosis, quistes, etc) con más probabilidad si ya sucedió una vez y podría ponerse en peligro la integridad del segundo ovario y la fertilidad futura, es así como la mujer debe plantearse la posibilidad de buscar un embarazo más rápidamente o de preservar congelados sus óvulos. Germán Raigosa Ginecólogo, Especialista en Fertilidad Grupo inSer

Infertilidad femenina, ¿cuáles son sus causas?

La infertilidad femenina tiene múltiples causas, algunas de ellas desconocidas. Del estudio de estas causas, se ha determinado que los problemas que ocasionan la infertilidad femenina, se centran en tres áreas: Problemas de ovulación Problemas en las trompas Problemas en el útero Los problemas de ovulación y la infertilidad femenina La causa más frecuente de infertilidad femenina tiene su origen en problemas ovulatorios, el ciclo menstrual de una mujer suele ser regular y periódico, pero cuando esto no se da, puede ser a causa de diferentes factores como desórdenes hormonales, existencia de quistes, uso de sustancias psicoactivas como drogas o alcohol, estrés, sobre peso, o problemas tiroideos; incluso la realización de ejercicio físico muy intenso puede incidir ya que induce a la pérdida acelerada de grasa corporal teniendo un impacto negativo sobre la ovulación. Los problemas en las trompas y la infertilidad femenina Las Trompas de Falopio cumplen un papel relevante en la fertilización, ya que es en ellas donde se da el encuentro entre el óvulo y el espermatozoide y posterior formación del embrión, que luego avanza al útero para su implantación y desarrollo. Las complicaciones relacionadas con las trompas de Falopio son menos frecuentes, pero también son causa, en bastantes casos, de la infertilidad femenina, ya que cuando se comprometen sus finas estructuras por obstrucción u otras causas no es probable la concepción. Los problemas en el útero y la infertilidad femenina El útero cumple una función altamente relevante ya que en él se da la implantación y posterior desarrollo del embrión; cuando este órgano se ve afectado por infecciones, inflamaciones, pólipos o defectos de nacimiento, aunque la ovulación no presente problemas, habrá dificultades para la implantación y por lo tanto no será posible concebir un embarazo. También el moco cervical anormal puede provocar infertilidad femenina, al impedir que los espermatozoides puedan alcanzar el óvulo o penetrar en él. Como puede comprobarse, existe un amplio abanico de causas para la infertilidad femenina, razón por la cual es importantísimo que la mujer que la esté padeciendo, consulte con un especialista, para que le haga los estudios necesarios que le ayuden a determinar cuál de ellas es la que la está afectando y tomar medidas oportunas. Estas medidas, en el caso de problemas ovulatorios, suelen centrarse en la administración de medicamentos por vía oral o inyectable, mientras que, si el problema de la infertilidad femenina es de otra índole, puede recurrirse a tratamientos más complejos, como la Inseminación Artificial o la Fecundación in Vitro. Desgraciadamente, no existe una forma de prevenir la infertilidad femenina cuando ésta tiene un origen genético o surge como consecuencia de una enfermedad, pero sí existen medidas que pueden tomarse a modo de prevención para evitar que la mujer pueda tener problemas para quedar embarazada, como tener sexo seguro para no contraer enfermedades de transmisión sexual, evitar el uso de drogas y alcohol y tener una higiene adecuada.

¿Qué es la inseminación artificial?

  La inseminación artificial es una técnica de reproducción asistida de baja complejidad que consiste en depositar espermatozoides con un catéter en el fondo del útero (durante un coito natural, los espermatozoides se depositan solo a la entrada del útero). Esto se hace en la mujer en su período ovulatorio con el objetivo de lograr una gestación. Existe la inseminación homóloga (IAH) o conyugal cuando es con semen de su pareja y la de donante (IAD) cuando es con semen donado (banco de semen). Con frecuencia se confunde con la fertilización in vitro que es otra técnica completamente distinta.  ¿En quién esta indicada ? Las parejas que se benefician de una inseminación artificial son aquellas con un diagnóstico de infertilidad debido a factores como: Imposibilidad de depositar el semen en la vagina ya sea por eyaculación precoz, vaginismo, disfunción erectil u otras causas. alteraciones en número o movilidad de los esperamatozoides (oligoastenoteratozoospermia leve) Problemas con el cuello uterino (estrechez/estenosis) Endometriosis leve Infertilidad de origen desconocido Parejas en las cuales uno de ellos es positivo para HIV /SIDA  En alguno de estos casos la primera opción de tratamiento es la psicoterapia o tratamiento médico y la inseminacion es un tratamiento complementario

Prevención del daño ovárico por radioterapia, movilización de los ovarios

En el ovario de la mujer naturalmente se pierden año tras año cientos de óvulos por un proceso de muerte programada asociado al envejecimiento de la mujer. En vista que el ovario no posee células madre que logren multiplicarse y diferenciarse en óvulos que reemplacen aquellos que se pierden naturalmente, se dificulta la concepción de las parejas en mujeres mayores de 37 años. Más aún, este proceso de pérdida de los óvulos puede verse acelerado por tratamientos tales como la quimio o radioterapia, por lo que se hace necesaria una adecuada consejería médica con el fin de implementar oportunamente tratamiento PREVENTIVOS que minimicen la pérdida de los óvulos. Se puede implementar una o varias alternativas de manejo preventivo con el fin de preservar la función ovárica. En el caso de la radioterapia pélvica, la alternativa más comunmente utilizada es la movilización mediante cirugía laparoscópica de los ovarios para que estos queden por fuera del campo de radiación; en el caso de la quimioterapia, se utiliza el cotratamiento con medicamentos que protegen el ovario; la crio conservación de los huevos o embriones de una mujer también se utiliza con frecuencia en ambos casos, antes de la quimio o radioterapia.   Movilización de los ovarios antes de la radioterapia La movilización de los ovarios se logra fijando el ovario en la parte superior del abdomen, por fuera del área de radiación pélvica, después de cortar el ligamento que lo fija al útero. Este procedimiento se debe ofrecer a mujeres menores de 40 años inmediatamente antes del inicio de la radioterapia para el tratamiento de enfermedades como el linfoma de Hodgkin, cáncer del cuello uterino o de la vagina y otros tumores pélvicos en los cuales no hay compromiso de los ovarios. El abordaje laparoscópico permite una rápida recuperación para así iniciar la radioterapia a los pocos días de la cirugía.

Obesidad y fertilidad

  Los trastornos nutricionales están directamente implicados en problemas reproductivos. Tanto bajo peso como sobrepeso y obesidad se han asociado con dificultades a nivel de la ovulación, la fecundación tanto por alteración del óvulo como por alteración de los espermatozoides cuando el hombre es obeso. Lo primero que debemos saber es cuando tenemos problemas de peso y para esto hay una formula sencilla: INDICE DE MASA CORPORAL (IMC)= Peso en Kg/estatura en mt al cuadrado. Ejemplo: para una persona que pesa 70 kg y mide 1,56 mt, la medida sería: 70/1,56X1,56=28 Las definiciones para evaluar son: Bajo peso:  IMC =<17 Peso adecuado: IMC = 20-25 Sobrepeso: IMC = > 25 Obesidad: IMC = >30 La evidencia científica ha demostrado como la obesidad altera el pronostico reproductivo en mujeres y hombres. Se han hecho mas estudios en las posibles causas implicadas en la infertilidad en la mujer obesa, siendo entre otras: trastornos de ovulación, alteración en la calidad de los óvulos y calidad de los embriones, alteración en la implantación de los embriones por modificaciones a nivel endometrial de la paciente obesa. Todas estas causas además de disminuir la opción de embarazo, aumentan las posibilidades de aborto.

La increíble hazaña de crear un bebe

Cuando miramos todos los eventos que deben suceder en sincronización perfecta y todas las dificultades que los espermatozoides y óvulos deben superar para poder encontrarse y producir un embrión, nos damos cuenta que la creación de un bebé es una verdadera hazaña. Para poder llegar hasta el óvulo los espermatozoides tienen que realizar una maratón que inicia en la vagina, recorre todo el útero, sigue por toda la longitud de la trompa hasta encontar al óvulo en la parte más lejana.  Es un camino largo ( el equivalente aproximado para un hombre es de 40 km  ) y lleno de obstáculos. La entrada al útero, el cérvix, presenta un laberinto de pasajes y durante todo el recorrido el sistema inmune de la mujer  ataca y destruye

Embarazo doble ¿moda o riesgo para la salud?

Durante los últimos años, se ha puesto de ‘moda’ que los famosos tengan gemelos o mellizos de manera muy común. Múltiples casos de personajes de farándula nacional e internacional han aparecido en la escena mediática con sus dos recién nacidos. Pero ¿cuál es el origen real de estos embarazos?, ¿coincidencia?, ¿producto de tratamientos de fertilidad?, es en realidad un embarazo de gemelos un evento seguro para la mamá y sus bebés. Trataremos en este blog de contestar estas preguntas y desmitificar un poco los conceptos que hay con respecto a este tipo de embarazos. Para empezar, es importante saber que el cuerpo de la mujer está diseñado para tener un solo bebé dentro de su útero. Por ello, un embarazo múltiple sea de mellizos, trillizos o de mayor orden, es algo que consideramos, desde el punto de vista profesional, no tan fisiológico y que expone tanto a la mamá como a los bebés a ciertos riesgos médicos. Estos riesgos incluyen hipertensión, pre-eclampsia, diabetes gestacional, problemas placentarios, partos prematuros, etc. El porcentaje de posibilidad de un embarazo, hablemos de mellizos, en la población general es más o menos del 1% al 2%. Es decir, de 100 mujeres que se embarazan de manera espontánea, 1 o 2 tendrán embarazos dobles. Los embarazos de trillizos o de mayor orden por vía natural, se presentan en porcentajes menores al 1%. Sin embargo, cuando practicamos tratamientos de reproducción asistida, tratamos de mejorar las posibilidades de lograr un embarazo, por lo que buscamos obtener un mayor número de óvulos y esto, aumenta el riesgo de tener un embarazo múltiple, incluso hasta 15% a 20% de los casos. Cabe aclarar, que el objetivo de un tratamiento de fertilidad es que la madre tenga un solo hijo, no dos ni tres. Un embarazo de mellizos lo consideramos como un efecto adverso, un resultado no ideal, porque se pueden presentar complicaciones durante el embarazo o el parto, que son claramente mayores si lo comparamos con un embarazo de un solo hijo. Ahora bien, muchas veces las parejas con problemas de fertilidad, que llevan muchos años buscando tener hijos, ven como una solución el tener un embarazo doble de una vez; con esto se resuelven el problema de forma definitiva y no tienen que hacer tratamientos futuros. Esto aplica para parejas famosas y parejas de gente común y corriente. También es cierto que en ocasiones las mujeres famosas congelan sus óvulos cuando son jóvenes, lo que conlleva a realizar tratamientos de fertilidad en el futuro que aumentan el riesgo de embarazos múltiples y esto, no siempre es algo premeditado, lo que vemos es que se hace mucho más eco a estas noticias cuando se trata de gente popular. Por otro lado, en muchas ocasiones, parejas sin problemas de fertilidad desean buscar un embarazo gemelar de manera intencional, pero esto no es algo muy recomendable  debido a los riesgos que hemos mencionado previamente y no creo que desde el punto de vista médico, exista un profesional de la reproducción asistida que busque un embarazo gemelar de forma inducida, porque sería poner en riesgo a la futura mamá y sus bebés. Si se presenta un embarazo gemelar, sea por vía natural o como resultado de un tratamiento de reproducción asistida, es importante tomar todas las precauciones necesarias para prevenir las complicaciones. Dentro de éstas precauciones están vigilar la dieta, evitar el aumento de peso, realizar ejercicio y llevar los controles con un especialista en alto riesgo. En la mayoría de ocasiones, seguramente se logrará un final feliz. Dr. Germán David Ospina  Ginecólogo, Especialista en Reproducción Humana Grupo inSer

¿Cuáles son los tratamientos? 4 – Con la ayuda de terceros

  Hay tres tipos de técnicas de reproducción que se realizan con el aporte de una tercera persona:  la donación de semen,  la donación de óvulos y  el útero subrogado. La primera de ellas, la inseminación artificial con semen donado, IAD, se utiliza cuando no se encuentra ni un solo espermatozoide ni  en el eyaculado ni en el testículo,  el cual pueda ser usado para hacer una fertilización in vitro con inyección de espermatozoides. Esto le puede ocurrir  a un hombre desde el  nacimiento o después de trauma o infección severa del testículo o después de radiación y quimioterapia. Una pareja en esta situación puede recurrir a una adopción o a la IAD,  luego de discutirlo en pareja y con la ayuda de un profesional de la psicología para encontrar cual es la opción  que mas los va a beneficiar.

Todas somos madres

El hecho de haber nacido como mujer no implica necesariamente tener hijos, porque ser madre está presente en muchos actos y momentos de nuestra vida. Así como la madre tierra, todos tenemos la capacidad de generar vida, de dar cobijo, proveer atención, cariño y ayuda. Hay muchas maneras de ser madre: A través de la cooperación: Cuando realizas actos de ayuda a una persona, a una fundación o a la sociedad. A través del cariño: Cuando reconoces a alguien que necesita un abrazo, un hombro para llorar y brindarle  apoyo a través de un acto de amor o unas lindas palabras de alivio. A través de la acogida: Cuando llega alguien nuevo a un círculo social en el trabajo, la ciudad, un compañero de estudio, etc y buscas la manera de integrarlo al grupo. A través de la conmiseración: Cuando eres capaz de ponerte en los zapatos del otro y entender sus emociones y sentimientos a través de una buena escucha. A través de la biología: Ante el deseo de ser padres y dos cuerpos se unen por medio del amor logran crear un ser humano. Este deseo tan poderoso a veces puede tener piedras en el camino, como es la infertilidad. En mi caso, por ejemplo, el deseo de ser madre tuvo que pasar por muchas pruebas espirituales, mentales, físicas y hasta de índoles ancestrales para sacar la fuerza, el empeño y mantenerme fija en el objetivo. Si no hubiera sido por el gran apoyo y empuje de la fuerza de mi esposo, tal vez hubiera desistido ante la primera pérdida  -que fue excesivamente dolorosa-  o ante las siguientes pruebas negativas que siguieron. Mi deseo de ser madre surgió cuando tenía 40 años, justo en el momento en que tuve que decidir si perder mi útero o tener hijos, antes de eso no estaba preparada para tener la responsabilidad de otra vida; fue gracias a la confianza que recibí del ser cuyo ejemplo de vida sería el mejor para mis hijos y porque sé que el  futuro necesita gente buena como él, gracias a esto seguí adelante en el proceso. A pesar de todas las dificultades que tuve, logre tener mellizos, unos lindos mellizos inSer y aunque sé que la infertilidad es un proceso doloroso para muchas mujeres, quiero que nunca olviden que ser madre también es creer, tener Fe en el futuro a pesar de las noticias de guerra y el pesimismo que vivimos a diario en el planeta, ser mamá es sentir que vas a dar lo mejor de ti para que a través de las próximas  generaciones ésto cambie. Ser madre es cuestión de todos. Catalina Ferrer R. Feliz paciente de inSer y exitosa mamá.

Fertilidad y endometriosis

La endometriosis es una enfermedad que se genera cuando parte de los tejidos que recubren el útero o tejido endometrial no son expulsados del cuerpo, sino que caen al interior del abdomen y se adhieren a las trompas y ovarios, obstruyendo los conductos naturales donde ocurre la fertilización de los óvulos y espermatozoides. En muchos casos la endometriosis no genera ningún síntoma, sin embargo, si ésta es severa puede causar dolor e incluso infertilidad. Esterilidad provocada por endometriosis: Causas Según estadísticas entre el 30% y el 50% de las mujeres que sufren endometriosis pueden presentar problemas de infertilidad, porque por un lado se reducen las posibilidades de implantación del embrión y si la endometriosis compromete las trompas, la fecundación del ovocito se dificulta. Tratamiento para recuperar la fertilidad ante un problema de endometriosis La endometriosis no siempre tiene porque afectar la fertilidad, pero cuando lo hace, hay que recurrir a algún tratamiento para evitar que esta enfermedad tenga consecuencias permanentes. Hay tres clases de tratamiento: : médico, quirúrgico o una combinación de ambos. Y para saber cuál es el adecuado, el especialista necesita detectar en qué grado se ha desarrollado la endometriosis. El grado se establece mediante el estudio de los implantes endometriósicos: donde se encuentran, cuántos son, a qué profundidad se sitúan y su tamaño. Según dicha información, se califica la endometriosis como de grado mínimo, leve, moderado o severo. La endometriosis mínima o leve, se maneja a través de medicamentos para reducir los síntomas asociados al dolor, si tiene incidencia en la fertilidad, tendrá que manejarse quirúrgicamente a través de laparoscopia, recomendada también para casos moderados o severos de endometriosis. Si estos tratamientos para manejar la infertilidad por endometriosis son ineficaces, la mejor opción que tiene la paciente es recurrir a las técnicas de reproducción asistida, como la fecundación in vitro, que aumentará de manera significativa sus opciones de quedar embarazada. Te invitamos a ver más detalles en el siguiente vídeo:

Soñando con la búsqueda de ser padres

Ha llegado el momento de convertir tus sueños en objetivos, de pasar la maternidad y la paternidad al mundo real. El hecho es conectar esas elecciones y esas ilusiones que has considerado inalcanzables en algo perteneciente tan sólo quizás al ámbito de la fantasía. Cuando elijo y me hago responsable a la vez de mis emociones, mis pensamientos y mis decretos dirijo esas metas y ayudo responsablemente para que la totalidad de las fuerzas te propicien lo necesario para cumplir este deseo. Tú tienes el poder de convertir tus sueños en realidad. Aunque en ocasiones se ignore el proceso que es necesario seguir. Por esta razón déjate acompañar, para que sea una dulce espera la búsqueda de ser padres. La naturaleza ha ocultado los mayores misterios en las cosas que aparentemente son más sencillas “las emociones”, pero sin lugar a dudas son estas las que en muchos momentos de la vida son incontrolables y nos juegan una mala pasada; es vital entonces hacerlas consientes y encontrar a nivel terapéutico y emocional, una manera de propiciar un ambiente sano. Porque llegó el momento de soñar. El secreto se resume hoy en tres palabras; querer, saber y atreverse. Definitivamente no sólo está en manos de la ciencia, tú con tus sueños y con el manejo de tus emociones haces de este un momento mágico. Vas a traer a la realidad física algo que aún no estaba en este plano humano. Vas a crear y es allí donde la energía de tu cuerpo unida a la de tu mente trabajando en un mismo sentido, hace que lo que has elegido sea el resultado que tanto esperabas. Y es donde el silenciar tus pensamientos se convierte en un buen aliado. Llegó el momento de soñar, de convertir tus ilusiones, esperanzas, anhelos, deseos y ensoñaciones en realidad. Déjate acompañar y convierte las emociones en un aliado para la toma de cada decisión. Llegó el momento de soñar, es hora de decretar que llegó el momento de querer, de saber y de atreverte… Catalina Díaz Jaramillo Psicóloga inSer

El hombre y sus sentimientos ante la infertilidad

  Durante el proceso de búsqueda de una gestación con su pareja, el hombre por su racionalidad en ocasiones se muestra callado, algo pensativo o distante, prefiere no hablar mucho del tema y busca continuar con su vida y sus responsabilidades sin detenerse hablar de sus emociones y sentimientos. Tradicionalmente el hombre no ha sido la persona en la cual los médicos se centran a mirar sus diagnósticos, pero en el hoy se convirtieron en protagonistas y a la par que la mujer ahora son ellos quienes enfrentan diagnósticos relacionados con la infertilidad y lo cual los lleva a experimentar ansiedad, miedo y tristeza; es importante observar los cambios que se van manifestando  y entender que para ellos también es difícil abordar estos diagnósticos, por lo que es vital que su compañera entienda sus silencios; se invita a que busquen ayuda profesional a nivel emocional para que logren desatar situaciones que podrán hacerlos alejar de sus parejas durante estos procesos. La sensación de rabia y miedo por el diagnóstico quizás no desaparezca totalmente, pero hará más fácil el camino si se buscan nuevas herramientas emocionales y comunicacionales para sentirse bien consigo mismo y en pareja. También es importante señalar, que el hombre debido al diagnóstico de infertilidad se enfrentará emocionalmente a situaciones que en oportunidades afecte su sexualidad, haciendo que su apetito sexual disminuya, sintiéndose confrontado por su varonilidad y masculinidad. A raíz de esto, se hace necesario revisar el tema para poder salir de estos estados ansiosos y evitar el deterioro de la vida íntima de la pareja. En el masculino se hace necesario trabajar el restablecimiento del amor propio y de la elección de valorarse, tomando de nuevo fuerzas para seguir adelante con sus sueños y sus proyectos; volviendo a sentirse fortalecido como ser humano para proyectarse en su día a día de una manera más tranquilo. “Ellos también sienten” también al igual que la mujer necesitan ser acompañados en sus procesos de fertilidad; quizás no tanto desde la palabra sino más desde la acción; el cariño y la comprensión de sus estados anímicos, buscando nuevas ayudas para salir adelante de la mejor manera, pensando ante todo en el ser humano y en su bienestar ante esta situación. Catalina Díaz Jaramillo Psicóloga Grupo inSer

¿Cuáles son los tratamientos? – parte 3 El Hombre

Es frecuente que parejas y médicos subestimen el papel del hombre en los tratamientos de fertilidad y que toda la atención se centre en el estudio y tratamiento de la mujer. Esto es desafortunado porque en cerca del 40% de las veces, el factor masculino es el más relevante. Los problemas masculinos más frecuentes: bajo número de espermatozoides o  movilidad lenta deben ser evaluados por el andrólogo para intentar determinar la causa y tratar de obtener mejoría. Los problemas más severos como número extremadamente bajo (menos de 1 millón) o la ausencia total de espermatozoides en el eyaculado (azoospermia) y las grandes anormalidades en los espermatozoides rara vez obtienen mejoría y debe entonces recurrirse a las técnicas de reproducción asistida.

Preservación de la fertilidad: un tema de actualidad

      Falla Ovárica La edad promedio de embarazo se ha aumentado en los últimos años en la medida que más mujeres persiguen una educación formal y una carrera profesional, posponiendo así el matrimonio y la maternidad.  Consecuentemente un gran grupo de mujeres que llegan a sus últimos años reproductivos en estas circunstancias buscan asistencia médica asociada a la infertilidad. Por otro lado ha aumentado el número de personas en edad reproductiva que han sobrevivido a enfermedades potencialmente letales, como el cáncer y otras autoinmunes, en la medida que mejoran las terapias para estas enfermedades.  Se estima que para este año, 1 de cada 250 adultos sea sobreviviente de un cáncer de la infancia.

Deseo embarazarme y tengo más de 35 años

  Cada día es más frecuente encontrar en nuestras consultas mujeres que deciden tener bebe a edades más  Tardías. La palabra tardía es bien relativa, y podríamos decir que hoy en día una mujer de 35 años, después de  terminar su carrera, hacer un posgrado y tener dos años de casada,  al  plantearse por primera vez el deseo de un  bebé, seguramente pensará que está iniciando a “tiempo”. También se podría afirmar lo anterior de una paciente que tras su divorcio a  los 38 años decide casarse nuevamente y después de 3 años de relación busca un nuevo hijo en esta unión. Lo  mismo aplicaría para esa mujer que enviuda o que tras la muerte de un hijo de manera accidental después de  los 40 años piensa nuevamente en ser madre. En fin podríamos poner imnumerables ejemplos, pero las  circunstancias sociales, laborales o familiares no se corresponden con la realidad biológica y es en este aspecto  es donde quiero llamar la atención.

¿Cómo se que tengo un problema de fertilidad?

Es muy frecuente que las personas se pregunten:  Llevo  un tiempo buscando embarazo y aun no lo logro. ¿ Tendré un problema?  ¿ Cuánto debo esperar para  consultar un médico ? Una pareja completamente normal puede demorar tanto como un año para quedar en embarazo, sin que exista ningún problema.  Esto es debido a que la reproducción humana es ineficiente. No creeríamos que es así cuando vemos como ha crecido la población mundial ……  7 mil millones!  Cómo se explica esta contradicción?

¿Cuándo es demasiado tarde para tener un hijo?

Demasiado tarde es cuando nunca te lo planteas biológicamente. Sin embargo se podría establecer como edad extrema reproductiva a los 50 años. Las limitaciones biológicas y fisiológicas a la reproducción humana que están determinadas en la mujer por el desgaste y la muerte programada de los ovarios, no necesariamente, concuerdan con las limitantes sociales. Si bien esto es cierto, hoy en día la mujer tiene y está en condiciones de tener hijos a edades más tardías. Factores sociales como: educación, desempeño laboral, segundas uniones, ascenso laboral, determinan que las mujeres busquen fertilidad a edades más tardías. Si a esto le agregamos el aumento en la expectativa de vida durante los últimos 30 años, es fácil encontrarnos mujeres de 42 a -44 años que asisten por primera vez a nuestra consulta solicitando ayuda. Si definimos biológica y fisiológicamente los 35 años como la edad que marca el inicio de disminución en la capacidad reproductiva y los 40 años como una edad a la cual tanto la infertilidad como los tratamiento para ésta están marcadas por los bajos porcentajes de éxito ¿qué se podría establecer como limitante social el cual uan sociedad determine cuando una mujer es demasiado mayor para buscar hijos? En Human Reproduction, una de las revistas más importantes en fertilidad publicada por la Sociedad Europea de Reproducción Humana divulgó un estudio llevado a cabo en 25 Países Europeos. La encuesta estuvo compuesta por 21.909 mujeres y 21.239 hombres entre edades de 15 a 85 años, para la cual se les realizaron varias preguntas uno de ellas fue: cuándo creían que era demasiado tarde tener un hijo. Como comentábamos inicialmente uno de los cambios sustanciales a nivel reproductivo es el aumento de la edad de las mujeres al buscar y tener un hijo. En Estados Unidos, para la década de los 80 el 1.6% de los nacidos eran hijos de mujeres mayores de 40 años y esto incrementó al 3.0% para el 2006, duplicando el número de mujeres que tienen hijo después de los 40 años. A pesar de este incremento siguen siendo pocos los nacimientos en mujeres mayores de 40 años. ¿La razón?: biológicamente se sabe que el 15-20% de las mujeres de 40-42 años serán infértiles solo por el factor edad, lo serán el 54% a los 45 años y el 96% a los 47-48 años, está claro el efecto negativo de la edad, sin embargo ese grupo de 40-44 años ¿por qué no está teniendo hijos?: 1. Porque no puede; porque no quiere y ese sentimiento del "no querer" está motivado por el que dirán? Es acá donde el concepto de límite social tiene un papel tan importante para la toma de decisiones. Haciendo un estimado de cuántos hijos nacerían si las mujeres de 40-44 años decidieran tenerlos es del 1.1 hijo por mujer. Esta cifra no es nada despreciable. Continuando entonces con el estudio Europeo: Estos encontraron que para la población Europea tener un hijo después de los 41 años en las mujeres y 47 años en los hombres es ya "Demasiado tarde". Si trasladáramos estos resultados a nuestra Población Latinoamericana, seguramente estas edades límites cambiarían y la edad de 38-39 años para mujeres y 45 años para hombres estarían socialmente tenidas como edades tardías para tener hijos. Invito finalmente a todas las mujeres, en especial aquellas que están entre los 38-42 años a que sean proactivas y decididas con el objetivo de ser madres,  a convencerse  que aún siendo edades límites a nivel biológico, tienen realmente oportunidades importantes de lograr ser madres y como iniciaba este escrito, demasiado tarde es si nunca me lo propongo o me lo planteo. Grupo inSer

Causas de problemas de fertilidad

Cuando una pareja lleva mas de un año buscando embarazo sin lograrlo, no necesita desesperarse, todavía puede obtener un embarazo de forma natural aunque sus probabilidades son menores. La probabilidad de obtener un embarazo es de 20% cada mes durante el primer año. Al finalizar el año de 100 parejas que lo han intentado 80 lo han logrado.  Las parejas restantes tienen una probabilidad del 5% por mes de obtenerlo durante el segundo año. Si acaso pasan al tercer año  todavía sin embarazarse, la probabilidad por mes cae al 3% y al 2% en el cuarto año. Porqué ocurre esta  caida de la fertilidad ? Usualmente estas  20 parejas sin embarazo tienen uno o varios problemas que les disminuye su probabilidad. Los tres mas frecuentes son:

Los días fértiles

¿Cuáles son los dias fértiles de la mujer? Esta es una pregunta muy frecuente de las parejas que están buscando un embarazo. La creencia popular es que el que el día que ocurre la ovulación es el día de mayor fertilidad y las parejas tratan de identificar ese día para tener relaciones sexuales. El día de la ovulación es percibido por mucha mujeres por un dolor tipo cólico en el abdomen bajo acompañado de una mayor humedad en la vagina. La mayoría de la mujeres, sin embargo no lo perciben y deben utilizar otras estrategias. Un método muy sencillo para predecir el día de ovulación es simplemente restar 14 días a la fecha esperada de la próxima menstruación o a la duración promedio del ciclo menstrual (esto puede ayudar a saber cuáles son los días fértiles). Por ejemplo una mujer cuyos ciclos son de 28 días puede esperar su ovulación alrededor del día 14 y una mujer cuyos ciclos son de 30 días puede esperarla el día 16. 

Infertilidad masculina

Los números dicen que un 30 por ciento de los casos de infertilidad se atribuyen al hombre. Las causas contemplan desde lo puramente biológico, malos hábitos que pasan factura, factores de riesgo que suelen ignorarse e incluso ausencia de valores. En los últimos años, los centros de fertilidad y los especialistas en esa área han sido testigos de un cambio paulatino en lo que podría llamarse ‘perfil’ de quienes les consultan. Antes se les atribuía a las mujeres casi toda la responsabilidad y por eso eran ellas las usuarias más numerosas. Poco a poco los hombres se fueron involucrando y dejaron de aislarse del problema. Hoy, ante un embarazo que no se da, la pareja –formando un frente común– decide buscar ayuda y llega a la consulta con un concepto muy claro: el asunto no es exclusivo del uno o de la otra… es de los dos. Claro que desde el punto de vista biológico, es innegable que la mujer aporta más variables al ciclo reproductivo, pues estamos hablando de posibles alteraciones en el útero, endometrio, trompas de Falopio, óvulos, etc. De acuerdo con el doctor Fidel Cano, médico ginecólogo, especialista en Medicina Reproductiva, “si quisiéramos partir una torta porcentual, diríamos que entre un 50 a 60 por ciento de las causas de infertilidad se deben a un problema femenino. Sin embargo, al hacer esa partición no podríamos sacar datos tan exactos, pues un buen porcentaje también es problema de la pareja. Por ejemplo: la patología más compleja a nivel reproductivo y más difícil de afrontar en cuanto a tratamiento es el aborto habitual (la mujer ha tenido más de tres pérdidas); por lo general, esos casos se atribuían exclusivamente a la mujer, pero hoy sabemos que una buena parte corresponde a una alteración en el empaquetamiento cromosómico de los espermatozoides”. En otras palabras, el hombre también tiene que ver en este tipo de patologías. CUESTIÓN DE ESPERMATOZOIDES Aproximadamente un 30 por ciento de los casos de infertilidad, es atribuible al hombre. Y una de las causas más frecuentes es el varicocele (dilatación de las venas dentro del escroto, en las cuales se comienza a acumular sangre, condición que puede causar una baja concentración y baja movilidad de los espermatozoides). Un dato: en el 60 por ciento de los casos de varicocele, el hombre no presenta síntomas. Y con el fin de determinar la concentración, movilidad y morfología de los espermatozoides, se hace una prueba llamada espermograma. El doctor Cano indica que para obtener resultados fiables, la muestra debe tomarse con tres a cinco días de abstinencia (sin haber tenido eyaculación) y por medio de masturbación, no por coito interrumpido. “Los patrones de normalidad en cuanto a concentración –explica nuestro asesor– están dados por la OMS: en un volumen de 1.5 centímetros, la concentración debe ser de mínimo 15 millones de espermatozoides (para lograr un embarazo natural)”. Respecto a la movilidad: los espermatozoides se clasifican en A, B, C y D. Los A y los B son los que se mueven bien y tienen la capacidad de llegar al óvulo. Los C y D… no lo hacen tan bien. Por último, la morfología. En el estudio se analizan la forma de los espermatozoides y las partes que los componen –cabeza, cuello y cola–, para luego contar cuántos espermatozoides normales hay y cuántos anormales. Según el criterio de la OMS, si de cien espermatozoides cuatro o más tienen una morfología normal, se está dentro de los valores adecuados. Dependiendo de los resultados arrojados por el estudio, el especialista podría pedir exámenes más avanzados y pruebas de laboratorio, los cuales incluyen –entre otros– perfil hormonal, tiroides, testosterona, ecografías, etc. Después de estas pruebas vendrá el diagnóstico y luego el tratamiento adecuado y específico para la pareja. LOS FACTORES DE RIESGO Como siempre, la prevención siempre será el mejor tratamiento. Y aquí, el doctor Cano es reiterativo respecto a la necesidad de educar sobre los buenos hábitos para una sana vida reproductiva. “El consumo de alcohol, tabaco y drogas, en cualquier cantidad, puede afectar la producción espermática. Además, se sabe que estas tres sustancias también causan alteraciones en la morfología de los espermatozoides, siendo éstas una de las causas de aborto”. Cuidar el peso es otra clave. “Los testículos –explica el experto– están ubicados en la parte exterior del cuerpo, cubiertos por el escroto; y esta ubicación no es gratuita, pues allí la temperatura corporal es mucho más baja que la interna. La obesidad aumenta la temperatura testicular y puede producir alteraciones espermáticas”. En este mismo sentido, hay aún desconocimiento sobre los hombres que por su actividad laboral están ante mayores factores de riesgo; aquellos que trabajan en ambientes donde hay altas temperaturas o que pasan hasta 8 horas sentados (conductores, por ejemplo), y peor todavía, usando ropa ajustada o elaborada con materiales sintéticos como la licra. CUESTIÓN DE VALORES Las causas de la infertilidad masculina no paran aquí. Desde la adolescencia es vital inculcar valores para el desarrollo de la vida sexual. Y la promiscuidad es el enemigo. Basta decir que la primera causa de infertilidad en los países en vía de desarrollo está dada por enfermedades como la blenorragia, gonorrea, sífilis y chlamidya (las más comunes). El doctor Cano aboga, entre otras soluciones, por un cambio de política por parte del Estado. “Éste se ha limitado a generar unas políticas masivas de prevención del embarazo adolescente con base en la anticoncepción, pero no en programas que eduquen sobre cómo ejercer una sexualidad responsable” ASÍ SE AFECTA LA VIDA SEXUAL Cuando escuchamos sobre los tratamientos para la infertilidad, pensamos de inmediato en un calendario que marca días preestablecidos para que la pareja tengan sus encuentros sexuales. Y así es. El doctor Fidel Cano indica que muchos tratamientos reproductivos tienen la tendencia, sobre todo los de baja complejidad, a condicionar la sexualidad de la pareja a fechas específicas para la actividad sexual. “Y definitivamente, este condicionamiento genera estrés. Entonces, si descuidamos a la pareja y todo se convierte en un simple fin reproductivo,

Lo que ellos deben de saber sobre la fertilidad

Durante muchos años se creyó  erróneamente que la responsable de los problemas de fertilidad era la mujer, sin embargo, con la evolución de la ciencia y los estudios de fertilidad, se logró desmontar ese mito y hoy sabemos que el hombre  aporta un 30% de causas de infertilidad por sí solo y que comparte un 30% más con la mujer.  Este cambio de paradigma no solo ha permitido llegar a diagnósticos más acertados, sino que ha sensibilizado al género masculino, que hoy asume un papel más activo en la búsqueda del embarazo. Ante esta realidad es relevante que los hombres al igual que las mujeres se hagan conscientes y responsables de su fertilidad, y aunque la edad no afecta significativamente la calidad de los espermatozoides, como sí lo hace en los óvulos, hay otro sinnúmero de afecciones que pueden condicionar la fertilidad masculina, detectarlas a tiempo o tomar medidas como la preservación de semen, pueden cambiar el panorama futuro para muchos hombres. Este es el caso de pacientes diagnosticados con cáncer que deben someterse a quimioterapias para eliminar las células cancerígenas de su cuerpo, procedimiento que puede llegar a afectar sus tejidos o  células germinales que son aquellas de las que surgen los espermatozoides, haciendo que su fertilidad decaiga significativamente, así como la de aquellos que deben  realizarse  cirugías pélvicas o del sistema genitourinario, como la vasectomía, la prostatectomía, entre otras. En todo caso nuestra recomendación a la hora de enfrentar un diagnóstico que ponga en riesgo la fertilidad, es consultar con el urólogo para validar el camino a seguir, informarse a tiempo es prevenir que la búsqueda  del embarazo sea algo largo y agotador tanto para la mujer como para el hombre. Estar conscientes de todo ello, hará que las probabilidades de un embarazo aumenten, que su desarrollo normal y que la pareja al final del camino pueda disfrutar de su sueño, el de ser padres. Conoce nuestro servicio sobre la congelación del esperma en www.inser.com.co/congelacion-y-almacenamiento-banco-de-semen/ Grupo inSer

Fertilidad y cáncer. Expectativas futuras frente a un embarazo

Los tratamientos de quimioterapia y  radioterapia pueden afectar la fertilidad masculina y femenina provocando tanto infertilidad temporal como permanente, por eso considerando las altas expectativas de vida que tiene el cáncer si se detecta a tiempo, es muy importante que los pacientes conozcan sus alternativas para preservar la fertilidad. Entendiendo los conceptos La infertilidad permanente en los pacientes que enfrentan estos tratamientos, puede darse porque se utilizan medicamentos con efectos secundarios en otros órganos (quimioterapia) y radioterapias, que pueden afectar la reserva ovárica en la mujer así como alterar sus hormonas y dañar las células que producen los espermatozoides en el hombre. Por esta razón los oncólogos deben poner en conocimiento de aquellos pacientes que vayan a tratarse con dichos métodos, sus alternativas futuras en cuanto a la fertilidad y determinar en cada paciente los riesgos y daños que se puedan producir, ya que el efecto es diferente dependiendo del tratamiento que se reciba y otra serie de factores como el tipo de cáncer, dónde está ubicado, la edad, la salud general y la respuesta al tratamiento. Expectativas futuras Así que es importante consultar con un especialista en fertilidad si es posible, antes de iniciar el tratamiento,  sin olvidar en todo caso que lo más importante es preservar la propia vida y que de ninguna manera se debería aplazar el tratamiento contra el cáncer. En la mujer, el método más reconocido de preservación de la fertilidad  es la Vitrificación de Óvulos, donde a través de un procedimiento relativamente sencillo, las mujeres menores de 37 años podrán congelar un número limitado de óvulos, que luego serán fertilizados en el laboratorio y transferidos a la paciente cuando decida ser madre o haya total tranquilidad de que la enfermedad se ha superado. Los hombres a su vez, pueden congelar su semen siempre siguiendo las indicaciones del especialista y conservarlo en un Banco de Semen. Es de aclarar que en ocasiones, algunas personas recuperan la fertilidad de forma espontánea, sin embargo, si este no es el caso y conservan óvulos o espermatozoides en el Banco de Gametos, pueden a recurrir a técnicas de reproducción asistida y así alcanzar el sueño de ser padres. Grupo inSer Artículo para el blog de El Colombiano Hablemos de Fertilidad

Tener un niño es como planear un viaje

Decidir tener un niño es como planear un viaje a Australia. El viaje a Australia… Has oído que es un lugar maravilloso, has leído muchas guías y te sientes preparado para ir. Todo el mundo que conoces ha viajado allí en avión y comenta que puede ser un vuelo turbulento con ocasionales aterrizajes forzosos, pero tú sabes que vas a ser mimado en ese viaje, por lo tanto vas al aeropuerto y pides en el mostrador un billete para Australia. Parece que no hay sitio para ti Tendrás que esperar al siguiente vuelo. Impaciente pero a sabiendas de que será un vuelo maravilloso. Tú esperas, esperas y esperas… Continuamente llegan y salen aviones. La gente te dice cosas como: ¡Relájate, te embarcarás pronto! o verás como otros que ya estaban embarcado deciden a última hora cancelar su vuelo, ante lo cual llorarás y gritarás: ¡no es justo! Después de mucho tiempo de espera la agencia te dice: Lo siento, pero nos va a ser imposible conseguirle un vuelo a Australia, quizá debiera pensar en ir en barco. ¡En barco! te dices, pero ir así me llevará mucho tiempo y será muy caro y he puesto todo mi corazón en ir allí en avión. Triste te vas a casa y piensas que a lo mejor es una buena idea no hacer el viaje. Te preguntas si Australia va a ser tan bonita si vas allí en barco, pero has soñado tanto con ese viaje que al final decides ir hasta allí por mar. Es un viaje largo y difícil y nadie te mima. Te llegas a preguntar si alguna vez verás la costa y mientras tanto tus amigos han realizado allí varios vuelos hablando maravillas del lugar. Entonces, un glorioso día, el barco atraca en Australia Es más exquisita de lo que te habías imaginado y su belleza se magnifica después de un viaje tan largo. Has hecho buenos amigos en la travesía y te has encontrado a ti misma comparando tu historia con la de otros pasajeros. La gente continuará volando a Australia tan a menudo como quiera, pero tú solo podrás navegar hasta allí una vez, quizás dos y tendrás que seguir oyendo cosas como: ¡Qué afortunada! ¡Tú no tuviste que volar! Mi vuelo fue horrible, mejor ir en barco. Mientras, tú te preguntas cómo hubiera sido tu vuelo a Australia. Pero ya sabes que has sido bendecida con una nueva visión del lugar y que la belleza de Australia no reside en el modo en el que vas hasta allí, sino en el lugar mismo. Tomado de Red Infertiles

Embarazo luego de ligadura de trompas

La ligadura de las trompas de Falopio es uno de los métodos de planificación familiar definitivos, más comúnmente utilizados. Existen varias técnicas para realizarla: cortando las trompas, ligándolas con anillo plástico o con material de sutura y sellándolas con el uso de energía.  Con todas ellas se busca generar una obstrucción de las trompas de Falopio, que impide que el óvulos y el espermatozoide lleguen a juntarse para dar origen a la formación de un embrión y finalmente de un embarazo. A pesar de que la ligadura de trompas se considera un método "definitivo," una gran cantidad de mujeres y/o parejas cambian de opinión y deciden buscar un nuevo embarazo luego de haberse sometido a este procedimiento. Afortunadamente existen buenas opciones para poder sobreponerse a este obstáculo y llegar al embarazo: la reconstrucción de las trompas (reanastomosis tubárica) y la fertilización in vitro. La reconstrucción de la trompas de Falopio por medio de cirugía es un método efectivo.  Esta puede lograrse por medio de cirugía abierta, con una incisión similar a la que se utiliza para realizar una cesárea, o por cirugía laparoscópica, la cual se realiza mediante pequeñas incisiones de 5 mms en el abdomen para la introducción de pinzas de cirugía y un lente, que se conecta a una pantalla de video, permitiendo ver y manipular los órganos en el interior de la pelvis.  En manos de personal especializado y con buen entrenamiento, la posibilidad de que las trompas queden permeables y funcionales de nuevo es de aproximadamente un 50 a 60%.  Si esto se logra, el chance de obtener un embarazo espontáneamente es muy bueno. En ocasiones las trompas no recuperan una buena funcionalidad y/o permanecen obstruidas a pesar del intento de reconstrucción.  Esto sucede generalmente cuando se encuentran muy deterioradas como consecuencia de la técnica utilizada para la ligadura, en la cual se ha resecado o cauterizado una larga porción de la trompa.  Es de anotar que luego de la reconstrucción tubárica, hay un aumento del riesgo de tener un embarazo ectópico (embarazo por fuera de la cavidad del útero) en la trompa, debido a que pueden presentarse estrecheces en el conducto o alteraciones que afecten el transporte adecuado del embrión en su recorrido normal por la trompa de Falpio, como consecuencia del proceso de cicatrización. La segunda opción para obtener un embarazo en presencia de trompas previamente ligadas es la fertilización in vitro.  Esta técnica fue desarrollada en los años 70 específicamente para mujeres con infertilidad causada por obstrucción de sus trompas de Falopio.  En condiciones normales luego de que el ovario libera el óvulo (ovulación), la trompa de Falopio lo captura y el espermatozoide, depositado en la vagina, ingresa al útero, luego a la trompa y nada hasta el extremo de esta, donde se encuentra con el óvulo, el cual fertiliza para formar el embrión. Este último, una vez formado, es transportado por la trompa hasta llevarlo al útero.  En la fertilización in vitro, los óvulos son extraídos del ovario por medio de una aguja que ingresa por la vagina, atravesando su pared para llegar directamente al ovario.  Luego son rodeados por espermatozoides en el laboratorio para permitir que se dé la fecundación y la formación de los embriones, que son luego depositados en la cavidad uterina, ingresando por vía vaginal, nuevamente.  De esta manera no se requiere en ningún momento unas trompas permeables o funcionales.  Por lo general cada intento de fertilización in vitro puede dar una posibilidad de embarazo de aproximadamente 45%. La fertilización in vitro se considera una mejor opción en mujeres con ligadura de trompas, que tienen 35 años o más, en las cuales no hay mucho tiempo para llegar al embarazo, pues ya se empieza a comprometer su potencial fértil por una disminución en el número y calidad de sus óvulos.  También puede ser una mejor opción en casos en que se haya utilizado una técnica muy destructiva para la ligadura tubárica o en parejas con otras causas asociadas de infertilidad.  Por lo contrario la reconstrucción quirúrgica de las trompas puede ser una mejor opción en mujeres menores de 35 años sin ningún otro trastorno reproductivo. En conclusión hay mucho para ofrecer a las mujeres con ligadura de trompas que han cambiado de opinión y desean un nuevo embarazo. Definitivamente tienen un buen chance de ser madres nuevamente. Grupo inSer Artículo para el blog de El Colombiano Hablemos de Fertilidad

¿Cómo la endometriosis afecta la fertilidad?

La endometriosis es una enfermedad crónica, que consiste en la aparición de tejido endometrial en cualquier lugar anatómico diferente a su ubicación original, que es la parte interna del útero (endometrio) y que fecta directamente a la fertilidad de la mujer. Este tejido endometrial puede implantarse en cualquier lugar del cuerpo humano, sin embargo, su aparición es más frecuente en las trompas uterinas, ovarios, vagina, recto y pared pélvica o peritoneo. Las lesiones iniciales presentan un aspecto rojo y con el tiempo se van convirtiendo en implantes de color negro, que pueden formar incluso quistes con aspecto de chocolate en su interior. De la misma manera la endometriosis puede generar adherencias o bridas de los órganos pélvicos, es decir que se adhieran unos con otros, generando dolor y limitaciones de la función normal de dichos órganos. Estas lesiones y adherencias, pueden ocasionar síntomas como dolor pélvico intenso, períodos menstruales abundantes y dolorosos, o dificultad para lograr un embarazo. Es importante aclarar que se trata de una enfermedad benigna que no tiene relación con cáncer ni otro tipo de enfermedad neoplásica, pero es una de las causas más frecuentes de dolor pélvico e infertilidad. De allí la importancia de descubrirla a tiempo y tratarla de manera adecuada, con el fin de evitar la aparición de los síntomas molestos que puede producir, así como la interferencia que puede generar para lograr una gestación natural. ¿A QUIÉN AFECTA Y POR QUÉ SE PRODUCE ? La endometriosis se presenta principalmente en mujeres jóvenes que se encuentran en etapa reproductiva y puede afectar a 1 de cada 5 mujeres en este rango de edad. Podemos encontrarla además, en cerca de la mitad de las mujeres que presentan dificultad para lograr un embarazo de manera espontánea. No se conoce la causa exacta, sin embargo, sabemos que existen algunos factores genéticos y hereditarios que predisponen a ciertas mujeres para desarrollar esta enfermedad. Existen muchas teorías acerca de su causa exacta, pero al parecer una de las mas acertadas es el flujo retrógrado del sangrado menstrual; es decir, el material que debía ser expulsado por el canal vaginal, regresa a través las trompas uterinas, llegando así a la cavidad abdominal y los órganos pélvicos internos. Cabe aclarar que no todas las mujeres que presentan este flujo retrógrado de sangrado menstrual, presentan endometriosis y esto puede desvirtuar un poco este planteamiento. Otra teoría importante, parece estar basada en la producción de estrógenos. Estas hormonas son liberadas principalmente por los ovarios y son necesarias para muchas de las funciones corporales normales de la mujer. Sin embargo en algunos casos, estos mismos estrógenos estimulan las células del cuerpo para generar focos de endometriosis. ¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS QUE HACEN SOSPECHAR ENDOMETRIOSIS? El principal síntoma que puede presentar una mujer con endometriosis es el dolor pélvico intenso. Este dolor se hace más fuerte durante el período menstrual y al momento de las relaciones sexuales, pero puede manifestarse también con dolor en el recto, vejiga, espalda y extremidades. Es frecuente también encontrar sangrados menstruales muy abundantes, sin embargo, en muchas mujeres la primera manifestación es la dificultad para lograr un embarazo espontáneamente. Es importante saber, que no todas las mujeres que presentan estos síntomas tienen endometriosis, pero debe estar dentro de las opciones diagnósticas principales. ¿CÓMO HACEMOS EL DIAGNÓSTICO DE ENDOMETRIOSIS? Diagnosticar esta enfermedad no es fácil y en muchas ocasiones es necesario realizar procedimientos invasivos para confirmar su presencia. El primer indicio de la enfermedad está dado por los síntomas referidos por la paciente, apoyados en un examen ginecológico completo, que en pacientes que presentan la enfermedad, puede ser más molesto y doloroso de lo habitual. Es necesario realizar un examen de ultrasonido preferiblemente por vía transvaginal, con el fin de detectar lesiones causadas por la endometriosis, como quistes o retracciones de órganos. Aunque de manera frecuente, la endometriosis genera lesiones muy pequeñas que no se detectan por esta vía. El método ideal para diagnosticar la endometriosis es la laparoscopia. Este procedimiento consiste en introducir una cámara a través del ombligo e insuflar el abdomen con un gas (CO2), con el fin de observar directamente la cavidad abdominal y los órganos pélvicos. Esta intervención no solo nos permite diagnosticar la enfermedad, si no también extirpar las lesiones que se encuentren en ese momento, como focos rojos o negros de la enfermedad, quistes ováricos o liberación de adherencias. La mayoría de ocasiones la laparoscopia es suficiente para realizar el diagnóstico adecuado de la endometriosis, pero en ciertos casos, es necesario tomar muestras de tejido abdominal que puede lucir aparentemente sano, con el fin de enviarlo al laboratorio de patología y confirmar así, la presencia o ausencia de la enfermedad. ¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO PARA LA ENDOMETRIOSIS? El tratamiento podemos dividirlo en 2 grupos principales: Mujeres con deseo de embarazo cercano: En este caso el tratamiento depende de la severidad de la enfermedad y el compromiso de los órganos pélvicos. De entrada es recomendable realizar una laparoscopia diagnóstica y/o operatoria, con el fin de confirmar la presencia de la enfermedad y tratar las lesiones encontradas durante el procedimiento. Dependiendo entonces del tipo de afección y el grado de compromiso en el aparato reproductor, se pueden realizar tratamientos para lograr el embarazo, desde muy básicos como la estimulación de los ovarios para asegurar la ovulación, hasta tratamientos que implican la manipulación de gametos como la fertilización in vitro, cuando el compromiso por la endometriosis es mayor. El tipo de tratamiento depende a su vez de la edad de la mujer, sabiendo que a mayor edad menor fertilidad y mayor tiempo de exposición a la enfermedad, de forma tal que en pacientes con diagnóstico de endometriosis, la recomendación es buscar embarazo en edades tempranas o al menos no postergar excesivamente la reproducción. La edad y el tiempo de evolución de la enfermedad, son los factores que más dificultan la consecución del embarazo. En todos los casos es necesario evaluar la calidad de los espermatozoides de la pareja, con el objeto de escoger el tratamiento mas adecuado y efectivo. Mujeres sin deseo de embarazo: En este caso el tratamiento está enfocado a mejorar

Busco quedar en embarazo, pero siempre lo pierdo

Aunque no se considera infertilidad, perder los embarazos repetitivamente genera tanta o más frustración aún. Este diagnóstico, conocido como Pérdida Recurrente del Embarazo (PRE), se hace en parejas que han perdido 3 o más embarazos.  El  riesgo de una nueva pérdida se aumenta considerablemente y se deben tomar medidas para evitar que esto ocurra.  La PRE ocurre en aproximadamente el 3% de las parejas. En general estas pérdidas ocurren en la primera mitad del embarazo, antes de las 20 semanas. La Pérdida Recurrente del Embarazo se asociado a múltiples causas:  Genéticas. Pueden existir alteraciones en los cromosomas de los padres que no se manifiesten en las características físicas de éstos, pero que los predispongan a formar embriones con alteraciones genéticas incompatibles con la vida, que se traducen en un aborto temprano.  La más frecuente de éstas se conoce como translocaciones, en la cual un fragmento de un cromosoma se parte y se pega a otro cromosoma.  Uterinas. La mujer puede tener alteraciones en su útero que dificultan el desarrollo normal de la placenta y el embarazo. Esta pueden ser de nacimiento (malformaciones Mullerianas) como tabiques que separan la cavidad del útero en dos y úteros con 2 cuerpos separados o defectos adquiridos como el crecimiento de tumores uterinos llamados miomas o pólipos, entre otros.  La incapacidad del cuello del útero (cérvix) para contener el embarazo también puede causar pérdidas recurrentes durante el segundo trimestre del embarazo.  Inmunológicas. El sistema inmunológico, que normalmente produce proteínas conocidas como anticuerpos, que atacan y destruyan los agentes extraños al organismo como bacterias, hongos y virus, sufre un disbalance y comienza a producir anticuerpos contra los propios componentes del organismo.  En algunos casos estos componentes son estructuras conocidas como fosfolípidos, que tienen que ver con la regulación de la coagulación de la sangre.  Su presencia genera un estado de hipercoagulabilidad de la sangre que causa la formación de pequeños trombos en la placenta y la pérdida recurrente del embarazo.  Esto se conoce como sindrome antifosfolípido.  Endocrinas. Algunas patologías que tienen que ver con la alteración en la producción de hormonas en el organismo, pueden generar pérdidas recurrentes del embarazo.  Las que tienen una asociación más clara son los trastornos tiroideos, la diabetes, la alteración en la secreción de prolactina y la disminución en la capacidad del ovario de producir progesterona, en lo que se conoce como deficiencia del cuerpo lúteo.  Infecciosas. Algunas infecciones, principalmente virales, pueden llevar a la pérdida aislada de un embarazo.  Sin embargo no está comprobado que ninguna de ellas genera pérdidas recurrentes de embarazo. Muchas otras alteraciones se han correlacionado con la PRE, sin embargo pocas tienen suficiente evidencia médica para soportarlas y solo las mencionadas anteriormente, merecen considerarse dentro del estudio de las parejas que sufren esta condición. Después de un estudio completo en las parejas con PRE, se encuentra una causa evidente en el 50% de las parejas.  En el 50% restante no se encuentra una causa, en lo que se conoce como PRE idiopática. La mayoría de las causas mencionadas son susceptibles de manejarse con éxito, mediante distintos tipos de tratamientos como la corrección y control de trastornos hormonales, el uso de medicinas para disminuir la tendencia a formar coágulos en la sangre, la corrección quirúrgica de los trastornos uterinos, la suplementación temprana en el embarazo con progesterona exógena y/o el uso de la fertilización in vitro con el análisis genético de los embriones antes de transferirlos al útero.  En los casos de PRE idiopática, aunque no se detecte una causa, el pronóstico de estas parejas es muy bueno ya que la evidencia médica ha demostrado que hasta el 80% de ellas logran tener un bebe a término sin ser sometidas a ningún tipo de tratamiento médico. Como se puede ver la PRE es una condición que genera profundas dificultades emocionales pero que gracias al desarrollo médico científico, hoy en día tiene muchas posibilidades de ser enfrentada con éxito.  Estas parejas, aunque se enfrentan a una descomunal sensación de frustración, tienen una excelente posibilidad de ser padres con un adecuado manejo médico. Grupo inSer.

Inseminación artificial ¿en qué consiste?

La inseminación artificial es una técnica de reproducción asistida de baja complejidad que consiste en depositar espermatozoides con un catéter en el fondo del útero (durante un coito natural, los espermatozoides se depositan solo a la entrada del útero). Esto se hace en la mujer en su período ovulatorio con el objetivo de lograr una gestación. Existe la inseminación homóloga (IAH) o conyugal  cuando es con semen de su pareja y la de donante  (IAD) cuando es con semen donado (banco de semen). Con frecuencia se confunde con la fertilización In Vitro que es otra técnica completamente distinta.  ¿En qué casos se practica la Inseminación Artificial? Las parejas que se benefician de una inseminación artificial son aquellas con un diagnóstico de infertilidad debido a factores como: Imposibilidad de depositar el semen en la vagina ya sea por eyaculación precoz. Vaginismo. Disfunción eréctil, alteraciones en número o movilidad de los espermatozoides (oligoastenoteratozoospermia  leve). Problemas con el cuello uterino  (estrechez/estenosis). Endometriosis leve. Infertilidad de origen desconocido. Parejas en las cuales uno de ellos es positivo para HIV /SIDA. En alguno de estos casos la primera opción de tratamiento es la psicoterapia o tratamiento médico y la inseminación es un tratamiento complementario ¿Qué se requiriere para hacer una inseminación? Se requiere por parte de la pareja que el semen cuente con al menos 5 millones de espermatozoides móviles, luego de la capacitación del semen, y que la mujer tenga como mínimo una trompa de Falopio permeable (comprobada ya sea por laparoscopia o rayos X). Deben hacerse además exámenes para SIDA, hepatitis B y hepatitis C. ¿Cómo es el Proceso? Inicialmente se debe acudir a una cita con el ginecólogo para una revisión completa (revisión hormonal, y ecográfica). El hombre debe hacerse un espermograma). El ciclo de tratamiento comienza con Estimulación Ovárica Controlada: en los primeros 5 días de iniciado el período menstrual se inician  medicamentos inductores de ovulación tipo citrato de clomifeno o gonadotropinas con el objetivo de permitir el desarrollo de varios folículos. Se realiza un seguimiento ecográfico, unos días después.  Este proceso de estimulación  dura aproximadamente 9 días (dependiendo de la respuesta de cada paciente) y se acompaña de seguimiento ecográfico en promedio 2 o 3 veces antes de tomar la decisión de cuando están listos los folículos y que días se programa la inseminación. Al completar la estimulación se adiciona un medicamento (hCG) cuya función es completar la maduración de los ovocitos y permitir la ruptura del folículo para que este sea captado por la trompa de Falopio. Después de 24 a 36 horas de aplicado este medicamento se realizará la inseminación. Inseminación intrauterina: El día programado el hombre lleva la muestra de semen (tomada por masturbación) a el laboratorio para que esta sea procesada (donde se separan los espermatozoides de mejor forma y con mejor movilidad). Esto puede tomar entre 2 a 3 horas. Luego se coloca la mujer en posición ginecológica (similar a la de toma de citología) y se introduce la muestra ya capacitada por medio de un catéter a nivel intrauterino. Después de la inseminación se recomienda unos minutos de reposo, aproximadamente 15 min. Los 2 semanas siguientes se administra progesterona (hormona necesaria para el inicio y mantenimiento del embarazo)  ya sea oral, vaginal o intramuscular. La prueba de embarazo en sangre que se realiza en promedio 15 días después del procedimiento. ¿Existen riesgos al realizar una Inseminación Arftificial? Embarazo múltiple: Debido a la medicación que se utiliza para estimular el ovario, puede haber ovulación de varios oocitos resultando en un embarazo múltiple. El embarazo múltiple implica un riesgo aumentado para la madre y los bebes. Hiper-Estimulación Ovarica: Debido también a la ovulación de varios foliculos puede  darse una condición de ovarios aumentados de tamaño y retención de fluidos. Infección pélvica: Al introducir el catéter de inseminación podría favorecerse el ascenso de microorganismos desde la vagina hasta el útero y las trompas. Esta es una complicación muy infrecuente ¿Cuáles son las probabilidades de éxito? La probabilidad de embarazo por ciclo y el número de ciclos a realizar, depende del diagnóstico, la edad, la calidad espermática y el número de folículos desarrollados. De manera global la tasa de embarazo por ciclo de inseminación oscila alrededor del 15% Respecto al número de ciclos realizados, es muy importante resaltar  que del global de las pacientes que van a conseguir gestación con IAH, el 90% lo hará en sus primeros 3-4 ciclos (tasa acumulada del aprox 60%) Cuando la inseminación artificial no tiene éxito debe pensarse en otras técnicas de reproducción asistida más complejas y más eficientes como por ejemplo la fertilización in vitro. Grupo InSer

Planeo buscar un embarazo ¿debería de ir al médico?

Para la formación y crecimiento del bebé, el metabolismo de la mujer durante el embarazo debe proveer más nutrientes y energía de los que necesita para sí misma. Debe metabolizar los alimentos de manera eficiente y rápida.   Este esfuerzo extra puede llevar a la mujer  gestante  a desequilibrios metabólicos como la diabetes gestacional. Con el embarazo, el útero aumentado de tamaño y la circulación placentaria requieren un volumen extra de sangre, volumen que puede llegar ser hasta un litro.  Para producir esta cantidad extra de sangre la mujer gestante utiliza hierro, ácido fólico y otros nutrientes, disminuyendo seriamente sus reservas de hierro. El corazón también debe fortalecerse para realizar el trabajo más exigente que significa mover una cantidad mayor de sangre. Durante el embarazo el sistema de defensa de la mujer se adapta para tolerar la presencia de un organismo extraño dentro de sí.  Esto  puede causar que  este más susceptible al ataque de bacterias y virus. Por estas consideraciones si es recomendable hacerse un examen médico para iniciar el embarazo en condiciones físicas óptimas y con las vacunas  necesarias ya aplicadas. Entre las recomendaciones generales están: Un chequeo médico general (manejo y control de situaciones como obesidad, mala nutrición, diabetes ) Un  chequeo de salud oral con el odontólogo Exámenes de laboratorio: hemograma, clasificación sanguínea, VDRL, VIH, citoquímico de orina ( corregir problemas de anemia e infecciones genitourinarias) Iniciar suplementación con ácido fólico (disminuye malformaciones  del tubo neural) y de hierro en caso de ser necesario. Actualizar vacunas. Especialmente Rubeola y tétanos. Si pasa más de 1 año sin lograr obtener el embarazo consultar a un especialista. Si la mujer es mayor de 35 años, consultar después de 6 meses de búsqueda sin éxito. La gran mayoría de los embarazos  llegan a término felizmente con un control prenatal adecuado. Grupo InSer

Falla ovárica y la preservación de la fertilidad

La edad promedio de embarazo se ha aumentado en los últimos años en la medida que más mujeres persiguen una educación formal y una carrera profesional, posponiendo así el matrimonio y la maternidad, afectándose así  su fertilidad. Consecuentemente un gran grupo de mujeres que llegan a sus últimos años reproductivos en estas circunstancias buscan asistencia médica asociada a la infertilidad. Por otro lado ha aumentado el número de personas en edad reproductiva que han sobrevivido a enfermedades potencialmente letales, como el cáncer y otras autoinmunes, en la medida que mejoran las terapias para estas enfermedades.  Se estima que para este año, 1 de cada 250 adultos sea sobreviviente de un cáncer de la infancia. Estos dos fenómenos cambiantes en la vida de la mujer de hoy, nos llevan a idear maneras para ampliar la ventana de concepción que no solo se ve limitada porque no ocurre producción de huevos en el ovario de la mujer después de la época postnatal, sino que estos sufren un proceso de muerte programada a lo largo de la vida de la mujer que culmina con su desaparición en la menopausia.  El hecho que la edad de la menopausia sea variable (42 a 58 años) parece indicar que las mujeres están dotadas de un número variable de huevos al nacer y/o que la velocidad con la que estos se pierden varía de una mujer a otra. Sin embargo este proceso de pérdida de los huevos en el ovario puede verse acelerado por tratamientos médicos que destruyen los folículos (estructura que comprende el huevo inmaduro con las células de la granulose que lo recubren) y estos tratamientos pueden ser de tipo quirúrgico, medicamentoso (quimioterapia) o asociado a radioterapia como parte de terapias que intentan salvar la vida de la mujer, pero que pueden comprometer la calidad de vida futuro al producir una falla ovárica prematura. La aparición de falla ovárica prematura de origen iatrogénica o secundaria a tratamientos médicos dependerá entonces de 3 factores: la edad de la mujer en el momento del tratamiento, el tipo de tratamiento y la dosis total de medicamento o radioterapia suministrada. La edad de la mujer es en sí un factor protector en la medida que la mujer joven posee más folículos primordiales en el momento de la injuria al ovario, lo que le permite recuperar la función ovárica pasado el tratamiento a pesar que la destrucción de los mismos también se da.  Esto se puede ver reflejado, sino en una falla ovárica inminente, si en una menopausia más temprana. En el caso de la quimioterapia, existen 3 grupos de acuerdo al riesgo de producir destrucción de los folículos ováricos y falla ovárica.  Dentro de los medicamentos más conocidos en el grupo de alto riesgo está la ciclofosfamida, el busulfán, la mostaza nitrogenada y el melfalán.  Dentro del grupo de bajo  o ningún riesgo está el metrotexate y el 5-Fluoracilo, entre otros.  El riesgo de falla ovárica luego del tratamiento de cánceres como el linfoma, leucemia o cáncer de mama con medicamentos como la ciclofosfamida se incrementa en la medida que aumenta la edad de la mujer. Así, una de cada cinco mujeres con edad promedio de 29 años, presentarán falla ovárica después de este tratamiento, comparada con 3 de cada 5 después de los 30 años. Sin embargo, cuando la dosis total de quimioterapia suministrada es alta o la combinación de medicamentos potencia su efecto nocivo sobre el ovario, 9 de 10 mujeres no volverán a menstruar debido a falla ovárica iatrogénica; tal es el caso de la quimioterapia combinada, con o sin radioterapia, para el trasplante de médula. Es en estos casos, en los que se requiere la mayor colaboración entre el equipo médico con el fin de darle una asesoría oportuna, especialmente a aquellas mujeres que aún no han satisfecho su maternidad. Grupo InSer

El acompañamiento emocional en la búsqueda del embarazo

Luego de haber intentado conseguir un embarazo durante un tiempo sin haberlo logrado, se comienza con la vaga idea de la existencia de problemas de fertilidad que puede venir acompañado de un amplio carrusel de emociones. Desde ese momento, es vital que la pareja cuente con una valoración profesional para dar inicio a un proceso de evaluación integral que permita detectar las posibles causas y determinar si es necesario un tratamiento de reproducción asistida. En este sentido, una mirada integral de la situación implica que la experiencia vivida sea escuchada o respaldada por alguien que simpatice con la situación y pueda manejarlas desde un plano profesional, generando espacios seguros para expresar las alegrías, angustias o tristezas y en la cual la comunicación en estos procesos, juega un papel fundamental; si comunicamos, nos informamos y si nos informamos, normalizamos, comprendemos y afrontamos la situación. Así mismo, la experiencia de infertilidad despierta muchas expectativas, incertidumbres, temores al fracaso y otros estados de ánimo que pueden llevar al paciente y/o a la pareja a situaciones de alta tensión emocional. Es por esto, que todo tratamiento de fertilidad adecuado debe conocer y acompañar las necesidades de la pareja y velar por el equilibrio emocional. Por esta razón, en InSer conscientes de que lo físico y emocional siempre van de la mano, contamos con un servicio permanente de psicología, lo cual dará importantes beneficios y oportunidades de crecimiento a la pareja, entre ellos se encuentran: * Disminución en niveles de ansiedad, estrés y depresión. * Mayor autocontrol emocional. * Incremento de la sensación de control sobre el tratamiento. * Toma de decisiones más adecuadas. * Mayor optimismo y cooperación sobre los procesos. Nuestra psicóloga Susana Rodríguez, está dispuesta a ayudar a las personas, brindando acompañamiento, información, motivación y direccionamiento a la pareja para afrontar la situación de infertilidad. Estamos comprometidos en generar una experiencia orientada hacia la calidad de vida, bienestar personal y familiar, porque los sueños de nuestros pacientes son también importantes para nosotros. Grupo InSer

Donación de óvulos

Cientos de parejas no pueden cumplir su sueño de ser padres porque los óvulos en la mujer han perdido su calidad por la edad o simplemente han perdido sus ovarios por algún motivo. Estas parejas tienen en la donación de óvulos su única esperanza para lograr un embarazo y de esa manera, el hijo que tanto han soñado. A diferencia de los hombres, cuyos testículos producen espermatozoides nuevos todos los días de su vida, las mujeres solo producen óvulos en sus ovarios hasta el 5to mes de vida fetal. Esto quiere decir que una mujer nunca produce óvulos nuevos desde el momento en que nace.  Los ovarios guardan los óvulos producidos en la vida fetal para utilizarlos durante la vida reproductiva que inicia desde el comienzo de los periodos menstruales hasta que llega la menopausia. Por eso a medida que avanza la edad en la mujer, el número y la calidad de los óvulos va disminuyendo inexorablemente.  Sin embargo, a pesar de que los ovarios envejecen a un ritmo acelerado, el útero no. Por ello este último es receptivo a un embarazo hasta  edades muy avanzadas. Esto permite que, con una preparación adecuada del útero, estás mujeres puedan lograr un embarazo mediante la donación de óvulos. Las donantes de óvulos idealmente son mujeres muy jóvenes y sanas. Deben ser menores de 30 años y haber tenido hijos sanos. Además no deben existir enfermedades hereditarias serias en su familia. Antes de donar se les deben realizar exámenes para descartar la presencia de infecciones potencialmente transmisibles por medio de la sangre, los tejidos o los fluidos corporales. También se estudia su salud genética mediante exámenes de sus cromosomas y/o detección de genes potencialmente peligrosos. Por último, su salud emocional y sicológica es evaluada mediante pruebas especializadas y entrevistas con un profesional de dicha área. Una vez han superado todas estas pruebas las candidatas a donar óvulos son ingresadas a una lista de donantes potenciales a partir de la cual se realiza una selección que se ajuste al máximo posible a la características de la mujer que requiere la donación de óvulos. Una vez se ha realizado la selección de la donante, sus ovarios son estimulados mediante medicamentos orales y/o inyectados durante aproximadamente unos 8 a 10 días. Al alcanzar la madurez de los óvulos, estos son extraídos de los ovarios por aspiración vía transvaginal y bajo sedación. Estos son fecundados en el laboratorio con espermatozoides de la pareja que requiere la donación, formando así los embriones, que 3 a 5 días más tarde son depositados en el útero de su madre. Las donantes pueden donar óvulos en repetidas ocasiones. Aunque el procedimiento no afecta su salud o su reserva ovárica, en general se acepta que un máximo de 6 donaciones es prudente. Una vez extraídos los óvulos se les recomienda iniciar pastillas anticonceptivas, que mantienen sus ovarios en estado de reposo hasta el momento en que se requiere una nueva donación de su parte. De acuerdo con la legislación Colombiana, la donación de óvulos debe realizarse de manera anónima en ambas vías. Las donantes no tienen ningún derecho ni ningún deber sobre los bebés resultantes de su donación de vida. Además debe ser un acto completamente voluntario y sin ningún tipo de constricciones. Como ven, la donación de óvulos, es un acto de gran generosidad, que ha permitido a miles de parejas formar una familia, cuando creían haber perdido todas sus esperanzas. Juan Luis Giraldo OBGYN Especialista en Reproducción Humana Grupo InSer

La vitrificación, una técnica de conservación

Existen situaciones  en las cuales una mujer debe posponer su búsqueda de embarazo tomando el riesgo de perder su fertilidad durante ese tiempo de espera.  Un ejemplo de ello, es cuando a una mujer se le detecta cáncer. Desde este momento, debe de someterse a una serie de tratamientos que pueden incluir quimioterapia o radiación.  Tanto la radiación como la quimioterapia pueden destruir la reserva de óvulos que hay en el ovario de la mujer y por lo tanto, dejarla estéril. Una solución, para este problema es extraer sus óvulos y/o parte del tejido ovárico antes de la terapia y conservarlos congelados para utilizarlos después de que todo su proceso haya terminado y el cáncer haya desaparecido. Antes de que se descubriera la vitrificación, la conservación de las células y tejidos era por medio de la congelación y esta técnica tenía un gran inconveniente: durante el proceso, el agua que hay dentro de las células (el óvulo tiene un gran contenido de agua) formaba cristales de hielo y estos cristales podían romper la célula y destruirla. Hasta el momento las tecnologías que se habían desarrollado para congelar los óvulos eran muy ineficientes y muy pocos óvulos sobrevivían para poder ser fecundados después. Una solución para este problema fue la vitrificación, la cual consiste en enfriar los tejidos de una manera tan rápida ( – 130.000 grados por minuto ) que no alcanzan a formarse cristales de hielo sino un sólido parecido al vidrio. Al vitrificarse los líquidos, éstos permanecen transparentes, a diferencia de la congelación donde el hielo los volvía blancos y opacos. El Dr M. Kuwayama asegura que utilizando esta técnica se puede tener éxito en la sobrevida de los óvulos cercana al 100%.  Con estos porcentajes ya se hace práctico que mujeres que necesiten posponer su fertilidad, puedan guardar sus óvulos para utilizarlos más tarde y así obtener su embarazo.

Las pastillas anticonceptivas y la fertilidad

Existe el mito generalizado que el uso de pastillas anticonceptivas puede poner en riesgo o afectar la fertilidad. Las pastillas anticonceptivas funcionan proveyendo las hormonas que normalmente produce el ovario. Esto engaña a la parte del cerebro que controla el funcionamiento del ovario (hipófisis e hipotálamo) a creer que el ovario está funcionando y entonces no envía las señales que normalmente enviaría para estimular el ovario. El resultado final es que el ovario entra en reposo y no produce óvulos maduros para ser fecundados. Esta es una situación muy similar a la que ocurre durante el embarazo y por este motivo algunos médicos dicen que las pastillas simulan un pseudo embarazo.  Las hormonas de las pastillas, sin embargo actúan sobre el útero y otros órganos produciendo un ciclo de menstruación similar al normal. Como sabemos, después que se termina el embarazo, los ovarios vuelven a estar activos, la fertilidad retorna rápidamente y las personas deben empezar a planificar pasados 30 días del parto si no desean otro embarazo de inmediato. De manera similar, al suspender el uso de las pastillas anticonceptivas la fertilidad retorna rápidamente. Miles de mujeres que han quedado en embarazo por olvidar tomar una de las pastillas anticonceptivas son testigo de ello. Frecuentemente las mujeres preguntan si el usar pastillas anticonceptivas por largo plazo puede afectar su fertilidad. No se ha comprobado que el uso prolongado afecte la fertilidad. Tampoco es necesario "descansar" de su uso cada cierto tiempo. Se pueden tomar por años sin necesidad de suspenderlas. Sobre el uso prolongado hay que llamar la atención sin embargo sobre el factor edad de la mujer. Al nacer con un número limitado de óvulos, la fertilidad de la mujer declina con los años, siendo perceptible este declinar después de los 35 años. Después de los 40 es más difícil para una mujer lograr el embarazo y al llegar a los 50, época en que se terminan los óvulos  (menopausia) solo es posible el embarazo utilizando óvulos donados. Entonces una mujer de 20 años puede planificar sin interrupción con pastillas durante 10 años y al suspenderlas puede quedar rápidamente en embarazo, pero si una  mujer de 30 años planifica los mismos 10 años, al buscar el embarazo, ya con una edad de 40 años, va a tener más dificultad para lograrlo. Hay evidencia que las mujeres que usan anticonceptivos tienen menor riesgo de tener quistes de ovario, cáncer de cérvix y son menos propensas a las infecciones del tracto genital (causa frecuente de infertilidad por obstrucción de las trompas de Falopio). Las pastillas anticonceptivas se usan frecuentemente para tratar y aminorar el crecimiento de la endometriosis (una causa también común de infertilidad). Así que en este aspecto las pastillas anticonceptivas son protectoras de la fertilidad.  Otros beneficios de las pastillas anticonceptivas para las usuarias, son  disminución en el sangrado menstrual y de los cólicos que la acompañan. Grupo InSer

Trompas de Falopio y sus posibles problemas

Las trompas de Falopio son las encargadas de llevar los óvulos (Oocitos) desde el ovario hasta el útero. Para hacer esto las trompas utilizan dos mecanismos. Uno de ellos es hacer contracciones musculares que van empujando el contenido de las trompas de una manera muy similar como las contracciones del intestino que mueven los alimentos por el aparato digestivo. El otro mecanismo es por medio de pequeñas pelitos (cilias) en las células que recubren el interior de la trompas. Estos cilios van moviendo el óvulo hacia el útero de manera muy similar a como las escaleras eléctricas mueven a las persona entre pisos. Además de esto las trompas deben permitir que los espermatozoides que vienen desde la vagina, suban nadando en dirección contraria al óvulo para encontrarse con él, en la parte más lejana de la trompa. Las trompas mantienen las condiciones ideales para que el óvulo y los espermatozoides se junten, ocurriendo la fertilización y luego deben proveer nutrientes para el embrión durante los primeros 4 días  de vida. Todas estas funciones de las trompas pueden alterarse por factores como inflamación, infección o por cicatrización después de cirugías de la pelvis como cirugía de ovario o apendicitis. Estos factores pueden dañar los cilios de las células, causar adherencias que impidan que las trompas se muevan libremente o incluso llegar a obstruir completamente las trompas. ¿Qué hacer con las trompas obstruidas? Cuando la obstrucción de las trompas es en un solo lugar (por ejemplo ligadura de trompas) o cuando hay adherencias externas como ocurre después de apendicitis o peritonitis, es posible corregir el problema con una cirugía de las trompas. Por el contrario cuando la inflamación y el daño han sido al interior de las trompas y se han dañado las células que tienen cilios, la probabilidad de obtener un embarazo es muy baja haciendo cirugía correctiva y la mejor opción de tratamiento es la fertilización in vitro. En la fertilización in vitro, se extraen los óvulos y se fecundan con los espermatozoides en el laboratorio. Los óvulos fecundados son luego introducidos al útero a través de la vagina, no pasando así por la trompa. Grupo InSer

Tratamientos de reproducción asistida

Existen tratamientos de fertilidad para problemas específicos como por ejemplo medicinas para producir ovulación cuando la mujer no ovula o cirugía para corregir problemas de obstrucción de las trompas de Falopio. También existen tratamientos cuando no se sabe la causa o son varias las causas de la infertilidad. Estos tratamientos intentan ayudar  los procesos naturales de fecundación o en algunos casos suplirlos. De manera amplia se los llama Técnicas de Reproducción Asistida. La técnica más sencilla es la inseminación artificial. En la fecundación natural los espermatozoides deben nadar desde la vagina (donde son depositados), ingresar por  el cuello uterino, cruzar todo el útero, entrar a la trompa de Falopio y llegar hasta la parte más distante de la trompa para fecundar el óvulo, convirtiéndose en un camino largo y lleno de obstáculos. En la inseminación artificial, previamente en el laboratorio se preparan los espermatozoides y se depositan en lo profundo del útero.  De esta manera se acorta la distancia que deben nadar los espermatozoides y se evitan algunos obstáculos.  Los espermatozoides pueden ser de la pareja (inseminación artificial con semen del esposo) o en caso de no haber espermatozoides se pueden obtener de un donante o banco (inseminación artificial con semen donado). La inseminación artificial se planea para hacerse cuando el ovario libera un óvulo maduro. El momento de la ovulación se detecta con ecografías en los días previos a ésta. Para aumentar las posibilidades de embarazo, frecuentemente se utilizan medicamentos que estimulan el ovario, produciendo varios óvulos maduros, haciendo que aumente la posibilidad de un embarazo normal como también de un embarazo múltiple (mellizos, trillizos, etc). La inseminación artificial es una técnica sencilla pero también poco eficiente. La probabilidad de embarazo en un ciclo de inseminación  fluctúa entre 11% a 17%, dependiendo de muchos factores como la edad de la mujer, calidad del semen y presencia de otros problemas de infertilidad.  Por este motivo es conveniente planearse para varios intentos (tres o cuatro) con lo que se logran mayores probabilidades de embarazo. Grupo InSer

Tratamientos de fertilidad, parte 1. Inseminación artificial.

Existen tratamientos de fertilidad para problemas específicos como por ejemplo medicinas para producir ovulación cuando la mujer no ovula o cirugía para corregir problemas de obstrucción de las trompas de Falopio. También existen tratamientos cuando no se sabe la causa o son varias las causas de la infertilidad. Estos tratamientos intentan ayudar  los procesos naturales de fecundación o en algunos casos suplirlos. De manera amplia se los llama Técnicas de Reproducción Asistida. La técnica más sencilla es la inseminación artificial. En la fecundación natural los espermatozoides deben nadar desde la vagina (donde son depositados), ingresar por  el cuello uterino, cruzar todo el útero, entrar a la trompa de Falopio y llegar hasta la parte más distante de la trompa para fecundar el óvulo, convirtiéndose en un camino largo y lleno de obstáculos. En la inseminación artificial, previamente en el laboratorio se preparan los espermatozoides y se depositan en lo profundo del útero.  De esta manera se acorta la distancia que deben nadar los espermatozoides y se evitan algunos obstáculos.  Los espermatozoides pueden ser de la pareja (inseminación artificial con semen del esposo) o en caso de no haber espermatozoides se pueden obtener de un donante o banco (inseminación artificial con semen donado). La inseminación artificial se planea para hacerse cuando el ovario libera un óvulo maduro. El momento de la ovulación se detecta con ecografías en los días previos a ésta. Para aumentar las posibilidades de embarazo, frecuentemente se utilizan medicamentos que estimulan el ovario, produciendo varios óvulos maduros, haciendo que aumente la posibilidad de un embarazo normal como también de un embarazo múltiple (mellizos, trillizos, etc). La inseminación artificial es una técnica sencilla pero también poco eficiente. La probabilidad de embarazo en un ciclo de inseminación  fluctúa entre 11% a 17%, dependiendo de muchos factores como la edad de la mujer, calidad del semen y presencia de otros problemas de infertilidad.  Por este motivo es conveniente planearse para varios intentos (tres o cuatro) con lo que se logran mayores probabilidades de embarazo. Grupo InSer

Tratamientos de fertilidad parte 2. Fertilización In Vitro

Cuando existen problemas complejos de fertilidad como por ejemplo endometriosis con obstrucción de las trompas de Falopio o disminución severa de la movilidad de los espermatozoides, se requieren técnicas más sofisticadas de reproducción asistida.  Una de ellas es la Fertilización In Vitro. La Fertilización In Vitro consiste en extraer los óvulos del ovario y llevarlos al laboratorio. Allí en condiciones controladas de temperatura y humedad se ponen en contacto con los espermatozoides de la pareja para que ocurra la fecundación. Luego se dejan en incubadora por 72 horas hasta que ocurren las primeras divisiones celulares. Ya convertido en un embrión  de varias células se transfiere al útero para que continúe su crecimiento. Con la Fertilización in Vitro se superan algunas de las barreras naturales a la fecundación como son: la distancia que deben recorrer los espermatozoides por todo el sistema reproductor de la mujer antes de poder llegar hasta el óvulo o la probabilidad que la trompa no logre atrapar el óvulo después de la ovulación. De hecho la Fertilización In Vitro controla muchas partes del proceso de fecundación y es muy eficiente en lograr la fecundación y obtener embriones. Sin embargo al poner el embrión de nuevo en el útero,  ya este proceso no se controla y el embrión puede implantarse o no. Esto genera que la eficiencia de la Fertilización In Vitro caiga y la probabilidad de un embarazo sea de un 45% por intento en mujeres menores de 35 años. La edad de la mujer es el factor más importante de pronóstico de éxito con la Fertilización In Vitro. Mientras que es 45% o más en mujeres de 35 años, es solo de 27% en mujeres de 40 años y de 9 % en mujeres de 42.  ¿A qué se debe esto?  Por el hecho fisiológico que una mujer produce óvulos nuevos hasta antes de nacer. Después del nacimiento no solo no se producen óvulos nuevos sino que además se empiezan a gastar aceleradamente (alrededor de 1.500 por mes). El resultado final es que a mayor edad hay menos óvulos. Es frecuente que parejas y médicos subestimen el papel del hombre en los tratamientos de fertilidad y que toda la atención se centre en el estudio y tratamiento de la mujer. Esto es desafortunado porque en cerca del 40% de las veces, el factor masculino es el más relevante. Los problemas masculinos más frecuentes: bajo número de espermatozoides o  movilidad lenta deben ser evaluados por el andrólogo para intentar determinar la causa y tratar de obtener mejoría. Los problemas más severos como número extremadamente bajo ( menos de 1 millón) o la ausencia total de espermatozoides en el eyaculado ( azoospermia) y las grandes anormalidades en los espermatozoides rara vez obtienen mejoría y debe entonces recurrirse a las técnicas de reproducción asistida. La Solución para el Problema Masculino Severo es la Inyección Intracitoplásmica de Espermatozoides, ICSI por sus siglas. En forma natural se requiere que un gran número de espermatozoides  llegue hasta el óvulo para romper la barrera que lo rodea (zona pelucida) y se logre la  fecundación. El descubrimiento del ICSI en la década del 90 permitió que con un solo espermatozoides se logre obtener fecundación del óvulo.  Esto se hace mediante el uso de un micromanipulador que atrapa un espermatozoide en una aguja microscópica y lo introduce directamente en óvulo durante un ciclo de Fertilización In Vitro. Grupo InSer

La ovulación y sus problemas

El ciclo menstrual normal de una mujer puede variar entre 23 y 35 días, siendo en promedio de 28 días. También es normal que en un año una mujer tenga uno o dos ciclos anovulatorios que se expresan como un ciclo menstrual irregular. Cuando los ciclos son muy cortos o muy largos esto significa que el ovario no está ovulando. A esto se le llama anovulación crónica. La anovulación crónica puede tener consecuencias para la salud de la mujer. La primera de ellas puede ser dificultad para lograr un embarazo. Otras pueden ser anemia, la aparición de acné, aumento de peso, cólicos menstruales, endometriosis y  problemas de colesterol. En su forma más extrema la anovulación puede terminar en un síndrome de Ovario Poliquístico Cuando se están teniendo persistentemente ciclos irregulares se debe consultar al médico ginecólogo para buscar y tratar la causa. Algunas veces cuando la persona no está buscando activamente un embarazo una forma de tratamiento consiste en usar pastillas anticonceptivas. Al contrario de lo que presuponen algunos mitos sobre ellas, las pastillas anticonceptivas además de regularizar los ciclos pueden proteger la fertilidad futura manteniendo niveles hormonales dentro de rangos normales y disminuyendo así la posibilidad de endometriosis y síndrome de ovario poliquístico. Cuando la persona está en búsqueda de un embarazo el tratamiento consiste en estimular el ovario para que produzca óvulos maduros normalmente. Hay muchas medicinas para inducir la ovulación, pero deben usarse bajo supervisión médica, por ello la valoración previa ante este tipo de casos es esencial para determinar el tipo de medicamentos que se deben de tener en consideración. Grupo InSer

¿Cuándo debo buscar ayuda?

Esta es una pregunta muy frecuente en las parejas que están buscando un hijo y ven pasar los días y el embarazo no llega. La probabilidad de embarazo para una pareja menor de 35 años, sin ninguna patología, en un mes es solo del 20%. Por este motivo una pareja puede tardar varios meses en embarazarse. Sin embargo después de 12 meses ya el 80% de las parejas están en embarazo. Si ha pasado este tiempo y no ocurre el embarazo, es posible que exista un problema. Así que la primera recomendación es que si han pasado 12 meses de búsqueda de embarazo y éste no llega, es hora de consultar un especialista. Una excepción es cuando la mujer es mayor de 35 años. Esto es debido a que las mujeres nacen con un número definido de óvulos en sus ovarios. En términos prácticos no se producen óvulos nuevos después de nacer y por el contrario desde el mismo momento del nacimiento, la mujer empieza a perder óvulos. Llega un momento en el cual los óvulos se acaban. Esto ocurre usualmente a los 50 años, pero ya desde los 32-34 años la reserva el ovario comienza a ser baja, viéndose afectada la fertilidad en la mujer y la probabilidad de embarazo mensual, el cual cae a 18% por mes a los 35 años y a 12 % a los 40 años. Así que una mujer mayor de 35 años ya tiene el reloj biológico caminando en su contra y es aconsejable que consulte más temprano, cuando solo han pasado 6 meses sin lograr el embarazo. Otras situaciones que requieren de la ayuda profesional aun antes de 12 meses: Ciclos menstruales irregulares. Los ciclos menstruales irregulares usualmente reflejan problemas con el funcionamiento del ovario y por ende problemas para concebir. Menstruaciones dolorosas. Cierto grado de disconfort durante la menstruación puede ser normal. Los dolores muy fuertes pueden ser causados por endometriosis o inflamación pélvica. Estas dos condiciones dificultan el lograr el embarazo y deben estudiarse. Cuando ha habido antecedentes de cirugías en la región baja del abdomen como apendicitis, cirugía de quistes de ovario o de miomas. Después de estas cirugías pueden formarse adherencias pélvicas que impiden el normal funcionamiento del sistema reproductivo. Cuando el hombre tiene antecedente de cirugía en los testículos (testículo no descendido, torsión) o de trauma o golpes. Cambios en el color o el olor del semen o dolores en los testículos o en el conducto durante la eyaculación. Para el hombre estos pueden ser síntomas de inflamación que dificulten la obtención de una gestación. Cuando hay dificultades con la sexualidad. Grupo InSer

Inseminación artificial con semen donado

La inseminación artificial con semen donado se utiliza cuando del hombre no es posible obtener espermatozoides normales de manera natural, por ejemplo cuando hay azoospermia (no hay producción de espermatozoides) o cuando hay una enfermedad genética por parte de él y se busca que los hijos no la hereden. Para hacer la inseminación artificial con semen donado se hace desde nuestro banco de semen. Allí, los donantes y las muestras pasan por un proceso riguroso de selección. En primer lugar los donantes deben de ser personas sanas, sin antecedentes personales o familiares de enfermedades genéticas, que no utilicen ningún tipo de medicación o droga. Son evaluados por un médico especialista en hombres, también por una psicóloga y un médico genetista. Se les realizan pruebas psicológicas, genéticas y exámenes para SIDA, Sífilis, Hepatitis B, Hepatitis C, Citomeglaovirus, Blenorragia, Clamidia y Virus HTLV1 y HTLV2. En segundo lugar las muestras de semen son evaluadas para analizar su idoneidad para fertilizar y su capacidad de sobrevida al proceso de congelación/descongelación. También son puestas en cuarentena hasta que los exámenes de enfermedades infecciosas den negativos en una segunda oportunidad. La selección de donante a utilizar se discute con la pareja quien elige las características que más convengan en su caso. El proceso de inseminación para la mujer, comienza con la menstruación, cuando se inicia las medicinas que estimulan su ovario. Se realizan controles ecográficos durante el transcurso de la estimulación y cuando el ovario de la mujer está listo a ovular se programa la inseminación. El día de la inseminación se descongela la muestra de semen y se introduce con un catéter, a través de la vagina hasta el útero, en un proceso indoloro que dura 5 minutos. Quince días después se realiza la prueba de embarazo. La probabilidad de embarazo con la inseminación artificial con semen donado es similar a la probabilidad de embarazo natural que es aproximadamente del 20% en un mes (un intento) y acumulado a tres intentos, cercano al 50%. Una alternativa diferente para hombres con ausencia de espermatozoides en el eyaculado (azoospermia) puede ser hacer una biopsia testicular para buscar los espermatozoides directamente en el testículo. Estos espermatozoides se pueden utilizar para hacer una fertilización In Vitro con inyección intracitoplásmica de espermatozoides, ICSI. Grupo InSer

El espermograma es el examen diagnóstico más importante y sencillo para iniciar el estudio de la fertilidad masculina.

En él, se evalúan los aspectos físicos del semen, como el volumen, pH, viscosidad, color; además estudia el número de espermatozoides, su movilidad, morfología y vitalidad. También ofrece información valiosa sobre la presencia sobre la presencia de otras células como macrófagos, linfocitos, leucocitos, bacterias y hongos, que dependiendo de su número pueden ser la causa de la infertilidad. El espermograma brinda visión más amplia de la capacidad reproductiva del varón. Es un examen de bajo costo que permite realizar una primera impresión diagnóstica y evaluar los logros de los tratamientos médicos y quirúrgicos (vasectomía – recanalización) que se llevan a cabo durante un tratamiento de reproducción asistida. La interpretación siempre debe hacerse por personal médico idealmente especializado en el área de reproducción, ya que basados en los resultados obtenidos y su correlación con el historial médico de las parejas se tomaran las decisiones para determinar el tratamiento médico más adecuado. Es importante que el procedimiento del espermograma sea realizado en condiciones que representan el estado real de salud  actividad basal del individuo. Para minimizar variables en la toma del espermograma se debe seguir las recomendaciones establecidas por la (OMS) ya que algunos medicamentos, alimentos o situaciones de estrés generan cambios drásticos en sus resultados. Un resultado anormal en el espermograma, no indica necesariamente un problema de salud, y deben de confirmarse realizando un segundo espermograma transcurridos 60 días después del primer resultado. A continuación presentamos los valores de referencia para la evaluación seminal básica según la Organización Mundial de la Salud (OMS) Ph Mas 7.2 Volumen 1.5 ml (1.4 – 1.7) Concetración de espermatozoides 15 millones de espermatozoides / ml (12 – 15) Movilidad 40% o más de espermatozoides móviles rápidos y lentos (tipo A + B) Morfología Mayor al 4% Vitalidad 58% o más vivos Leucocitos Menor a 1 millón de células / ml Grupo embriólogas InSer —————- CIBERGRAFÍA: WORLD HEALTH ORGANIZATION. WHO LABORATORY MANUAL FOR THE EXAMINATION AND PROCESSING OF HUMAN SEMEN FIFTH EDITION 2010 P.287 HTTP://RCIENTIFICAS.UNINORTE.EDU.CO/INDEX.PHP/SALUD/ARTICLE/VIEWARTICLE/4037/5726

¿Es posible programar un embarazo de mellizos o gemelos?

“No hay un modo natural de conseguir un embarazo de mellizos, ni tampoco la ciencia puede garantizarlo, pero sí que hay opciones para aumentar la probabilidad de que éste tenga lugar.” Tener un embarazo de mellizos o gemelos es el deseo de algunas mujeres, que con frecuencia recurren a la ciencia médica para tratar de lograr su objetivo de una forma programada. Pero, ¿es esto posible? ¿Realmente se puede programar un embarazo de mellizos o gemelos? La respuesta corta es no. No existe una técnica específica que garantice un embarazo de gemelos o mellizos. Diferencias entre un embarazo de mellizos y un embarazo de gemelos El embarazo de gemelos se produce como resultado de la división de un embrión en dos partes. Esto significa que cada una de ellas comparte material genético con la otra, ya que son el resultado de la unión de un único espermatozoide con un óvulo, por lo tanto vamos a tener bebes del mismo sexo, físicamente muy parecidos y que comparten la misma placenta con crecimiento dependiente el uno del otro. El embarazo de mellizos es diferente, ya que se trata del desarrollo de dos embriones distintos, resultado de la fecundación de dos óvulos diferentes con dos espermatozoides, por lo tanto, tendremos dos bebés, cada uno con su propia placenta y un desarrollo independiente. Qué factores influyen para que se produzca un embarazo de mellizos o gemelos Hay ciertas condiciones que pueden favorecer los embarazos múltiples, estas son: -La herencia: es más probable que se produzcan embarazos de mellizos o gemelos en mujeres con antecedentes familiares similares -Tratamientos médicos: los tratamientos de reproducción asistida buscan incrementar las posibilidades de lograr un embrazo, por eso es frecuente que se formule medicación para estimular la producción de óvulos, lo que conlleva en algunas oportunidades a desarrollar embarazos múltiples. Así mismo sucede con la fecundación in vitro donde pueden llegar a transferirse hasta dos embriones. Por lo tanto, no hay un modo natural de conseguir un embarazo de mellizos, ni tampoco la ciencia puede garantizarlo, pero sí que hay opciones para aumentar la probabilidad de que éste tenga lugar. ¿Es conveniente buscar un embarazo de mellizos o gemelos? En este video el doctor Germán David Ospina, Médico Ginecólogo Especialista en Reproducción Humana del Instituto de Fertilidad Inser, nos responde esa pregunta y amplía conceptos sobre el embarazo de mellizos y el embarazo de gemelos.

¿Es posible quedar en embarazo con miomas uterinos?

Los miomas uterinos son tumores benignos (no cancerígenos) que crecen en la pared del útero. Son los tumores más frecuentes del aparato genital femenino y entre el 40 y 50 % de mujeres pueden padecerlos. Una vez que los mismos aparecen, es importante acudir a chequeos ginecológicos frecuentes para evaluar su estado, la aparición de nuevos fibromas y la salud uterina en general. Las causas por las que aparecen los miomas se desconocen en la actualidad, aunque se considera que los cambios hormonales, especialmente los relacionados con las alteraciones en los niveles de estrógenos, pueden influir en su aparición. Tipos de miomas Los miomas uterinos pueden ser de un tamaño muy pequeño y no producir ningún síntoma, sin embargo en algunos casos pueden ser la causa de menstruaciones irregulares, abundantes y dolorosas. Si su crecimiento es avanzado pueden acabar por comprimir uno o varios órganos de la pelvis, ocasionando dolor y molestias. Para entender si un mioma puede afectar la fertilidad y un posible embarazo es importante conocer primero el tipo de tumores que pueden presentarse y su localización, pues esto influirá directamente en sus efectos sobre la fertilidad femenina. Los tipos de miomas son: Subserosos: crecen en la pared externa del útero por lo que no suelen ocasionar síntomas ni intervenir con la menstruación ni la fertilidad. Intramurales: se forman en el espesor de la pared del útero y son los tipos de miomas más comunes. Ocasionan un agrandamiento en esta zona y si los mismos son mayores a 3 centímetros pueden incrementar el flujo menstrual. Submucosos: se forman en la pared del útero y hacia dentro del mismo, incrementan el sangrado vaginal y el dolor durante los períodos, pero además pueden afectar la posibilidad de un embarazo. ¿Puedo quedar en embarazo si tengo un mioma? Teniendo en cuenta lo que hemos explicado anteriormente, lo primero que resulta importante determinar es qué tipo de mioma tienes para saber si tu fertilidad (o la posibilidad de quedar en embarazo) está comprometida. Los miomas subserosos no afectan en lo absoluto la fertilidad pues los mismos crecen fuera del útero, sin embargo si tienes miomas submucosos corres el riesgo de ser infértil debido a que una protuberancia dentro del útero puede bloquear las trompas de Falopio, dificultar o impedir la implantación del óvulo, además de aumentar el riesgo de abortos espontáneos una vez que se consigue el embarazo. En el caso de los miomas intramurales, los más comunes, estos pueden llegar a bloquear el canal de parto y conducir a una cesárea, y también pueden producir abortos y partos prematuros por ocupar el útero y por tanto dificultar el crecimiento del feto dentro de la matriz. Algunos especialistas indican que, para convertirse en un riesgo, deben tener un tamaño superior a los 5 centímetros. En este video, el Doctor Iván Montes, Médico Ginecólogo especialista en Reproducción Humana del Instituto de Fertilidad inSer, habla de los miomas y su incidencia en el embarazo.

¿Es posible quedar en embarazo después de una ligadura de trompas o Pomeroy?

El porcentaje de mujeres que pueden volver a quedar embarazadas tras la reversión de una ligadura de trompas se estima del orden del 50 al 60 por ciento. La Ligadura de Trompas o Pomeroy es un procedimiento quirúrgico que se realiza a mujeres que desean tomar una medida definitiva de planificación familiar, pero puede presentarse el caso que tras someterse a él, haya personas que cambien su opinión respecto a la posibilidad de ser madres.Una de las dudas que se les presenta entonces es si existe la posibilidad de quedar embarazadas tras haberse ligado las Trompas. Aunque en teoría la Pomeroy es una técnica irreversible, la realidad es que sí existen opciones para quienes quieren quedar embarazadas después de someterse a ella. Opciones de embarazo después de Ligadura de Trompas o Pomeroy La fecundación entre el óvulo y el espermatozoide se da en las trompas, por eso al realizarse una ligadura de trompas lo que se busca es impedir que esta se dé. Habitualmente se secciona un fragmento de trompa y se liga por medio de una sutura re absorbible, separando los extremos. Si se desea recuperar su antigua función, hay que realizar una reversión de la ligadura de trompas para volver a conectarlas. Sin embargo, éste proceso no siempre se puede llevar a cabo si la trompa está muy dañada o queda muy poco de ella. Tampoco hay garantías de que la funcionalidad se recupere en un 100%. Factores como la edad de la mujer, la existencia o no de tejido cicatricial en la pelvis, la longitud de la trompa, el método utilizado, o incluso la propia habilidad del cirujano van a tener mucho que ver en el éxito de esta operación. Posibilidades de éxito de embarazo luego de la Ligadura de Trompas o Pomeroy El porcentaje de mujeres que pueden volver a quedar embarazadas tras la reversión de una ligadura de trompas se estima del orden del 50 al 60 por ciento, aunque en ocasiones dichos porcentajes podrían aumentar. Por eso incluso en casos donde se realiza una reversión de la Ligadura de Trompas, haya que recurrir posteriormente a la Fecundación Invitro, que es la segunda opción existente para quedar embarazada tras una Pomeroy. De hecho, hay mujeres que prefieren optar por esta posibilidad directamente, sin tener que someterse de nuevo a cirugía, aunque la decisión al respecto va a estar condicionada en buena medida por la edad de la mujer y su intención de tener más hijos o no en el futuro. En el siguiente video, el Doctor Rodrigo Henao Flórez, Médico Ginecólogo Especialista en Reproducción Humana del Instituto de Fertilidad Humana inSer amplía la información sobre las posibilidades de quedar en embarazo después de una Ligadura de Trompas o Pomeroy.